En los últimos tiempos el auge de la islamofobia europea es palpable allá donde se vaya. Se aprecia en prácticamente todos los ámbitos, a nivel político y social. Una islamofobia o racismo que parte del más absoluto desconocimiento de las culturas, creencias e ideologías, pero que últimamente se viene nutriendo por atentados de individuos que atacan bajo la falsa bandera del islam.