Fran Equiza, representante de Unicef en Siria. Diario Crítico.

“Cuando la mayoría de padres empiezan el año con nuevas esperanzas para el futuro de sus hijos, las madres y padres de Siria viven el duelo por los hijos que han perdido.

Es impactante que en los 14 primeros días del año hayan sido asesinados más de 30 niños debido al recrudecimiento de la violencia en Guta oriental, donde unos 200.000 niños están atrapados bajo asedio desde 2013. En Idlib, al noroeste del país, la dura violencia ha causado durante las últimas semanas que numerosos niños y mujeres hayan resultado muertos y heridos, y que unos 100.000 civiles se hayan visto obligados a desplazarse.

Es vergonzoso que después de casi siete años de conflicto, continúe una guerra sobre los niños mientras el mundo lo contempla. Millones de niños en toda Siria y en los países vecinos han sufrido las devastadoras consecuencias de unos niveles de violencia continuos en varias partes del país.

UNICEF ha recibido información del interior de Guta oriental acerca de gente que está refugiándose bajo tierra porque teme por sus vidas. Un duro ataque contra unos edificios residenciales fue tan fuerte que dejó 80 civiles heridos, entre ellos mujeres y niños. El personal médico luchó para sacar supervivientes de entre los escombros.

Dos instalaciones médicas han sido atacadas en los últimos días en Guta oriental, y la mayoría de centros de salud han cerrado a causa de la violencia. En algunas zonas, las clínicas móviles de emergencia son la única manera de que las familias reciban ayuda y tratamiento médico. En Idlib, la maternidad y el hospital pediátrico de Ma’arrat An Un’man ha sido atacado tres veces, quedando fuera de servicio y dejando al menos un paciente y dos miembros del personal médico muertos.

Se ha informado del cierre de escuelas en Guta oriental y sus alrededores, cuando en el resto de Siria los niños están realizando sus exámenes de mitad de trimestre.

Al mismo tiempo, vimos un pequeño rayo de esperanza a finales del año pasado con la evacuación de 17 niños que necesitaban atención médica urgente. El aumento de la violencia en y cerca de Guta oriental convirtió la esperanza en desesperación para los 120 niños que quedaron, que continúan sufriendo en silencio a la espera de una evacuación médica urgente.

Debemos ser capaces de llegar a los niños que necesitan ayuda humanitaria, urgentemente y sin restricciones, estén donde estén en Siria. Las partes en el conflicto pueden hacer que esto ocurra, permitiendo un acceso inmediato a los trabajadores humanitarios para que puedan llevar la asistencia vital.

UNICEF seguirá proporcionando ayuda humanitaria esencial a los supervivientes, y bienestar mental a todos los niños del país. Para los niños más vulnerables en las áreas sitiadas y difíciles de alcanzar, podemos y debemos hacerlo mejor.

¿Qué necesita el mundo para actuar de manera colectiva y detener la guerra en Siria? ¿Cuándo se darán cuenta quienes están luchando de que matando a los niños están también matando el futuro de Siria?

Etiquetas: 
Siria
guerra en Siria