Ana Ferrandis Soler

Pie de foto: Miembros del cuerpo de rescate argelino en el lugar del siniestro, imagen de Argelia24.

El accidente se produjo por la caída de un avión militar en un campo agrícola en Boufarik (en las proximidades de Argel) en el que murieron 257 personas. Según la agencia de noticias Algerie24, el percance no dejó supervivientes. Entre los pasajeros, además de 200 soldados se encontraban estudiantes y civiles que iban a realizar trámites médicos y burocráticos (entre ellos, 30 de nacionalidad saharaui).

La aeronave, un IlYSHIN II-76 (de las fuerzas Armadas de Argelia) de fabricación rusa, realizaba un vuelo entre Tinduf y Bechar, el accidente tuvo lugar poco después del despegue de la aeronave, muy cerca de un campo de refugiados saharaui. 

En las tareas de rescate participan más de 300 personas, incluidos miembros del Ejército argelino. Así mismo, el Ministro argelino de Defensa, Gaid Salah ha interrumpido su agenda oficial (en concreto, su visita de dos días programada a la Segunda Región Militar) para hacer una visita al lugar del siniestro y cooperar en la valoración de los daños. Mientras, el Buró del Frente Polisario agradece la constante colaboración de las autoridades argelinas y expresa sus máximas condolencias a los familiares de las víctimas.

Junto a ellos, muchos de los homólogos del presidente Bouteflika, como el presidente ruso Vladimir Putin y otros miembros del gobierno, han mostrado sus condolencias por lo sucedido. El Gobierno Saharaui ha declarado 7 días de luto oficial.

El pasado día 3 de abril en la conclusión de la VII Reunión de Alto Nivel (RAN) bilateral entre España y Argelia, Mariano Rajoy mantuviere dos reuniones de alto nivel con Abdelaziz Bouteflika y Ahmed Ouyahia para intensificar la relación entre ambos países donde el tema saharaui, evidentemente, estuvo sobre la mesa.