Atalayar

La Casa Blanca ha anunciado este domingo la exclusión de los ciudadanos de Sudán en las nuevas restricciones de viaje e incluye a ciudadanos de Corea del Norte, Venezuela y Chad, en una modificación del veto migratorio aprobado este año, que afecta sobre todo a países de mayoría musulmana.

Washington reconoce así la cooperación que el Gobierno de Sudán está prestando durante los últimos años en la lucha contra el terrorismo, en una región como la del Sahel, especialmente conflictiva y estratégica, así como en Libia. Sudán espera que este paso positivo en las relaciones con Estados Unidos, tras los contactos mantenidos en Nueva York con las autoridades norteamericanas por parte del ministro sudanés de Asuntos Exteriores, Ibrahim Ghandour, conlleve, lo antes posible, la normalización total de las relaciones tras el levantamiento de las sanciones económicas, en enero de este año, por una orden ejecutiva del presidente saliente Barack Obama.

El mandatario norteamericano explicó que Sudán redujo su actividad miliar ofensiva y había dado pasos para mejorar el acceso a asistencia humanitaria en todo el territorio. Además, destacó Obama, el Gobierno sudanés aumentó la cooperación con EEUU en la resolución de conflictos regionales y en la lucha contra el terrorismo.

Washington impuso las primeras sanciones a Sudán en 1997, arguyendo que ese país suponía una grave amenaza para la seguridad nacional de EEUU. Las sanciones se incrementaron en 2006 debido al conflicto en Darfur.

Corea del Norte, Chad y Venezuela, incluidos

En su comunicado de este domingo, la Presidencia estadounidense ha subrayado que mantiene a Irán, Libia, Siria, Somalia y Yemen en dicha lista, de la que ha sido excluido Sudán, al tiempo que agrega restricciones contra Chad, Corea del Norte y Venezuela. Las nuevas restricciones de viaje varían según el país y han sido publicadas el día en el que expiraban las aplicadas a los seis citados países de mayoría musulmana.

En el caso de Corea del Norte, la Casa Blanca ha recalcado que “el Gobierno norcoreano no coopera con Estados Unidos en ningún aspecto y no satisface los requisitos de comunicación de información”. “Por ello, la entrada en Estados Unidos de ciudadanos de Corea del Norte como inmigrantes o no inmigrantes queda suspendida”, ha resaltado en su nota.

La Presidencia estadounidense ha señalado además que “el Gobierno de Venezuela no coopera a la hora de verificar si sus ciudadanos suponen una amenaza para la seguridad nacional o la seguridad pública”. Asimismo, apunta que las autoridades venezolanas “no comparten información sobre seguridad pública y terrorismo de forma adecuada, y no coopera totalmente respecto a acoger a sus ciudadanos tras las órdenes finales de expulsión de Estados Unidos”. “Por ello, la entrada a Estados Unidos de ciertos oficiales del Gobierno venezolano y sus familiares directos como no inmigrantes o por negocios y turismo queda suspendida”, ha manifestado.

En el caso de Chad, la Casa Blanca ha resaltado que “pese a que el país es un socio importante, especialmente en la lucha contra los terroristas, el Gobierno de Chad no comparte de forma adecuada la información sobre seguridad pública y terrorismo”. “Hay muchos grupos terroristas activos en Chad y la región circundante, incluidos elementos de Boko Haram y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), por lo que la entrada a Estados Unidos de ciudadanos chadianos como inmigrantes, no inmigrantes por negocios o turismo queda suspendida”, ha dicho.

La Casa Blanca ha detallado además las restricciones aplicables a Irán, Libia, Siria, Somalia y Yemen, agregando que Irak tampoco cumple los requisitos establecidos, si bien “la Secretaría de Seguridad Nacional ha determinado que las restricciones o limitaciones de entrada no son aplicables por la cooperación cercana entre Estados Unidos y el Gobierno democráticamente electo en Irak, la presencia significativa de tropas estadounidenses en Irak y el compromiso de Irak para combatir a Estado Islámico”. “El secretario de Seguridad Nacional recomienda, sin embargo, que los ciudadanos de Irak que quieran entrar en Estados Unidos sean sujetos a un análisis adicional para determinar si suponen un riesgo para la seguridad nacional o la seguridad pública de Estados Unidos”, ha remachado.

El nuevo anuncio sobre restricciones de viaje por parte de la Casa Blanca será aplicable a partir del 18 de octubre, ocho días después de que el Tribunal Supremo revise los argumentos orales sobre la legalidad del primer veto, recurrido en los tribunales del país.

El Supremo ha intervenido hasta la fecha en tres ocasiones para limitar o revocar los fallos de otros tribunales de primera instancia que se pronunciaron contra el veto anunciado en marzo por el presidente del país, Donald Trump.

Etiquetas: 
Sudán
Estados Unidos
Donald Trump