Raúl Redondo

Pie de foto: Oriente Medio profundiza en los servicios ‘cloud’.

Oriente Medio sigue ampliando sus miras en el campo de las nuevas tecnologías y el mercado del almacenamiento de datos en la ‘nube’ ofrece grandes posibilidades en la región; prueba de ello es Emiratos Árabes Unidos (EAU) y el lanzamiento por parte de Microsoft de dos nuevas áreas ‘cloud’, localizadas concretamente en Dubái y Abu Dhabi.

La computación en la ‘nube’ consiste en aquel sistema que permite ofrecer servicios y herramientas informáticas a través de una red como la de internet,mediante servidores encargados de atender cualquier petición en cualquier momento. Gracias a esto se puede tener acceso a una información o servicio mediante una conexión de internet desde cualquier dispositivo ubicado en cualquier lugar; todo ello a través de equipos alojados en instalaciones repartidas por todo el mundo. 

En este punto, el mercado de la ‘nube’ pública en Oriente Medio es muy atractivo y las grandes empresas tecnológicas buscan posicionarse en este interesante escenario. Ante esto, Microsoft está tomando la delantera a sus grandes competidores, Amazon Web Services (AWS) y Google, gracias al establecimiento de las dos zonas de almacenamiento de equipos y datos de Dubái y Abu Dhabi, mediante el cual ha entrado satisfactoriamente en el ámbito de EAU, país con un desarrollo económico y de negocio más que notable. Estas dos infraestructuras ofrecerán acceso local al conjunto de servicios habitual, incluidos los servicios de computación en la ‘nube’ de Azure y Office 365. Quedarán para más adelante el soporte de Dynamics 365 y la plataforma de energía de Microsoft. 

Pie de foto: EAU crece en el servicio de almacenamiento de datos en la ‘nube’.

Se espera que estos centros de almacenamiento de datos, cuyas operaciones ya han empezado, estén ya a pleno funcionamiento a finales de 2019. Mientras que AWS y Google también siguen intentando incursionar en esta más que atractiva oportunidad de negocio. Estas dos últimas compañías han fijado sus miras en otro país de la región arábiga como es Arabia Saudí, e incluso en Bahréin, en el caso de AWS; aunque establecerán sus centros más adelante en el tiempo. 

Sayed Hashish, gerente general de Microsoft para el área del Golfo Pérsico, quiso aclarar por qué EAU era el destino elegido para alojar sus nuevos centros de datos en la región: “Tenía sentido para nosotros basar nuestros primeros centros de datos de Oriente Medio en los Emiratos Árabes Unidos para aprovechar la situación que el país ha logrado”. En afirmaciones al medio ituser.es, el directivo de la empresa norteamericana señaló que habían tenido desde EAU “una gran demanda de clientes, ya sea del Gobierno o del sector comercial, para que los centros de datos estén cerca de ellos”. Esto tiene que ver con la necesidad de respuesta rápida en el acceso a los datos que es demandada por los usuarios de este tipo de tecnologías. “Si el servicio tarda tres segundos en responder, no es aceptable”, según Hashish.

Por su parte, Tom Keane, vicepresidente corporativo de Microsoft Azure Global, en declaraciones al medio dcd.media, también se refirió a los beneficios para la región de localizar estos puntos de almacenamiento en EAU, indicando que “la infraestructura del centro local respalda y estimula el desarrollo económica tanto de clientes como de socios, lo que permite a las empresas, gobiernos e industrias reguladas aprovechar los beneficios de la ‘nube’ para la innovación y los nuevos proyectos, así como reforzar el ecosistema tecnológico que los respalda”. 

Pie de foto: Microsoft irrumpe en el mercado ‘cloud’ de Oriente Medio.

Keane también puso en valor el positivo impacto económico que tendrá esta iniciativa ‘cloud’ de su compañía en la zona del Golfo Pérsico:“Anticipamos que los servicios en la ‘nube’ prestados por los Emiratos Árabes Unidos tendrán un impacto positivo en la creación de empleos, el espíritu empresarial y el crecimiento económico en toda la región”.

Se estima por lo tanto que grandes empresas y organismos públicos de Oriente Medio lleguen a acuerdos para el suministro de servicios de herramientas en la ‘nube’ con este operador;y, además, se espera que suceda también lo mismo cuando los otros principales competidores, AWS y Google, entren de lleno en la región con sus instalaciones de almacenamiento, ya que este emergente mercado necesita de este servicio ofrecido por estas grandes empresas tecnológicas. La oportunidad es excepcional para estas firmas tecnológicas. De hecho, Microsoft publicó recientemente un fantástico balance de cuentas, que arrojaba un beneficio de unos 8.800 millones de dólares, con un crecimiento del 19%, impulsado especialmente por el auge de su oferta de servicios en la ‘nube’.

La actividad de Intelligent Cloud’ de Microsoft ha permitido generar casi 10.000 millones de dólares en su volumen de negocios en el último trimestre contabilizado, con un crecimiento del 24% a lo largo de un año.Esta división constituye una de las más prometedoras de la sociedad, gracias a iniciativas como Azure, solución pública de la nube, con un crecimiento del 75% anual.