Jamal Eddine Mechbal

Pie de foto: Fue el embajador por excelencia de Marruecos en España.

Mohamed Chakor, cuyo apellido es de origen español, según me dijo es de Segura, (Jaen o en árabe جيانJean) nos ha dejado. Era periodista, escritor, hispanista, arabista y conferenciante, además de un experto sufí, especialmente el pensamiento del murciano Ibn Arabi.

Chakor nació en Tetuán, Marruecos, en 1937 y cursó en ella sus estudios secundarios y en Madrid se licenció en Periodismo y Relaciones Internacionales. En Rabat, entre 1960 y 1977, ejerció el Periodismo en la radiotelevisión como director de la emisión española y dirigió el semanario Marruecos entre los años 1976-77.

En 1978 fue nombrado director de la Agencia Magreb Árabe de Prensa en Madrid. Simultáneamente dirigió publicaciones como Islam y Occidente, Temas árabes, Nuestro Sahara, Iber- Atlas. Fue un excelente conferenciante y participó en foros en varios países y continentes. Fue secretario general de la Asociación Ibero marroquí de Amistad y Cooperación y presidente de la Asociación de Marroquíes Musulmanes Residentes en Madrid, cofundador de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas y también cofundador de la Universidad de Verano Al-Motamid Abbad de Arcila (Tanger), que preside el ex minisntro de asuntos exteriores Ben Isa y fue miembro del Comité Organizador de los Encuentros Interreligiosos de la Universidad de Alcalá de Henares. Tuvo una especial vinculación con la causa de los moriscos y comprometido con la recuperación de su memoria histórica, que consideraba como la primera guerra civil que conoció España.

Según la Enciclopedia de Estudios Afro Europeos,  Chakor en colaboración con Sergio Macías, es el autor de la primera antología hispano magrebí, publicada en 1996 (Literatura marroquí en lengua castellana), donde recoge numerosas muestras de textos escritos en español que van desde el ensayo o la investigación académica a la narrativa y la poesía. Agrupa a los escritores en una “primera generación” (donde recoge por un lado a los escritores e hispanistas de los años 1940 y 1950, y por otro a los de la década de 1960) y en una “segunda generación” (que divide entre la década de 1970 y las décadas de 1980-90). Además, esta recopilación de autores y fragmentos está acompañada de una extensa bibliografía sobre recursos hispanistas de Marruecos y por un aparato crítico que contiene artículos de Juan Goytisolo, Antonio Gala, Jacinto López Gorgé o Luis Bernabé Pons. Igualmente participa en la Antología de relatos marroquíes en lengua española, editada junto a Jacinto López Gorgé (1985), donde se recogen relatos sobre Marruecos, aunque no todos de escritores catalogados como “hispanomagrebíes” sino también por escritores españoles que vivieron en Marruecos.

La misma enciclopedia destaca que los temas predominantes en sus obras literarias son Marruecos y su cultura. Su poesía gira en torno al sufismo y la espiritualidad en un misticismo poética. Afirma, citando a Bouissef Rekab, que Chakor considera “el sufismo nos abre la puerta de la esperanza y nos libera de la peor tarea: la egolatría y sus consecuencias. El sufismo es ética, es pureza porque encarna una dura lucha contra el egoísmo, el odio, la envidia, la soberbia, la codicia, la calumnia, la hipocresía y toda suerte de debilidades. Es un colosal esfuerzo de perfección y depuración moral y espiritual”

Entre muchos de sus amigos cito a Ángeles Ramírez Gutiérrez, que declaraba que “yo conocí a Mohamed Chakor hace mucho. Mohamed Chakor es escritor, periodista, poeta, hispanista, siempre pensando en esa paz añorada entre los pueblos. Chakor escribe en lengua española. Y particularmente yo, lo mismo que muchos hispanistas, le consideramos el padre del Hispanismo. Mi estima por él, y Amparo su mujer, es muy grande y tenemos que aprender mucho de este gran hombre muchos de nosotros”.

Por su parte, Fernando de Ágreda, director del Centro Cultural Español de Fez resalta que “uno  de los mejores recuerdos que conservo de Chakor fue el festival de Arcila (Asilah), en agosto de 1985”. “Se inauguraba la universidad de verano ´Al-Motamid´ con la presencia del entonces príncipe heredero, el monarca actual. Allí coincidimos con Jacinto López Gorgé y su esposa. Ambos publicaron el libro titulado “Antología de relatos marroquíes en lengua española”, con prólogo de Antonio Gala, fue editado en Granada, en 1985. Se hizo una presentación en la Biblioteca Nacional de Madrid, en la que intervino Juan Goytisolo junto a otros escritores”.  

El escritor Sergio Barce, describía a Chakor en estas palabras” Conocí a Mohamed Chakor en Tánger, en el Instituto Cervantes, cuando daba una charla y hablaba de poesía. Descubrí que su concepción de la literatura y de la vida es una constante lucha contra la injusticia y contra los abusos del poder, y que lo expresaba con vehemencia. Lo escuché con atención, y confieso que lo admiro desde entonces: por su ética y su moral y por su sentido de la justicia, por su combativo espíritu de justicia y libertad”

Alberto Gómez Font, que fue director del Instituto Cervantes de Rabat, en referencia a Chakor decía:  “Hace ya demasiado tiempo que vi por primera vez a mi amigo Mohamed Chakor… Debió de ser allá por la década de los años 70 del siglo pasado, cuando yo estudiaba Filología Árabe en la Universidad Autónoma de Madrid. Recuerdo vagamente que Chakor era, ya entonces, uno de nuestros referentes de la intelectualidad árabe en España. Quiso el azar que años después ―mientras tanto seguíamos viéndonos en congresos y conferencias en Madrid― fuésemos vecinos de despacho, pues él era el director de la Agencia de Noticias Marroquí (MAP) y por entonces tenían su oficina y su redacción en el edificio de la Agencia Efe de la calle de Espronceda, y yo entré a trabajar en el Departamento del Español Urgente de Efe. Nos vimos, pues, a partir de entonces (era octubre de 1980) casi todos los días durante unos cuantos años, hasta que Chakor se jubiló y se dedicó a sus libros y a dirigir el programa “Islam hoy” en la segunda cadena de TVE”.

