Viajes

Raúl Redondo

El buscador de cruceros en internet aquotic.com ofrece un listado con los cinco mejores trucos para no salir con kilos de más tras un reconfortante y relajado viaje en crucero, opción que muchos eligen para disfrutar de sus periodos vacacionales. Dispone una serie de hábitos y consejos para evitar coger peso tras disfrutar de la travesía.

Esta opción de vacaciones se basa en el relax y en servir todo tipo de facilidades para los viajeros que optan por ella y muchos a veces pueden estar preocupados por engordar mucho en un tipo de viaje en el que no se hace prácticamente esfuerzo, orientado totalmente al descanso mientras se navega de un enclave turístico a otro. La abundante comida a bordo que suelen ofrecer en los cruceros también es foco para un posible aumento de peso. En los diferentes navíos se tiende a servir comida tipo ‘buffet’ disponible las 24 horas del día y eso es una tentación irresistible para muchos de los viajeros.

Los consejos de aquotic.com son los siguientes:

1. Hacer deporte
Cada vez son más las personas que incluyen el deporte en su forma de vida, y que buscan en sus vacaciones practicar sus disciplinas deportivas favoritas. Un crucero ofrece infinidad de comodidades y servicios y también multitud de deportes para practicar. Casi todos los barcos tienen gimnasio y clases en grupo para activarse: pilates, yoga, zumba, gap, abdominales, pesas...etc. Y cada vez son más los cruceros que ofrecen instalaciones deportivas como pista de jogging, baloncesto, paddel, fútbol sala, voley, pista de hielo, golf, etc. Es conveniente aprovechar la multitud de ratos libres de los que uno dispone para realizar algún deporte o asistir a alguna de estas clases y quemar los excesos alimenticios.

2. Utilizar las escaleras
Otra buena manera de mantenerse en forma es utilizar las escaleras. Aunque no siempre están a la vista, todos los cruceros disponen de ellas. Todo aquel que ha estado en un crucero sabe que uno se pasa todo día subiendo y bajando de una cubierta a otra, a la piscina, a las tiendas, al casino, a los restaurantes o al cine y uno acaba conociendo el barco como la palma de la mano, incluso hay muchas ocasiones en las que hay que volver a la habitación a por algo; al cabo del día son muchísimas las veces que se usan los ascensores, así que, ¿qué tal tratar de sustituirlo por subir y bajar las escaleras?. De esta forma, se hace mucho más ejercicio incluso que si se fuese al gimnasio.



3. Hacer el máximo número de excursiones
Todos los cruceros ofrecen multitud de excursiones, muchas veces tienen paquetes concertados con la gran mayoría de operadores de estas excursiones y uno las puede contratar con antelación cuando reserva el viaje, pero también se pueden reservar en el mismo barco. Normalmente hay ofertas excursionistas todos los días y aquotic.com recomienda apuntarse al máximo número posible de ellas ya que es la forma ideal para ir conociendo las distintas ciudades y además es una forma muy entretenida de hacer ejercicio. Caminar estimula la circulación y previene la retención de líquidos, y por lo tanto adelgaza. De hecho, la gran mayoría de los médicos recomiendan andar por lo menos media hora todos los días para tener una buena salud.



4. Apuntarse a todas las actividades
Otra forma de no coger unos kilos de más es mantenerse activo. Los barcos ofrecen muchísimas actividades, muchas de ellas son sedentarias como jugar al bingo, juegos de mesa o presenciar espectáculos, pero hay otras tantas en las que uno puede estar en movimiento como yincanas, clases de baile, natación o paseos por la cubierta.



5. Cuidar la alimentación
Por último, algo fundamental en un crucero, no caer en la tentación y cuidar la alimentación. Dentro de las pautas que aquotic.com indica como convenientes para seguir en la alimentación de cara a no engordar están las siguientes:

- Comer con moderación. Es la primera y más importante. Suele pasar que al estar en un ‘buffet’ uno tiene ganas de probar todos los platos y esa no es la mejor opción; hay que tener en cuenta que se dispone de muchos días para ir probando cada cosa, así que mejor coger sólo lo que se vaya a comer, preferiblemente en platos pequeños y si es posible alternando las comidas copiosas con comidas saludables.

- Estar hidratado. Hay que intentar beber mucha agua para evitar la retención de líquidos, un buen consejo sería llevar siempre una botella de agua tanto en el barco como en las excursiones.

- No beber mucho alcohol. Es entendible que cuando se está de vacaciones tampoco hay que privarse de todo; a una copa o dos de vino durante las comidas, una cerveza sin alcohol o una copita de champán cenando a veces es imposible decir que no, es más, incluso es recomendable y ayuda a hacer la digestión. El problema es si uno pierde el control por el hecho de tenerlo todo incluido y acaba cada comida con unos whiskys o combinados y las empieza con unas cervezas de aperitivo. Además, el sustituir esto por los cócteles sin alcohol que ofrecen muchos barcos antes o después de las cenas tampoco es la solución, aunque no lleven alcohol normalmente están cargados de azúcares y zumos artificiales de frutas.

- Intentar alternar el buffet con el resto de los restaurantes. Normalmente en el ‘buffet’ dispuesto se come mucho más que en un restaurante a la carta ya que la oferta de platos es mucho mayor, por lo que ir alternando ambas ofertas es una buena manera de evitar tentaciones.

- Cenar pronto. Muchos turistas tienden a cenar tarde, a las nueve o a las diez, y más en vacaciones. Pero es mucho mejor cenar a las siete o a las ocho de la tarde y tener dos o tres horas para hacer la digestión antes de ir a la cama.


Si se siguen todos estos consejos está prácticamente asegurado el no coger ni un kilo de más, incluso puede que se vuelvan del crucero habiendo adelgazado.