Paco Soto

Pie de foto: El bloguero mauritano Mohamed Ould M´Kheitir condenado a muerte por “apostasía”.

Mohamed Ould M’Kheitir, un bloguero mauritano condenado a muerte por “apostasía” en diciembre de 2013 y detenido en enero de 2014, se enfrenta a partir de esta semana y hasta el día 21 de noviembre al dictamen de la Corte de Apelación de Nuadibú, ciudad situada a 465 kilómetros al norte de Nuakchot, la capital del país. El juicio se celebra pocos días después de una visita que realizaron a Mauritania representantes de la ONG de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) para evaluar la situación del bloguero condenado a la pena capital y del senador Mohamed Ould Ghadda, un opositor al régimen del presidente Mohamed Ould Abdel Aziz que fue arrestado y encarcelado por sus actividades políticas.

El padre del joven bloguero, que era el prefecto (gobernador) de Nuadibú, y la madre tuvieron que huir de Mauritania y solicitar asilo político en Francia para escapar de las presiones y amenazas de muerte de grupos islamistas radicales. Los islamistas han organizado numerosas manifestaciones en Mauritania pidiendo la ejecución de Mohamed Ould M’KHeitir en virtud del artículo 489 del código penal, que plantea la pena de muerte a los mauritanos que renuncien a la religión musulmana.

Varias sentencias

La sentencia fue dictada en diciembre de 2013 por la Corte Criminal de Nuadibú, pero en abril de 2016 la Corte de Apelación de la capital del país la descalificó y rebajó el nivel del delito. El tribunal se decantó por el delito de “incredulidad” frente a la religión islámica y no por apostasía. Pero la Corte Suprema invalidó la segunda sentencia y pidió a la Corte de Apelación que volviera a pronunciar un nuevo veredicto. Los abogados defensores del bloguero, Fatimata M´Baye y Ould Moine, están convencidos de que la ejecución por delito de apostasía no se aplicará, y basan su optimismo en el artículo 306 del código penal, que pone de manifiesto que “todo musulmán culpable de crimen de apostasía tendrá un periodo de tres días para arrepentirse. Y si no se arrepiente será condenado a muerte por apóstata”. En caso de que el joven bloguero se arrepienta, como creen sus abogados que hará, sería condenado por la Justicia mauritana a una pena de entre tres meses y dos años de cárcel y una multa que variaría de 5.000 a 60.000 ouguiyas (moneda local), de 15 a 181 euros.

Pie de foto: El presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdel Aziz.

La petición de un poeta

Un célebre poeta mauritano, Douh Ould Beyrouck, se mostró dispuesto a matar él mismo al bloguero a través de un comunicado que fue publicado por medios locales en enero de 2016. Los imanes también se han manifestado a favor de la ejecución de Mohamed Ould M’Kheitir. La opinión favorable a la ejecución está muy extendida en Mauritania, el país más pobre y atrasado y con mayor número de analfabetos del Magreb. El presidente Mohamed Ould Abdel Aziz ha negado en entrevistas con medios occidentales, como la que concedió al diario francés ‘Le Monde’, que los mauritanos sean extremistas. Las redes sociales apuntan a menudo en otra dirección. Mohamed Ould Abdel Aziz lideró el golpe de Estado militar de agosto de 2008 que derrocó al Gobierno democrático del presidente Sidi Ould Cheikh Abdallahi.

Desde entonces se ha mantenido en la cúpula del poder y en agosto de 2009 asumió la función de presidente. La oposición a Abdel Aziz lo acusa de haber instaurado un régimen autoritario con oropeles parlamentarios y de violar los derechos humanos de los disidentes locales. El exgeneral golpista, que mantiene buenas relaciones con la Unión Europea (UE), lo niega y asegura que Mauritania es un país democrático. Su partido es la Unión por la República (UPM). Abdel Aziz fue el ganador de las elecciones presidenciales de junio de 2014.

Etiquetas: 
Mauritania
bloguero