Paco Soto

Entrevista a Rachid Raha, periodista y antropólogo marroquí

Pie de foto: El presidente de la Asamblea Mundial Amazigh (AMA), Rachid Raha.

Rachid Raha es, además de periodista y antropólogo marroquí, un activo militante de la causa amazigh (bereber) en su país y en todo el norte de África.   Ha sido cofundador del Congreso Mundial Amazigh (CMA) y posteriormente de la Asamblea Mundial Amazigh (AMA), organización de la que es presidente. En esta entrevista con Atalayar, Raha comenta la crisis del Rif y otras cuestiones relacionadas con el movimiento amazigh en Marruecos y otros países de la región. Raha opina que “la autonomía política de la región del Rif es la única vía de una reconciliación verdadera y duradera de la monarquía con el Rif”.

Pregunta: ¿Qué es lo que está pasando en Alhucemas y otras poblaciones del Rif? ¿Cuál es su lectura política de la crisis que vive el Rif?

Respuesta: “Lo que está pasando en Alhucemas es una respuesta colectiva de las ciudadanas y ciudadanos amazighs de la región rebelde del Rif a la falta de respeto ante todo a las personas. Es una reacción bastante comprensible de cara a la discriminación institucionalizada del Estado marroquí en lo que respecta a su comportamiento con las poblaciones autóctonas. Y Todo comenzó cuando echaron al camión de basura la mercancía del vendedor y joven pescador Mohcine Fikri; y por falta de respeto a la vida humana, quisieron triturarlo cuando intentó recuperar su mercancía, provocando su abominable asesinato el pasado 28 de octubre. Las autoridades judiciales fueron blandas con los responsables, y ante tal desafío del poder central, la juventud no cesó de manifestarse desde ese momento, recordando a las autoridades su total falta de responsabilidad en esclarecer otro delicado asunto, el de cinco chicos quemados el 20 de febrero del 2011, escondiendo las grabaciones de vídeo de la sucursal del Banco Popular a la Justicia, para evitar que haya un juicio en condiciones y determinar las responsabilidades penales de cara a estos horribles crimines… La juventud, harta de tanta marginación, falta de oportunidades, abuso del poder y de tantas injusticias salió a las calles a protestar masiva y pacíficamente, primero, en la ciudad de Alhucemas, y después en otras localidades de la provincia. El descontento ha ido creciendo cada vez más hasta llegar a localidades de otras provincias, y ahora parece que todo el mundo en todas partes se manifiesta en favor de mejorar las condiciones socioeconómicas, para que haya más infraestructuras, más escuelas, hospitales, carreteras… Y sin perder de vista la necesidad de presentar ante la Justicia a todos los corruptos que han sido culpables de malversaciones de bienes públicos”.

P: ¿Cómo analiza la respuesta del Gobierno de El Othmani a la crisis sociopolítica del Rif?

R: “La respuesta del actual Gobierno ha sido profundamente decepcionante, desilusionante e irresponsable. Ante su incapacidad de satisfacer las legítimas reivindicaciones económicas, sociales y culturales, el ministro del Interior, a pesar de ser rifeño, -y a quien nadie le ha votado en ninguna elección, que yo recuerde-, utiliza la acusación de tratar a sus paisanos de ser separatistas y de estar a sueldo de los enemigos de la patria. Es por esto que el líder del movimiento rifeño, Nasser Zafzafi, hizo un llamamiento en un idioma que comprende perfectamente la juventud a manifestarse en contra de las infundadas acusaciones del equipo de Gobierno del Doctor Saad Eddine El Othmani. Por consiguiente, la juventud amazigh del Rif respondió masivamente en esa histórica concentración de Alhucemas el jueves 18 de mayo, ¡lo que obligó a que el nuevo Gobierno se retractase oficialmente de sus falsas acusaciones! Sin embargo, dicho frágil Gobierno parece estar fuera del juego político, y cedió paso a otro poder, el del majzén, el poder en la sombra, que ha optado por el discurso de la fuerza y de la represión, utilizando incluso a los imanes de las mezquitas para acabar con dichas manifestaciones. Lo que condujo al incidente de la oración del viernes en la mezquita que frecuentaba Zafzafi, el pasado 26 de mayo…Un incidente que aprovecharon las autoridades para ejecutar su política represiva, deteniendo violentamente a los dirigentes del Movimiento Rifeño y a su líder”.

