Pedro Canales

Los firmantes de la Carta al presidente argelino Abdelaziz Buteflika, pidiéndole que desistiera en su enésima presentación para un quinto mandato en 2019, han decidido este fin de semana transformarse en movimiento político denominado Muwatana (Democracia ciudadana).

La misiva hecha pública el 26 de mayo pasado y rubricada por 14 personalidades de la sociedad civil, algunos de ellos dirigentes de minúsculos partidos políticos, solicitaba al octogenario mandatario que desistiese en postular un nuevo quinquenio, dado el deteriorado estado de su salud que no le permite llevar las riendas del Estado. Sin embargo  la citada carta no cuestionaba el sistema imperante en Argelia, adecuado en particular desde 1999 a las funciones presidencialistas.

Esta vez por el contrario, los firmantes no solo se constituyen en movimiento político abierto a la ciudadanía, sino que proclaman abiertamente su intención de reformar el sistema político y acabar con el actual régimen presidencial. 

Considerando que la carta enviada al presidente a finales del mes pasado “ha tenido un amplio eco nacional e internacional”, los firmantes han decidido crear “un espacio político de concertación e iniciativa” destinado a reunir “el mayor número posible de ciudadanos para acelerar el fin de este régimen y preparar verdaderas condiciones para una transición pacífica”. 

El nuevo movimiento Muwatana afirma que Argelia “tiene necesidad de  reformas políticas e institucionales de gran amplitud” llevadas a cabo por una formación política trans-partidaria y apoyada por la población. 

En su proyecto político la Muwatana quiere elaborar un ambicioso Programa común para las reformas políticas, y una nueva Constitución, reuniendo de este modo a amplios sectores de la oposición que militan por las reformas democráticas y a los movimientos y personalidades políticas partidarias de elaborar una nueva Carta Magna en una Asamblea Constituyente ampliamente representativa. 

La portavoz del nuevo movimiento político, la abogada Zubida Assul, presidente del pequeño partido Unión por el Cambio Democrático, ha calificado la situación actual del país en cuanto a  derechos democráticos se refiere como de “derivas peligrosas del poder contra las libertades en general y la libertad de expresión en particular”, al referirse a los periodistas detenidos y al rechazo sistemático de diálogo con los sindicatos. 

A un año de las elecciones presidenciales de 2019, cuando el ex partido único Frente de Liberación Nacional (FLN) comienza su campaña para aupar de nuevo a su candidato Abdelaziz Buteflika a un quinto mandato, la aparición de esta nueva formación puede cristalizar en un movimiento cuya amplitud puede reservar sorpresas.