Atalayar

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudán expresó su sorpresa ante el informe que fue publicado por Amnistía Internacional y que contiene diversas acusaciones que confirman que el Ejército sudanés utilizó armas químicas en Darfur.

 Este informe coincide con la emisión a nivel nacional e internacional de un comunicado oficial que anuncia que el conflicto que estallo en Darfur en 2003 había terminado y que el mandato de la Autoridad Regional de Darfur formada en 2011 en cumplimiento del documento de Doha para la paz en Darfur, ha llegado a su fin. El cumplimiento de los requisitos del Documento de Doha para la paz, se celebró recientemente en la presencia de todos los socios internacionales y fefes de Estado afectados.

Desde al año 2008, las tropas de la UNAMID , un total de 17.500 soldados,  tienen la tarea de controlar la violación  de derechos humanos y de las leyes humanitarias internacionales,  por otra parte,  la Misión  ha presentado  cinco informes al Consejo de Seguridad este año, “ninguno de ellos hace referencia a cualquiera de esas sesgadas acusaciones”, asegura el Ministerio sudanés. También, varios enviados internacionales, incluido el experto independiente sobre derechos humanos, visitaron Sudán durante el pasado mes de agosto,  y el enviado de Estados Unidos para Sudán y Sudán del Sur, también  estuvo en el mes julio, y tomaron nota de los acontecimientos positivos que pudieron comprobar sobre el terreno.

Sudán desde 1998, es miembro de la convención internacional sobre la prohibición de la producción,  el almacenamiento y uso de armas químicas, y nunca estuvo en condiciones de producir o poseer armas químicas, asegura la diplomacia sudanesa que subraya que “estas falsas acusaciones,  nos hacen recordar la fatídica  destrucción en 1998 de la fábrica  farmacéutica Al Shifa situada al norte de Jartum , a raíz de una información errónea de los servicios de inteligencia que afirmó que era un centro de producción de armas químicas. Esa información resultó ser incorrecta y el propietario de la fábrica fue debidamente compensado”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudan refuta “de forma absoluta las acusaciones de Amnistía Internacional, dado que  no tienen  fundamento y merecen ser ignoradas dado que el propósito de esas acusaciones, es obstaculizar los esfuerzos pioneros de Sudán a lo largo del camino hacia la paz, la estabilidad, el desarrollo económico, la consolidación de la cohesión social y la reconciliación”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudán confía en que “todos los socios regionales e internacionales sean conscientes de que la estabilidad es real en Darfur, y de los amplios esfuerzos del Sudán para lograr la seguridad, la paz y la reconciliación nacional”. 

Etiquetas: 
Sudán
Darfur
UNAMID
Amnistía Internacional