Gastronomía

Por Shahinez Hadj Zoubir 
 
La ciudad de Abu Dhabi cuenta con un gran abanico de oferta culinaria procedente de todas las partes del mundo, sin embargo uno no puede dejar la ciudad sin conocer la gastronomía local. Es precisamente con este propósito que nace Al-Fanar, un restaurante tradicional emiratí ubicado en una de las zonas más exclusivas de la capital.
 
Una decoración que enamora.
Al-Fanar no es solo un restaurante, sino toda una experiencia. El lugar nos invita a hacer un viaje en la historia del país, de hecho el local es un edificio histórico que fue remodelado añadiéndole el confort que se merece el turista que elige el hotel Ritz Carlton que acoge el restaurante. Pero sin alterar la historia que nos relata sus paredes castizas. 
 
Gastronomía ancestral
Los variados platos que ofrece el lugar son los mismos que consumen los propios emiratís en casa. No es de extrañar que muchos de los clientes son locales que eligen el lugar para degustar los mismos platos que preparan sus madres y abuelas. 
 
Tal y como manda la tradición árabe, los platos son generosos y variados. Los entrantes son ligeros y la mayoría de ellos tienen sabor a mar, como la sopa de marisco o las croquetas de pescado. Por su parte la sopa de lentejas especial de la casa, es ligera y tiene un toque ahumado, desde luego, merece la pena ser probada. Aparte del sabor, lo que más se agradece es sin duda la frescura de los ingredientes. 
 
Los platos principales compuestos principalmente de carne y arroz, son especiados y auténticos y su laboriosa preparación desafió el adverso clima del desierto a través del tiempo.
 
Pero sin duda el plato más inolvidable es ¡el revuelto de tiburón!, su sabor confundido por las especies, es una fusión entre la carne de pescado y la de pollo, todo un manjar. Sea como fuere, es reconfortante para los bañistas saber que los tiburones, terminen antes en el plato que en el mar… .
 
La cena está acompañada en todo momento de té árabe y por una refrescante limonada con menta. Finalmente los dátiles, la miel y la canela son los protagonistas de los distintos postres que concluyen la velada.
 
Hospitalidad árabe 
Lo que hace diferente a Al-Fanar de los demás restaurantes es precisamente la hospitalidad árabe que caracteriza su servicio. Un valor añadido que, sin duda, deja encantados a sus comensales. Los trajes locales de los camareros recuerdan en todo momento que te encuentras en pleno corazón del desierto. Así mismo, se agradece la simpatía y atención de Jamal, el responsable de esta brillante idea que cuidó hasta el último detalle. 
Al Fanar es sobre todo una experiencia inolvidable y una oportunidad para sumergirse de lleno en la auténtica cultura emiratí y por fortuna cuenta con varios locales en todo el país.