Paco Soto

Pie de foto: Refugiados sirios bloqueados en la frontera de Marruecos con Argelia.

El Rey de Marruecos, Mohamed VI, decidió tomar cartas en el asunto de los refugiados sirios bloqueados en la frontera de su país con Argelia. Hace poco, Argelia anunció que acogería en su territorio a este grupo de 41 refugiados sirios que malviven desde el pasado 26 de abril en una zona desértica entre los dos países del Magreb. Según las autoridades argelinas, Marruecos se negó a facilitar el traslado de estos migrantes al país vecino. Durante varias semanas, Argelia y Marruecos se acusaron mutuamente del bloqueo de la situación. Ahora, según informaron los medios marroquíes, Palacio ordenó esta semana el “tratamiento inmediato” de este drama humanitario que golpea a 13 familias sirias. En el grupo se encuentran varios niños.

“En virtud de consideraciones humanitarias y a título excepcional”, el jefe del Estado dio instrucciones para solucionar este grave problema, anunció el Gabinete Real en un comunicado. Según la institución monárquica, el Rey tomó esta “medida excepcional” que “traduce una vez más la apuesta humanista del reino en el tratamiento de problemáticas migratorias dictada por los valores humanistas”, explicó el Gabinete Real en la nota. En este conflicto con Argelia, Marruecos acusó al país vecino de “sembrar disturbios” en la frontera y provocar “tensiones diplomáticas”. Por su parte, Argelia culpó a Marruecos de entorpecer la búsqueda de una solución a esta cuestión. Mientras, las condiciones de vida de los refugiados sirios empeoraban con el paso de los días.

Pie de foto: El Rey de Marruecos, Mohamed VI. 

Condenas mutuas

Cuando el pasado 2 de junio, Argelia anunció su disponibilidad a acoger a los demandantes de asilo sirios, lo hizo tras una solicitud de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ANUR). Pocos días después, las autoridades argelinas hicieron saber que suspendían la medida, porque no habían podido ponerse de acuerdo con los responsables marroquíes sobre el lugar, en tierra marroquí, desde donde los refugiados tenían que dirigirse a Argelia. Algunos medios argelinos criticaron duramente a Marruecos.

Tras la promesa incumplida de Argel, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores argelino, Abdelaziz Benali Cherif, aprovechó la oportunidad para declarar que “este gesto humanitario excepcional que Argelia consiente, tiene en cuenta la situación particularmente difícil en la que se encuentra el grupo, y demuestra que Argelia tenía la voluntad de poner término [a la situación de los refugiados] en el mes sagrado del Ramadán al acoger en su territorio a los miembros de este grupo de migrantes sirios”. Sin embargo, el activista marroquí en cuestiones migratorias Hicham Rachidi llegó incluso a afirmar que el único culpable de esta mini crisis humanitaria era Argelia. El hecho es que en 2014, Marruecos regularizó la situación de 5.000 demandantes de asilo sirios.

Etiquetas: 
refugidos
Siria
marruecos
Argelia