Paco Soto

Pie de foto: Los presidentes de Rusia y Argelia, Vladimir Putin y Abdelaziz Bouteflika.

Rusia está haciendo grandes esfuerzos por expandirse económicamente en el Magreb, sobre todo en los dos países clave de esta región del norte de África, Argelia y Marruecos. Los dos países hegemónicos desde el punto de vista económico en Argelia y Marruecos son Francia y España. Pero en los últimos años han desembarcado en ambos países magrebíes otros Estados occidentales y potencias emergentes como China y Rusia. Además de los asuntos económicos, la patria de Vladimir Putin quiere potenciar su influencia regional en materia de seguridad, concretamente en la lucha contra el terrorismo yihadista, que también ha golpeado con dureza a Rusia. El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, inició el lunes de esta semana una visita de dos días a Argelia. Un encuentro con el presidente del país, Abdelaziz Bouteflika, estaba previsto, según fuentes del entorno del primer ministro ruso.

Durante su estancia en Argelia, Medvedev también se entrevistó con altos representantes del Estado y firmó varios acuerdos para impulsar las relaciones bilaterales en materia económica, política y de seguridad, según informó el ministro argelino de Asuntos Exteriores, Abdelkader Messahel, a la agencia APS. La visita del primer ministro ruso es el resultado de la invitación que le formuló su homólogo argelino, Ahmed Ouyahia, en la reunión que celebró el pasado mes de septiembre la comisión mixta argelino-rusa. Las relaciones entre los dos países son buenas, especialmente en materia militar. Argelia es uno de los principales clientes de la industria armamentística rusa. La cooperación entre Argel y Moscú en el combate antiterrorista en el Sahel es una faceta capital de las relaciones bilaterales. Los sectores económicos que Rusia y Argelia quieren potenciar son la industria nuclear, farmacéutica y agroalimentaria, la extracción de materias primas, el transporte marítimo, la construcción y la tecnología espacial.

Pie de foto: El primer ministro de Rusia, Dimitri Medvedev.

Industria, agricultura y turismo

En Marruecos, Medvedev también estará dos días, y se reunirá con el Rey Mohamed VI y el primer ministro del país, Saad Eddine El Othmani. También acudirá al Parlamento marroquí. El jefe del Gobierno ruso, que está acompañado por una nutrida delegación de empresarios de su país, abordará con los responsables marroquíes la cooperación económica en sectores como la industria, la agricultura, el turismo y la cultura. La visita de Medvedev a Marruecos fue anunciada el pasado mes de julio por el jefe de la diplomacia marroquí, Nasser Bourita, en Moscú, durante la sexta reunión de la comisión mixta entre Marruecos y Rusia.

Los dos países consolidaron sus lazos económicos durante la visita que realizó a Rusia Mohamed VI en marzo de 2016. Además, el monarca intentó conseguir de las autoridades rusas su apoyo a las tesis marroquíes sobre el conflicto del Sáhara Occidental, que desde hace más de 40 años opone a Rabat con los independentistas del Frente Polisario apoyados por Argel. Rusia, que es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, tiene derecho a veto sobre esta cuestión. Marruecos exporta fundamentalmente a Rusia productos agroalimentarios e importa de este país hidrocarburos. Los dirigentes marroquíes quieren que su país diversifique las relaciones económicas con Rusia y están interesado en impulsar la cooperación en materia militar. 

Etiquetas: 
Rusia
Magreb
Argelia
marruecos