Atalayar y agencias

Pie de foto: Un grupo de personas permanece junto a los cuerpos sin vida en el interior de la mezquita atacada/Str- Efe.

El criminal terrorismo yihadista volvió a golpear con dureza en el mundo árabe, como lo lleva haciendo hace muchos años. Un atentado con bombas y armas de fuego perpetrado por terroristas armados contra una mezquita en el norte de la península del Sinaí, en Egipto, provocó la muerte de al menos 305 personas y 130 heridos, según informó la agencia de noticias egipcia Mena. El atentado tuvo lugar en la mezquita de Al Rawdah en Bir al-Abed, al oeste de la ciudad de Arish. Los yihadistas colocaron artefactos explosivos de fabricación casera alrededor de la mezquita y los hicieron detonar a la salida de los fieles del rezo del viernes, el día sagrado para los musulmanes, según fuentes de la investigación.

La Policía explicó que las personas que pudieron escapar de la explosión fueron tiroteadas por los terroristas, que iban a bordo de cuatro vehículos todo terreno. Un testigo presencial del brutal atentado explicó a los periodistas de la agencia Reuters que los terroristas “también disparaban contra las ambulancias”. Según informó el diario egipcio ‘Al Ahram’, la mezquita atacada pertenece a la comunidad sufí, una corriente espiritual del islam perseguida por muchos regímenes y odiada por los islamistas. Un grupo como Daesh considera apóstatas a los miembros de esta rama del islam porque reverencian a los santos y tienen santuarios, lo que para los islamistas más dogmáticos y sectarios equivale a idolatría. Hasta el momento, ningún grupo terrorista ha reivindicado este atentado.

Pie de foto: Un grupo de egipcios en el exterior de la mezquita después del ataque/Stringer AFP.

Rama local de Daesh

El presidente egipcio y exmilitar golpista, Abdel Fattah al Sisi, convocó una reunión de seguridad de emergencia poco después del ataque, según informó la televisión estatal. El Gobierno decretó tres días de duelo tras el ataque. No es el primer ataque que sufre la ciudad a manos de los yihadistas. En febrero de este año, los cristianos de Arish huyeron en masa después de una serie de ataques violentos contra su comunidad. Los yihadistas también decapitaron a un jefe sufí el año pasado, acusándolo de practicar magia y secuestrar a varios seguidores del sufismo, liberados después de “arrepentirse”. Las fuerzas de seguridad egipcias luchan contra la insurgencia de la rama egipcia de Daesh en el norte del Sinaí, llamada Wilayat Sina, donde los miembros de este grupo han matado a cientos de policías y soldados desde que se intensificaron los combates en los últimos tres años. Los terroristas han atacado principalmente a las fuerzas de seguridad en sus acciones, pero también han tratado de expandirse más allá de la península golpeando a iglesias y peregrinos cristianos egipcios.

Etiquetas: 
Egipto
Sinai
terrorismo
Daesh
mezquiita