El profesor Mohamed Bouissef Rekab: “Mohamed Chakor es, sin dudas, el maestro que abre el camino para que otros sigan su ejemplo. Es uno de los primeros que se atreve a dirigirse a los lectores en español. Gracias a él, muchos abandonan su temor y se lanzan al mundo de la escritura. Mohamed Chakor nos sigue deleitando con libros llenos de erudición; esperamos que siga escribiendo muchos años más”.

Mientras, el periodista e hispanista Said Jedidi, ganador del premio ´Los medios de comunicación de la Diplomacia Pública´ califica a Chakor, en unas de sus declaraciones, “En el dominio de la literatura y especialmente marroquí de expresión española, Mohamed Chakor es nuestra referencia, nuestro orgullo y a la postre, nuestro ejemplo e ilustración.”

Isabel Garrido Mingo escribía en Atalayar del 3 de julio 2014, sobre un homenaje dado a Mohamed Chakor por su trayectoria como periodista y poeta, que durante décadas ha promovido el diálogo entre las dos orillas del Mediterráneo.  En el acto, numerosas personalidades del mundo de la cultura y las letras reconocieron la labor de Chakor como mediador interreligioso y de las causas justas destacando sus cualidades humanas y como persona que ha dedicado toda una vida a acabar con las injusticias que se cometen en el mundo a través de las palabras. En el homenaje , Víctor Morales Lezcano, historiador y profesor emérito de la UNED, recordó el momento en el que allá por los años setenta conoció a Mohamed Chakor en una entrevista en la que éste le explicó la importancia de tomar la iniciativa de entablar un dialogo hispano-marroquí que fuera independiente de la política. Según él, “este fue uno de los orígenes de una amistad que hasta ahora sigue viva” ya que Chakor llevó a cabo el primer encuentro de intelectuales hispanos y árabes en Barcelona, en el año 1979, convirtiéndose así en un precedente en la formación de este diálogo entre las dos orillas.

Por su parte el escritor Sergio Barce recordó cómo le conoció y empezó a admirar sus causas en una charla en el Instituto Cervantes de Tánger en la que Chakor “comenzó hablando con mucha vehemencia y pasión”. Para Barce, Chakor es un autor sin fronteras que “se mueve entre dos mundos, el espiritual y el político” y posee una obra en la que la paz constituye su eje central y la diana de sus palabras, al invocarla y dirigirse a cualquier guerra que considere injusta. Sus versos denuncian el éxodo de los inmigrantes sin papeles, los abusos de Bush, el Apartheid o el fanatismo, al que también se enfrenta en sus poemas en los que aun siendo prosa, introduce todos sus pensamientos. En definitiva, sus poesías van dirigidas a nuestras entrañas para conmovernos.

Personalmente, tuve el placer de entablar amistad con Chakor, cuando llegó a Madrid en 1979 inaugurando la Agencia MAP y nuestra amistad no cesó desde entonces. Como consejero social de la embajada de Marruecos en esa época me fue de gran utilidad, tanto a nivel personal como profesional, me publicaba artículos en su agencia, participó y apoyó la operación de transito en favor de los marroquíes que transitan España, iniciativa que más tarde se convirtió en la primera y mas importante operación entre los dos países. También tengo un buen recuerdo de un viaje en mi vehículo a Arcila en 1984 en el que venía con nosotros Antonio Gala para participar en el Universidad de Verano y los cinco días de participación en ese encuentro internacional. En lo últimos años me invitó a su programa en la televisión española que gracias a sus preguntas facilitaba que las respuestas y los mensajes alcancen el objetivo.

Cuando Chakor dejó la agencia marroquí de información MAP, esta nunca volvió a tener el apogeo alcanzado y perdió su notable presencia en el mundo de la comunicación en España. Desde entonces se convirtió en una oficina que vegeta. Pero si la presencia mediática de Marruecos nunca volvió a su auge, las relaciones culturales entre España y Marruecos siguieron estrechándose, gracias a los incansables esfuerzos de Chakor, que militaba por una diplomacia militante, sin solicitar recompensas, ni galardones, ni apuntarse méritos. Con ello fue el Embajador por excelencia de Marruecos en Madrid.

Con su desaparición se pierde un importante personaje  que militó por el buen entendimiento y la buena vecindad entre los dos países y un apreciable propulsor del español en Marruecos. Fue un ejemplo a seguir  por los quienes creen y militan por ese entendimiento y acercamiento entre los dos pueblos y ambos países. Creo que sería oportuno que el Instituto Cervantes dedique en su memoria una sala que lleve su nombre en el Centro de Tetuán y que sus bibliotecas dispongan de sus obras, como reconocimiento póstumo. Si Francia otorgó el premio y en el mundo de la francofonía se cita a Taher Ben Jellun como, el primer magrebí, que ganó en 1987 el premio de literatura Goncourt y el año pasado la joven marroquí Leila Slimani obtuvo el mismo premio en España, al menos de manera póstuma el Instituito Cervantes, encargado de promocionar el español u otra institución debería reconocer los méritos de Mohamed Chakor, que descanse en paz.

Etiquetas: 
Mohamed Chakor
marruecos
España