Atalayar/The Diplomat 

La visita del mandatario chino permite la firma de una veintena de acuerdos institucionales y empresariales, La visita de Xi Jinping ayudará a rediseñar las relaciones políticas y económicas bilaterales en pleno auge internacional de ChinaEl presidente de la República Popular China llegó ayer a Madrid para su visita de Estado, la primera de un mandatario chino a España en trece años y la primera a un país europeo desde su reciente renovación como líder del PCCh. Nuestro país es la primera etapa de la gira internacional de Xi Jinping, que incluirá también Portugal, Panamá, Argentina y la participación en la XIII cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Buenos Aires.

La agenda oficial de la visita de Estado de Xi -quien fue recibido anoche por los Reyes- comenzó hoy con una recepción oficial en el Palacio de la Zarzuela con honores militares y continuó en el Palacio de La Moncloa, donde se reunió con Pedro Sánchez  y asistió, junto al presidente del Gobierno español, a la firma de una veintena de acuerdos institucionales y comerciales.

Tras el almuerzo ofrecido por Sánchez en La Moncloa, los dos presidentes asistieron en el Palacio del Pardo a la primera reunión de trabajo del Consejo Asesor Empresarial Chino-Español, lanzado en 2015 pero cuya constitución oficial coincide, precisamente, con la visita oficial de Xi.

Posteriormente, el mandatario chino visitó el Senado, donde su presidente, Pio García-Escudero, y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, le impusieron las respectivas medallas de las dos Cámaras, y recibió la Llave de Oro de la Villa de Madrid de mano de la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena. La jornada concluiyó con una cena de gala en el Palacio Real, con asistencia de miembros del Gobierno y de representantes de altas instituciones del Estado y de la sociedad civil.

Declaración Conjunta para “un cambio de época”

Según indicaron fuentes oficiales, la visita oficial de Xi Jinping servirá, en el plano político, para renovar y reforzar la relación estratégica integral y para dotar a las relaciones bilaterales de mayor contenido y profundidad en el actual y cambiante contexto internacional, lo que incluirá un acuerdo para regularizar las visitas bilaterales de alto nivel.

De hecho, Xi y Sánchez firmaron una Declaración Conjunta entre China y España para el “Fortalecimiento de la asociación estratégica integral en un cambio de época”, un texto que, según las mismas fuentes, dejará constancia de que China se ha convertido en “un actor fundamental en el actual mundo globalizado” y contiene varios apartados sobre el papel del multilateralismo y la importancia de la agenda global.

El texto también aborda la profundización y la ampliación de las relaciones económicas y comerciales, el estrechamiento de las relaciones en investigación, ciencia, tecnología e innovación y la cooperación reforzada en educación, cultura, transporte y turismo. Durante la visita, prosiguieron las fuentes, “se habló de todo”, aunque no está previsto que se entre en algunas cuestiones concretas, como la guerra comercial entre China y Estados –aunque sí se defendió el libre comercio frente al proteccionismo- o la situación de los derechos humanos en el gigante asiático.

Impulso de las empresas españolas en China

Otro de los objetivos de la visita es impulsar las oportunidades de negocio de las empresas españolas en el mercado chino y en terceros países. Con este fin, los dos mandatarios presidieron la firma de una decena de acuerdos comerciales entre empresas españolas y chinas, tanto públicas como privadas.

Asimismo, durante la visita de Estado de Xi se rubricaron ocho acuerdos bilaterales institucionales: el convenio bilateral para evitar la Doble Imposición y evitar la evasión fiscal -autorizado el viernes por el Consejo de Ministros español-, un protocolo para la apertura de centros culturales en China –que por, la parte española, firmó el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell-, varios memorandos de entendimiento sobre proyectos de cooperación e inversión en terceros mercados, empleo y seguridad y “materias avanzadas” (investigación, ciencias y tecnologías), un acuerdo de cooperación para promover la investigación del idioma y la cultura (en el que interviene la RAE) y dos protocolos agrícolas para la exportación de uva de mesa y de carne de porcino a un país que representa, por sí solo, el 31% de la población mundial.