Ana Ferrandis Soler

Pie de foto: Rescate de 599 personas procedentes del norte de África en varios operativos de salvamento marítimo en Cádiz, 2017.

Hasta principios de abril de este año, 3.460 hombres, mujeres y niños llegaron a España a través del Mar Mediterráneo según la Organización Internacional de Migraciones España (OIM). Esto confirma las previsiones del instituto Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB) sobre el aumento del flujo migratorio y la correspondiente importancia de los acuerdos respecto a la materia entre España y Marruecos.

En lo que va de año la llegada de personas a las costas españolas se ha triplicado, tras duplicarse en 2017. Las estimaciones apuntan que este crecimiento exponencial tendrá lugar a pesar del descenso en un 65% de refugiados libios.

Así bien, según el director de la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores (FRONTEX), Fabrice Leggeri, “se estima que la llegada de personas por vía marítima a España sobrepasará las 40.000 en 2018” lo que supondría el nuevo récord del siglo, hasta el momento establecido en 2006.

Pero no todos consiguen llegar, es verdaderamente significativo el aumento del número de personas que muere al internar alcanzar orillas españolas, sólo hasta el mismo inicio de abril se contabilizaron un total de139 fallecidos, mientras que en el ejercicio pasado en su totalidad se llegó a 224. Estas cifras revelan un aumento de muertes superior a 150% respecto al anterior periodo de 2017.

Esto no ha impedido a Frontex, agencia encargada de mejorar la gestión integrada de las fronteras exteriores de los Estados miembros de la Unión, reducir el presupuesto para este año, a pesar de que no será un ajuste de presupuesto exhaustivo España es el único país en el que han aumentado las llegadas de forma alarmante. 

Actualmente, la operación “Índalo” en la que se controla la inmigración irregular y el narcotráfico gestionada entre Frontex y la Guardia Civil en el sur de las costas españolas cuenta con 100 agentes, dos buques y dos aviones. Debido a que estos efectivos resultan insuficientes respecto al volumen de llegadas, desde la Agencia se insta a los Estados miembros para conseguir que aporten más barcos y aeronaves.