Atalayar
Los rohinyá se han convertido en la minoría étnica y religiosa más perseguida del planeta. Aunque el drama se gestó durante los años de poder militar en Birmania, paradójicamente se ha desarrollado bajo el mandato de la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.
Esta etnia musulmana de los rohinyá protagoniza una de las crisis migratorias más graves de las últimas décadas. Expulsado de Myanmar (antigua Birmania), sin estado y sin apoyos, este pueblo lleva varias décadas sufriendo oleadas de violencia y ya no es bien recibido en ningún país.

En la actualidad, en la vecina Bangladés, unos 900.000 rohinyá, la mayoría niños, sobreviven en Kutapalong, el campo de refugiados más grande del planeta, una megalópolis que ha triplicado su población en menos de un año. No pueden volver a Birmania ni labrarse un futuro en su país de acogida. Malviven en tierra de nadie, entre hambre y enfermedades, y dependen para todo de la ayuda internacional. Muchos querrían volver, pero la violencia contra ellos no ha cesado todavía.

Biografía del autor: Alberto Masegosa

Desde hace más de veinticinco años, es corresponsal de la Agencia Efe en distintas partes del mundo. Destinado en París, México, Túnez, Rabat, Johannesburgo, El Cairo, Nueva York, Jerusalén y Nueva Delhi, y también enviado especial en zonas de conflicto como Irak, Gaza, Somalia, Sierra Leona, Angola, República Democrática del Congo y Darfur. Entre otros líderes mundiales, ha entrevistado a Yaser Arafat, Nelson Mandela y Ban Ki-moon. Es autor de los libros La última frontera, con Javier Valenzuela, Días de guerra, con Ángeles Espinosa y Antonio Baquero, Crónica de un viaje al sur del SáharaCoordenadas de un desastre e Israel, crónica del país del libro, todos sobre política internacional. Comparte con el resto de los corresponsales españoles en la guerra de Irak los premios Ortega y Gasset y Pluma de Oro de la Paz. En la actualidad vive en Bangkok, donde es corresponsal para el sudeste asiático.