Miguel A. Ortiz Asín. Presidente del Fórum Canario Saharaui                    

¿Y ahora qué?...según decía hace unos días el pronunciamiento de “La Libertad es su Derecho” en su página de Facebook, al tener conocimiento de que Maloma Morales de Matos había sido madre de una niña a sus 24 años, después de llevar ya dos años secuestrada por su familia biológica en los campamentos de Tinduf.

Maloma, que ha pasado por un verdadero calvario y que después de los múltiples esfuerzos realizados por su familia adoptiva española simplemente para que recupere su libertad, se ha convertido en el paradigma del sufrimiento habiendo sido objeto de negociaciones, acuerdos incumplidos, con las partes implicadas tanto familiares nativos como con responsables del Polisario.

Maloma ha sufrido maltratos, una boda forzada, bajo pretexto de una supuesta tradición “tribal”, ¿es esa la tradición que pretende mantener la “supuesta democracia” de esa supuesta “república árabe saharaui democrática”?

Maloma ha sido objeto de violación continuada, de incomunicación durante meses, ocultada de miradas aislada del resto de la población y al final intento de suicidio. ¿Se pueden cometer más violaciones en la persona de un ser humano? Eso es lo que debería avergonzar a las personas que han sido causantes de tantas desdichas, pero también eso es lo que debe reprobar a las autoridades del Polisario por su responsabilidad en la violación de los Derechos Humanos.

Maloma esta joven saharaui española, a pesar de todo ha demostrado ser una mujer fuerte y desde hace unos días, es madre de una niña, una nueva ciudadana española inocente, ajena a los avatares sufridos por su progenitora.

¿Y ahora qué?... Después de tantas denuncias a las diferentes autoridades locales, nacionales e internacionales, después de tantas manifestaciones multitudinarias de apoyo a las reivindicaciones de la libertad de una conciudadana española, no puede suponer este natalicio de una nueva súbdita española en el desierto de Tinduf, un hándicap en la postura sostenida de acuerdo con la Ley Internacional de los Derechos Humanos. Este hecho no debe suponer un incremento del problema existente para el regreso de Maloma, sino que tiene que constituir un nuevo acicate para reivindicar con más fuerza la intervención de las autoridades españolas para defender los derechos de libertad de una nueva súbdita española.

Este Fórum Canario Saharaui, como denunciante en defensa de los Derechos Humanos, por el presente Comunicado, pedimos la libertad para Maloma y su hija, que se le permita tomar su decisión por ella misma fuera de los campamentos, con su total libertad en una acción neutral fuera de toda coacción y en pleno ejercicio de sus derechos cívicos, para elegir donde, como y con quien quiere vivir.

Igualmente queremos hacer constar que, al haber surgido un nuevo protagonista saharaui en la paternidad de la niña, no se utilice como un arma política del Polisario, para seguir forzando el olvido de una española secuestrada.

El gobierno español, cuyo deber es velar por la seguridad de todos los españoles tanto nacional como internacionalmente, no puede permitir que se sigan manteniendo mujeres españolas secuestradas en los campamentos de Tinduf, como Maloma, y otras de familias de adopción como Darya, Nahjiba, Koria y otras muchas más, con el conocimiento del Frente Polisario, al que destina fondos de ayuda humanitaria y el acogimiento de Delegados provinciales en las distintas comunidades, cuando estos hechos están denunciados ante el Alto Comisionado de Derechos Humanos por complicidad y connivencia con estos delitos. 

Etiquetas: 
Maloma
Tinduf
Foro Canario Saharaui