Paco Soto

Pie de foto: El Rey de Marruecos, Mohamed VI.

Marruecos ingresó recientemente, en la cumbre de Addis Abeba (Etiopía), en la Unión Africana (UA) después de más de tres décadas de ausencia en la casa común del continente. El conflicto del Sáhara Occidental y la adhesión de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) del Frente Polisario a la Organización para la Unidad Africana (OUA), desencadenaron la salida del Reino de Marruecos de este organismo antecesor de la UA. En la cumbre de Addis Abeba, Marruecos consiguió fortalecer su posición política respecto a la crisis saharaui de cara a Argelia y otros países poderosos y pro Polisario, como Sudáfrica, al ser admitido en la UA. El objetivo de los dirigentes marroquíes no es otro que aislar a Argelia y conseguir la expulsión de la RASD de la UA, además de lograr el mayor número de apoyos a su tesis sobre el Sáhara Occidental. Para Marruecos, el escenario africano es fundamental. La cuestión del conflicto saharaui en África no es la única para el Reino Alauí. Entran también en juego factores de orden político, económico y geoestratégico.

Intereses marroquíes

Los bancos y las grandes empresas marroquíes están haciendo grandes negocios en varios países africanos. Miles de estudiantes africanos estudian en universidades de Marruecos, y numerosos inmigrantes del continente se han instalado en el país magrebí. Muchos quieren dar el salto a Europa, pero algunos han decidido quedarse en territorio marroquí. Además, Rabat colabora activamente con algunos Estados subsaharianos en la lucha contra el terrorismo yihadista y el islamismo conservador. Es por estos motivos, y porque Marruecos no está dispuesto a que Argelia se lleve el gato al agua, que el Rey Mohamed VI lleva tiempo viajando por el continente africano. Marruecos no lo tiene fácil, porque Argelia es un país influyente en África y su diplomacia es activa y poderosa, pero no está dispuesto a tirar la toalla.

Pie de foto: El soberano marroquí en una de sus giras africanas. 

Estrategia africanista del Rey

Es en este contexto que se debe analizar la estrategia africanista del soberano marroquí. Antes de la adhesión de Marruecos a la UA, Mohamed VI visitó varios países africanos. La ofensiva africana del monarca sigue su curso, y el primer destino esta semana será la República de Guinea-Conakry, según informaron los medios del país magrebí. Si se cumplen los plazos, el Rey de Marruecos iniciará su nueva gira africana el 16 de febrero. Algún medio apuntó que el inicio del periplo sería el 13 de febrero. Después, siempre según medios locales, Mohamed VI visitará Zambia, Malí, Costa de Marfil, Ghana y probablemente Kenia. La falta de información oficial por parte de Palacio hace difícil una mayor precisión informativa respecto a la nueva gira real.

En estas cinco o seis escalas africanas, el soberano alauí abordará diversas cuestiones políticas y económicas, y el conflicto saharaui es una de ellas. Mohamed VI tratará de convencer a los dirigentes africanos que la antigua colonia española del Sáhara Occidental es parte integrante de la nación marroquí. Según informó el diario ‘Akhbar Al Yaoum’, Mohamed VI defenderá con énfasis la marroquinidad del Sáhara Occidental en Ghana y Zambia, dos países que apoyan las tesis independentistas del Polisario.

Escala en Ghana

Ghana vive un cambio político importante después de las elecciones del pasado mes de diciembre. El líder opositor Nana Akufo-Addo venció al mandatario John Mahama, quien optaba a la reelección como presidente. El nuevo jefe del Estado preparó una gran fiesta para acoger a Mohamed VI, pero el viaje real programado en enero tuvo que ser suspendido. En este viaje a Ghana, el Rey de Marruecos firmará un acuerdo en materia económica con dicho país, que se estuvo preparando en un foro bilateral hace unos días. Costa de Marfil y Malí, donde el fenómeno del yihadismo y diversos conflictos de orden político y territorial han debilitado a este país de África Occidental, serán dos escalas importantes para el monarca.

Malí es un reto fundamental para Mohamed VI, porque Argelia ha puesto en marcha una gran ofensiva diplomática para influir en el citado país. Mohamed VI apostará en Malí por la cooperación económica y social, y está previsto que inaugure diversos proyectos, como un hospital construido con capital marroquí y cuyo nombre es el del Rey de Marruecos. En Guinea-Conakri, Mohamed VI se entrevistará con el presidente de este país, Alpha Condé, un político que desempeñó un papel clave en el regreso de Marruecos a la UA en la cumbre etíope. El viaje a Zambia tendrá un alto contenido político, porque los dirigentes de este país recibieron presiones de África del Sur para que apoyaran al Polisario. 

Etiquetas: 
marruecos
Africa