P: ¿Cuál es su opinión sobre la posición de los partidos marroquíes ante los acontecimientos rifeños, del PAM, en la oposición, y de los gubernamentales como el PJD, el RNI, la USFP, el PPS, etc.?

R: “Desgraciadamente, salvo el PSU de Nabila Mounib [izquierda radical], todos los partidos políticos marroquíes, ya sean de extrema derecha (PJD, PI) o de extrema izquierda (PADS), pasando por los partidos liberales (RNI, UC), de centro (MP) y socialistas (USFP, PPS), han perdido toda credibilidad ante la opinión pública. Y para nosotros, los amazighs, el hecho es que siguen inspirándose de la obsoleta ideología arabo-islamista, importada de fuera, se comportan como si fueran fuerzas políticas neocoloniales, ajenas a la realidad y a la historia de este país. Son partidos racistas, estén en el Gobierno o en la oposición, hacen todo lo posible por bloquear las reivindicaciones culturales y lingüísticas de los autóctonos. Han pasado casi seis años desde que la nueva Constitución reconoce el idioma amazigh como idioma oficial, y hasta el momento, ningún partida presupuestaria se ha votado para su promoción, para su integración en la educación nacional, en la alfabetización de adultos, en las administraciones. Para dar salida a los jóvenes diplomados amazighs. ¡Nada de nada! Los dirigentes de estas formaciones hipócritas y oportunistas se creen “árabes”, y para mantener sus privilegios y estar en la órbita del poder necesitan crear enemigos que estén fuera (el Polisario, Israel, Argelia…); y enemigos que estén dentro: ¡los amazighs! Por eso, casi todos se quedaron mudos ante los sucesos de Alhucemas. Lo peor, en el partido que se supone más cercano a los amazighs, el Movimiento Popular (MP), su secretario general, Mohand Laenser, pidió, sin vergüenza, directamente, la detención de Zafzafi. De todas formas, tanto el Gobierno formal como el Gobierno en la sombra llevan una política de discriminación de hecho contra los amazighs de cara al empleo y a la educación, según reconocieron las propias Naciones Unidos en su informe de octubre de 2015. Y dichas represalias contra los movimientos amazighs son un claro reflejo de ello”.

Pie de foto: Rachid Raha durante una conferencia sobre el movimiento amazigh en Marruecos.

P: La DGST (servicio secreto interior) -y, en general, el poder en Marruecos- afirma que el movimiento -y líderes como Nasser Zafzafi- está manipulado por ONG amazighs desde países como Bélgica y Países Bajos y ayudado económicamente por estos colectivos. ¿Qué tiene usted que decir ante estas acusaciones?

