Atalayar/Agencias

Pie de foto: Los rebeldes hutíes viajan en la parte trasera de un camión mientras se retiran del puerto de Hodeida, Yemen, como parte del acuerdo de cese el fuego patrocinado por la ONU, firmado en Suecia a principios de diciembre. Abduljabbar Zeyad / Reuters

Los rebeldes hutíes comenzaron a replegar sus fuerzas del puerto de Hodeida, como parte del cumplimiento del acuerdo del alto el fuego negociado con las fuerzas gubernamentales en Estocolmo y supervisado por la ONU. Pero el Gobierno yemení denuncia que el control del puerto ha quedado en manos de personas afines a los rebeldes.

Se suponía que la entrega sería la primera de una serie de medidas de fomento de la confianza acordadas en Suecia que podrían allanar el camino para un arreglo político de la guerra de Yemen, de 4 años, que enfrentó a los rebeldes hutíes contra el gobierno internacionalmente reconocido respaldado desde 2015 por una coalición liderada por Arabia Saudita.

Pero la agencia de noticias Sabaa, a favor del gobierno, citó una fuente oficial diciendo que la afirmación de los hutíes sobre el abandono del puerto fue un intento de eludir el acuerdo de Suecia. Asegura que militares y oficiales locales de Hodeida leales al gobierno dijeron que los hutíes habían aprovechado su control de la ciudad para colocar administradores y combatientes leales tanto en la administración del puerto como en la guardia costera.

"Es una obra de teatro en la que los hutíes entregaron el puerto a sus combatientes después de que se pusieran los uniformes de guardacostas", dijo el gobernador de Hodeida, al-Hassan Taher.

Entre tanto, el teniente general Yehia Saria, portavoz del movimiento de los rebeldes hutíes, anunció este sábado 29 de diciembre que sus tropas comenzaron a replegar sus fuerzas del puerto de Hodeida, en Yemen. Así lo confirmó también la Organización de Naciones Unidas (ONU), órgano supervisor del cese al fuego negociado entre este grupo y las fuerzas del Gobierno.

El general retirado neerlandés Patrick Cammaert, presidente del Comité de Coordinación de Reubicación (CCR), órgano liderado por la ONU para la supervisión del cumplimiento del alto el fuego, estuvo presente en la retirada de las tropas.

Pie de foto: El general retirado neerlandés Patrick Cammaert, que encabeza un equipo de las Naciones Unidas encargado de controlar un alto el fuego entre los hutíes y las fuerzas gubernamentales, se encuentra con Muhammad Aiyy en Hodeida, Yemen, el 29 de diciembre de 2018.  Abduljabbar Zeyad / Reuters

Una fuente de la ONU dijo a la agencia de noticias Reuters que las fuerzas hutíes, que controlan la ciudad y su puerto estratégico, comenzaron a replegarse durante la madrugada. "De acuerdo con las disposiciones del acuerdo de Estocolmo y con la implementación de las directivas de la comandancia, nuestras fuerzas comenzaron anoche a aplicar la primera fase del repliegue del puerto de Hodeida", dijo Saria en declaraciones a la agencia oficial SABA, controlada por los hutíes.

El portavoz afirmó que los hutíes ahora "esperan" que el CCR obtenga un compromiso por parte del Gobierno yemení para cumplir su parte de la primera fase del acuerdo negociado en Suecia, que contempla la retirada de tropas del este de la ciudad y de otras partes de importancia "crítica" en la urbe.

Retirada de los hutíes de Hodeida, primer paso en la implementación del acuerdo

El retiro de los hutíes de los tres puertos de la provincia, Hodeida, Salif y Rass Issa, pretende ser el primer paso en la implementación del acuerdo, que debe seguir con el retiro de las fuerzas gubernamentales de la ciudad y de la provincia circundante en un plazo de 21 días .

Aún no está claro qué tan lejos se retirarán y quién controlará los tres puertos y la ciudad, o si los dos lados compartirán el control con los monitores de la ONU situados en ambos frentes.

El acuerdo, negociado en Suecia a comienzos de diciembre con mediación de la ONU, prevé la aplicación de un alto el fuego inmediato en Hodeida y la retirada progresiva de las tropas de ambos bandos de la ciudad. No obstante, los detalles de la aplicación del pacto dependen del CCR, comité liderado por la ONU y en el que también participan miembros de los hutíes y del Gobierno yemení.

El alto el fuego comenzó a aplicarse oficialmente el pasado 18 de diciembre, pero desde entonces no han cesado las hostilidades y a diario se han registrado esporádicos intercambios de disparos y de fuego de artillería. La ONU informó que ambas partes acordaron comenzar a abrir corredores humanitarios y que esto empezaría por la carretera costera clave entre Hodeida y la capital Saná.

Las fuerzas gubernamentales y los rebeldes hutíes deben presentar planes detallados para un repliegue completo de sus tropas a Cammaert en la próxima reunión del CCR que se llevará a cabo el 1 de enero de 2019, según informó en un comunicado la ONU.