Irene Jiménez Toledo

Con motivo de la presentación de los libros Tombuctú: andalusíes en la ciudad perdida del Sáhara, escrito por Ismael Diadié y Manuel Pimentel, y El eunuco de Tombuctú de Antonio Llaguno se celebró en Casa Árabe una conferencia dedicada a Tombuctú. Aunque durante varios años fue una ciudad olvidada, volvió a primera plana a raíz de los atentados yihadistas que sufrieron y destrozaron parte de su importante patrimonio, sin embargo siempre ha guardado su espíritu místico y legendario.

Juan Manuel Riesgo, profesor y vicepresidente para el Norte de África de la Asociación de Española de Africanistas, inició la conferencia con un breve repaso de la historia de Tombuctú. A lo largo de su intervención recalcó los grandes nombres andalusíes, de Granada y Almería sobre todo, que viajaron a Tombuctú y que se convirtieron en personalidades de la ciudad africana, como fueron Abu Haq Es Saheli, arquitecto de la mezquita o Yuder Pacha que gobernó Tombuctú.

El libro de Llaguno se centra en este último, y cierra una trilogía alrededor de esa figura que, al igual que el autor, es de Cuevas de Almanzora, una localidad almeriense. “La primera vez que me hablaron de Tombuctú no supe situarla en el mapa, y ese fue el motivo por el cual me interesé por este personaje”. La ciudad de Tombuctú estuvo durante mucho tiempo vedada a los no musulmanes y esto la convertía en una ciudad mística. Cuenta Antonio Llaguno que cuando se puso a investigar sobre Yuder Pacha se dio cuenta de que se habían silenciado este tipo de historias, diciendo que los primeros europeos en pisar la ciudad fueron los exploradores del siglo XVIII dejando de lado a todos los andalusíes que ya habían estado allí.

La nota filosófica la puso Ismael Diadié, descendiente de la familia Kati y responsable de la conservación del Fondo Kati, el fondo documental andalusí que su familia llevó consigo a Tombuctú tras su expulsión de España en 1468. “Tenemos el deber de detenernos y ver que sólo podemos caminar hacia el futuro recordando quieres somos y cómo hemos llegado a donde estamos”. Eso es lo que Diadié y Pimentel han intentado hacer con su libro Tombuctú: andalusíes en la ciudad perdida del Sahara, para reconocer así el pasado común de Mali y la península Ibérica pero ignorado por ambos, recogiendo historias de andalusíes que pasaron por la ciudad.

Pimentel hizo hincapié en ese olvido de la historia andalusí como parte de la historia de España y que obvia a personajes destacados; León el Africano es el más famoso de este grupo de personas olvidadas que pasaron por Tombuctú.

Todos los conferenciantes recalcaron el nexo que ha habido durante siglos entre Tombuctú y Al-Andalus y la importancia de recordarlo, para lo cual la biblioteca de la familia Kati tiene un papel destacado.

Etiquetas: 
Tombuctú
Casa Árabe
sáhara
Biblioteca Kati