Con la Carta sobre la Tolerancia publicada en 1698, John Locke ponía los cimientos de uno de los pilares fundamentales de la democracia liberal moderna. El valor de la tolerancia, después de siglo y medio de guerras de religión en Europa, significaba en aquella época la primera piedra para la construcción del edificio de la libertad.