Paco Soto

Pie de foto: El pensador y teólogo musulmán Tariq Ramadan.

Henda Ayari, militante feminista y laica y escritora francesa que hace años militó en las filas del salafismo y en la actualidad preside la asociación ‘Liberadoras’, puso una denuncia por violación ante la Fiscalía de la ciudad francesa de Rouen contra el pensador y teólogo musulmán Tariq Ramadan. El pasado 20 de octubre, la activista publicó en su página de Facebook que había sido “víctima de algo muy grave hace varios años”, pero no quiso revelar en este momento la naturaleza de lo que le ocurrió y el nombre de su agresor porque había recibido “amenazas”. En su libro ‘J´ai choisi d´être libre’ (He escogido ser libre), publicado por la editorial francesa Flammarion en 2016, Henda Ayari llama a su agresor con el nombre de Zoubeyr; dice de él que es un intelectual musulmán, y explica que ambos habían quedado en verse en la habitación de un hotel en París, ciudad donde se encontraba el pensador. “Por pudor, no daré aquí más detalles sobre los actos que me impuso. Basta con saber que se aprovechó de mi debilidad”, cuanta la escritora y militante feminista. Según la autora del citado libro, fue “insultada, abofeteada y violentada” por Zoubeyr. En su página de Facebook, Ayari confirmó que el agresor es Tariq Ramadan.

Jonas Haddad, uno de los consejeros de la activista, explicó que “Henda Ayari no tenía ganas de comunicar sobre este asunto por miedo. Después de haber conseguido liberar la palabra, ha decidido decir lo que sufrió y sacar las consecuencias judiciales oportunas”. Las revelaciones de Ayari han provocado un escándalo en algunos círculos intelectuales y académicos franceses y europeos, pero de momento Tariq Ramadan no ha contestado a las graves acusaciones de la militante feminista. La autora de ‘J´ai choisi d´être libre’ dejó claro que “aunque no tenga los mismos medios financieros que él [Ramadan] para pagar abogados y expertos, he decidido defenderme hasta el final, cueste lo que cueste”. Ayari contó que estuvo muchos años callada, porque Ramadan la amenazó incluso con retirarle la custodia de sus hijos, y pidió ayuda a “los amigos y amigas” para llevar a cabo su combate legal contra el pensador musulmán. Tarik Ramadan, de 55 años, nació en Ginebra (Suiza) y tiene la nacionalidad de este país. Nieto del fundador del movimiento salafista egipcio los Hermanos Musulmanes, Hasan el Banna, el pensador y teólogo musulmán es profesor de estudios islámicos  en la Universidad de Oxford (Reino Unido). Su padre, Said Ramadam, tuvo que huir de Egipto por su pertenencia a los Hermanos Musulmanes y exiliarse en Suiza.

Pie de foto: La escritora y militante feminista y laica Henda Ayari.

Controvertido y polémico

Controvertido, polémico y contestado, Ramadan goza de sólidos apoyos en ciertos sectores de la población de origen musulmán en Europa y en círculos intelectuales y académicos islámicos y laicos del Viejo Continente. Sus seguidores consideran que es un intelectual reformista que quiere modernizar el islam y adaptarlo al siglo XXI desde Europa. Sus detractores, sobre todo intelectuales, movimientos feministas y políticos como Nicolas Sarkozy, lo acusan de ser in islamista que camufla sus ideas y utiliza lenguajes y estrategias distintas en función del público al que tenga que hacer frente. Reformista y moderado si el público está formado por europeos cultos; islamista radical cuando la audiencia es mayoritariamente musulmana y conservadora. Ramadan estudió filosofía y literatura francesa y se afilió en su juventud a grupos como Médicos sin Fronteras (MSF) y Tierra de Hombres, y cooperó con comunidades populares en Sudamérica, África y Asia. Así pudo conocer al obispo brasileño partidario de la Teología de la Liberación Hélder Cámara y a la madre Teresa de Calcuta.

Especializado en el islam

Después de polémicas como la condena a muerte del escritor Salman Rushdie por el Ayatola Jomeini y el velo islámico en los institutos franceses, Ramadan decidió llevar a cabo estudios de árabe y sobre el islam en la Universidad al-Azhar, en El Cairo (Egipto). Obtuvo su doctorado sobre filosofía y literatura en Ginebra, donde dio clases de filosofía en un centro escolar, y posteriormente se especializó en el mundo islámico. Casado con una católica franco-suiza que se convirtió al islam tras su matrimonio, Ramadan es padre de cuatro hijos. Es autor de numerosos libros y artículos sobre el islam y en 2005 fue nombrado por el Gobierno británico consejero en asuntos relativos al extremismo islamista. Francia, Estados Unidos y Reino Unido le prohibieron la entrada durante años en sus respectivos territorios nacionales por sus supuestas vinculaciones a grupos islamistas extremistas. No es el caso de España, donde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero lo invitó a participar en debates sobre la denominada Alianza de Civilizaciones. Actualmente, Ramadan defiende que los musulmanes que viven en Europa participen activamente en la vida pública y asuman los valores democráticos. Para los adversarios de Ramadan, la sinceridad intelectual del pensador es nula y sus planteamientos conciliadores y favorables a los valores democráticos occidentales solo pretenden ocultar su ideología islamista y no asustar a las autoridades europeas. 

Etiquetas: 
marruecos
Tariq Ramadan
Henna Ayari