La cumbre de Abiyan entre europeos y africanos no puede ser un protocolo más para salvar la cara, hay que cumplir los acuerdos y hacer realidad una cooperación imprescindible para conseguir objetivos tan esenciales como el control de la inmigración ilegal, lucha contra las mafias que trafican con seres humanos...