R: “Como he dicho antes, ante la incapacidad de satisfacer las demandas económicas, sociales y culturales de las poblaciones rifeñas, el ministro del Interior se inventa la acusación de separatismo, porque los manifestantes alzan la bandera de la república del Rif, que en cierto modo forma parte del patrimonio histórico de todos los marroquíes, ya que el Instituto Real para la Investigación sobre la Historia de Marruecos reconoce la existencia de dicha república de Abdelkrim, creada en los años 20 del siglo pasado.  Pero lo que sí que es cierto, y esto lo saben perfectamente los servicios marroquíes, es que hay un señor llamado Said Chouou, primo de Ilyas El Omari, que se escapó a Holanda por estar perseguido por una denuncia de tráfico de drogas, y constituyó un pequeño movimiento, formado por algunas personas, con el fin de chantajear a las autoridades marroquíes para que dejen de perseguirlo. Estas dos personas quieren jugar con el destino de todo un pueblo, el pueblo rifeño, con el fin de chantajear al Estado marroquí para que les deje desarrollar sus mezquinos intereses individualistas. Aquí no hay ni separatistas ni republicanos, solo barones de la droga que no quieren que haya economías alternativas y que quieren condenar al Rif al cultivo y tráfico de cannabis. Yo escribí un artículo en el diario ‘Melilla Hoy’, en 2006, y decía lo siguiente: “Para este núcleo duro del inalcanzable Majzén, muy compenetrado con el lobby afrancesado, panarabista y anti-amazigh, defensores del Capital “neo-colonialista francés”, no es deseable que la reconciliación de la monarquía con el Rif pase por su desarrollo económico, siendo extrañamente la preocupación prioritaria del nuevo y joven rey Mohamed VI, a pesar de los enunciados del discurso ofrecido tras el seísmo de Alhucemas. Para este fuerte lobby, nuestra región está condenada a mantenerse siniestrada: no quiere que surjan elites, ni cuadros, ni intelectuales. Solo les interesa que las poblaciones del damnificado Rif se dediquen al cultivo y tráfico de cannabis, al contrabando y, sobre todo, ¡que emigren a Europa para llenar de divisas las arcas de sus bancos “racistas”, que prohíben a la prensa amazigh beneficiarse de su publicidad y que privan a las regiones amazigho-parlantes de complejos culturales, escolares y deportivos”.

P: Es muy duro lo que afirma usted. ¿Es consciente de sus acusaciones?

R: “En uno de sus artículos sobre el tráfico de droga, el gran periodista Pedro Canales, que conoce muy bien la realidad marroquí, afirmó que lo que constituye un gran peligro para la monarquía marroquí no son los salafistas sino más bien los barones de la droga. Y en este sentido, Hassan Aourid, ex portavoz del Palacio real, aunque fue torpe cuando estuvo en los primeros círculos del poder, es en realidad uno de los mejores politólogos; y afirmó que el partido administrativo PAM, creado por el ex consejero del rey Fouad Ali El Himma, y dirigido por el rifeño Ilyas El Omari, han conseguido crear un Estado dentro del Estado, al estilo de la mafia italiana. Efectivamente, los traficantes de droga consiguieron infiltrarse en dicha formación política y, por consiguiente, apoderarse de ciertas instituciones convirtiéndolas en oficinas para su propio beneficio. Así, por ejemplo, pudieron manipular la voluntad popular y otorgar a dicho partido artificial, el PAM, la representación de todas las instituciones de la provincia de Alhucemas, desde la más pequeña población rural hasta las grandes ciudades, pasando por los consejos provinciales e incluso la representación de la región”.

P: Ahora que Nasser Zafzafi y buena parte de los líderes del movimiento contestatario están detenidos, ¿no cree que la rebelión rifeña podría acabar?

R: “En absoluto, al contrario. La rebelión no ha hecho más que intensificarse, y provocó un movimiento de solidaridad impresionante por muchas localidades marroquíes, y sobre todo en las demás regiones amazigho-parlantes”.

P: En la crisis del Rif, una región históricamente maltratada por el majzén, además de reivindicaciones socioeconómicas y culturales, también hay planteamientos políticos. ¿La autonomía del Rif y de otras regiones amazighs sería una buena solución para el problema territorial de Marruecos?

R: “Seria lo idóneo, y desde 2002 no ceso con mis compañeros de reivindicarlo y de organizar coloquios internacionales: Nador en 2007, Alhucemas en 2008, Bruselas en 2011, Tiznit en 2013, Ifrán en 2015 y Tiznit otra vez en abril pasado. Queremos promocionar dicho modelo autonómico en Marruecos, sobre todo después de que se abra un debate nacional sobre la regionalización. Pero, desafortunadamente, en Marruecos, como impera una élite francófona, en vez de ver otras experiencias como la alemana, la italiana, y la española, han copiado el modelo francés, el peor de todos los modelos europeos por ser un Estado extremadamente jacobino”.

