Paco Soto

Pie de foto: El presidente de la República de Argelia, Abdelaziz Bouteflika.

Tres importantes personalidades políticas argelinas se oponen a que el actual presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, que tiene 80 años y está muy enfermo, se presente a un quinto mandato en 2019. No son tres izquierdistas radicales sino dos exministros y un antiguo jefe militar. Se trata de Ahmed Taleb Ibrahimi, exministro de Asuntos Exteriores y candidato a la presidencia de la República en 1999; Ali Yahia Abdenour, antiguo ministro y activista a favor de los derechos humanos; y el exjefe de las Fuerzas Navales, el general Rachid Benyelles. En un comunicado conjunto, las tres personalidades ponen de manifiesto que Bouteflika “ya no puede dirigir” Argelia. “El actual jefe del Estado está muy deteriorado, y no tiene capacidad para dirigir el país”, apuntan las citadas personalidades en el comunicado. La salud del presidente Bouteflika es muy delicada, y se deterioró notablemente en 2013 cuando sufrió un serio accidente vascular. Este grave problema de salud limita la movilidad del jefe del Estado, que prácticamente ya no aparece en público. 

Pie de foto: La Guardia Republicana monta guardia frente al palacio presidencial en Argel.

Abdelaziz Bouteflika llegó a la presidencia de la República en 1999, y a pesar de su mala salud aspira a presentarse a la reelección dentro de dos años. Es al menos lo que ha manifestado públicamente su entorno. Algunos analistas políticos aseguran que el círculo familiar de Bouteflika y algunos “poderosos oligarcas” presionan al presidente para que no tire la toalla. Pero nadie está en condiciones en estos momentos de asegurar que el jefe del Estado esté o no de acuerdo con el propósito de su reelección. Las tres personalidades críticas destacan en su comunicado que la familia de Bouteflika y los oligarcas “preparan la candidatura para un quinto mandato presidencial de un hombre mayor, impotente e incapaz de expresarse”. “En cualquier país democrático, una situación de esta naturaleza conduciría a una dimisión libremente expresada por el presidente, en nombre del interés superior de la nación”, recalcan las tres personalidades.

El futuro del país

Asimismo, los dos exministros y el exjefe de las Fuerzas Navales acusan al entorno familiar de Bouteflika y a los oligarcas que influyen en su persona de “dilapidar el maná petrolero sin importarles el futuro del país”. Para evitar que Bouteflika se presente a un quinto mandato, las personalidades críticas llaman a la unidad de los argelinos por encima de diferencias culturales, lingüísticas y políticas, y plantean la creación de un “frente común” contra “los que han confiscado” el poder en el país magrebí “desde hace casi 20 años”. Además, piden a las Fuerzas Armadas, que desempeñan protagonismo político y económico desde la independencia de Argelia, en 1962, que se “desmarquen de manera convincente del grupo que ha apoderado ilegítimamente del poder”. 

Etiquetas: 
Argelia
Bouteflika
presidencia
elecciones