Viajes

Por  Isabel Garrido Mingo
Foto: Tetuán, que fue la capital del protectorado español en el norte de Marruecos, es una de las ciudades más bonitas del país. 
 
La ciudad de Tetuán, situada al norte de Marruecos, cerca del mar Mediterráneo y de la ciudad de Ceuta, es heredera de la urbe romana de Tamuda y tiene su origen en la Edad Media. Fue destruida en numerosas ocasiones, primero en el siglo X por orden del Califa de Córdoba, en el siglo XIV por los nazaríes, en 1437 por el rey Enrique III de Castilla y por los portugueses de Ceuta en 1484. Más tarde, fue reconquistada y refundada por los granadinos de Al Mandari para luchar contra los cristianos de la costa, y durante el siglo XVII comenzaron a llegar los moriscos expulsados de España y subió al poder la familia Al Naqsis, que llevó la ciudad con bastante autonomía. Durante el siglo XVIII, floreció el comercio del Mediterráneo y Tetuán se convirtió en el centro de los diplomáticos del reino, ascendiendo al poder la familia Riffi. El siglo XIX estuvo gobernado por el Caid Hamed y la ciudad entró en una época de decadencia al estar anclada en la Edad Media. En 1860, durante la primera guerra de África entre España y Marruecos, fue ocupada por las tropas españolas al mando del general Odonell; se delimitó la zona de ocupación española y tras el pago de las indemnizaciones, España abandonó el territorio dos años más tarde. Sin embargo, con la nueva llegada de los españoles en 1911 y la proclamación del protectorado, Tetuán se rehabilita y se moderniza, y tras la independencia de Marruecos, la ciudad se enfrenta al reto de adaptarse a la nueva administración y la mayor parte de la población española y judía abandona el territorio progresivamente.
 
Patrimonio de la Humanidad 
Además, de estar bien comunicada por autopista con Tánger, Ceuta y el resto de la red nacional, Tetuán cuenta con un pequeño aeropuerto con escaso tráfico regional. La ciudad destaca por la Medina, que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el barrio español del Ensanche, que complementa a la Medina y es conocido por ser el mejor barrio colonial de Marruecos y un importante centro comercial, los arrabales de la época española, el Barrio Málaga y el Barrio Muley Hassan. La Medina, descrita por algunos expertos por ser “Grande, bella y caótica”, está formada por calles sinuosas, plazoletas, rincones y grandes puertas que atraen la atención de todos los turistas. Destacan la Puerta Bab Nouaded, la Puerta Bab Tut, la Puerta del viento Bab Ruah, la Puerta de Luneta, la Puerta Bad Okla, la Puerta Bad Saida o la Puerta Bad Maqabar. Para muchos, la Medina es uno de los mejores lugares para comer de Tetuán, entre su gastronomía destaca el tajine de boquerones o el pescado frito o a la plancha. Desde hace décadas, Tetuán es uno de los principales destinos turísticos de Marruecos elegido por muchos españoles que, debido a la influencia histórica, deciden ir a conocer el barrio español. Además, este turismo se ha incrementado por el éxito del libro de María Dueñas y la posterior serie televisiva ‘El tiempo entre costuras’. Asimismo, Tetuán cuenta con un rico turismo de aventura en sus alrededores con los montes del Gorges, Yebel Kelti, el Hauz y el Parque Nacional de Yebel Buhasen, y su cercanía a la costa le permite disfrutar de playas como Tamuda Bay y Cabo Negro gracias a las que recibe a un gran número de turistas del centro y del sur del país.