Pie de foto: Una manifestación con banderas amazighs en las calles de Alhucemas, en el Rif marroquí.

P: En este sentido, ¿el movimiento popular rifeño podría inspirarse del Estado de las autonomías español? ¿O piensa que tiene que buscar sus propias vías políticas?

R: “Claro que debería inspirarse del modelo español, que está más cercano a nosotros. El problema de fondo, es que nosotros los amazighs tenemos plasmado nuestro proyecto político de acuerdo con la Unión Europea en un manifiesto llamado “Manifeste de Tamazgha pour une confédération démocratique, sociale et transfrontalière, basée sur le droit à l’autonomie des régions” (www.amadalpresse.com/fr/?p=327), que deberíamos traducir también al castellano. Y para nosotros no es justo que el Estado marroquí proponga un estatuto de autonomía a las Naciones Unidas de cara al Sáhara y excluya las demás regiones amazigho-parlantes, como el Rif. Y la autonomía política de la región del Rif es la única vía de una reconciliación verdadera y duradera de la monarquía con el Rif”.

P: ¿Tiene alguna viabilidad política la unión de los distintos movimientos amazighs en el Magreb en el marco de los actuales Estados nacionales de la región, sobre todo en países como Marruecos y Argelia?

R: “De cara a ese ambicioso proyecto de Tamazgha confederado, hacemos todo lo posible para que haya más coordinación entre los diferentes pueblos y comunidades amazighs del norte de África, para que dicha región recupere sus señas de identidad y su rica y milenaria historia, desde la aparición de la humanidad en lo que hoy en día Marruecos hasta la actualidad”.

P: ¿Piensa lo mismo que algunas personalidades que han pedido al Rey Mohamed VI que desempeñe un papel activo y de árbitro en el conflicto rifeño?

R: “Normalmente, como jefe de Estado, el Rey Mohamed VI debe mojarse en el asunto, y debe hacerlo lo más pronto posible. Pero no aconsejando al presidente del Gobierno a que tenga reuniones en la capital del país con representantes de partidos moribundos. Lo que hay que hacer es tomar medidas valientes que demuestren que el Rey sí quiere la paz, y seguro que es lo que más desea en estos momentos. En este sentido, el Rey debería ordenar la liberación de los detenidos y parar cualquier persecución judicial. En segundo lugar, tendría que nombrar una comisión real independiente, pero que no estuviera compuesta por las formaciones políticaspara que emprendan el diálogo, y estudiar las legítimas y realistas reivindicaciones del Movimiento Rifeño. Es lo que aspiraba desde el principio el propio líder de la contestación, Nasser Zafzafi. Y en tercer lugar, tendría crear una comisión de investigación sobre los agentes del ministro del Interior implicados en falsificar las consultas electorales en Alhucemas y en las regiones del Rif y de mantener relaciones oscuras con el mundo del narcotráfico”.

P: Pide usted mucho al jefe del Estado.

R: “Hay grandes urgencias en el Rif y se tiene que arreglar este gran problema social antes de que degenere y antes de que haya una irreversible ruptura entre el pueblo rifeño y Palacio. Las medidas represivas solo nos pueden llevar a tragedias como los sucesos de 1958-1959, y sucesos como esos son inadmisibles en nuestra época y en la era de las redes sociales. Sí, el Rey debe desempeñar su papel de árbitro antes de que Naciones Unidas abra un expediente a Marruecos como ocurrió con el inacabable asunto del Sáhara”.

 

Etiquetas: 
Rif
Alhucemas
marruecos
Rachid Raha
Amazigh