Domingo, 28 de Mayo de 2017

Un futuro para los egipcios

Ya han pasado cuatro años desde el famoso 25 de enero egipcio, la revolución en la plaza Tahrir. Las imágenes de la ya famosa Plaza de la Liberación se quedaron grabadas en nuestras cabezas, los gritos de libertad y de dignidad del pueblo egipcio. Sin embargo, ¿qué nos queda después de cuatro años? El pasado domingo pudimos ver los rescoldos de la revolución traducidos en una jornada con varios muertos y un Gobierno lavándose las manos por todo lo ocurrido. El lunes 26 en Casa Árabe pudimos asistir a una conferencia en la cual dos expertos, Nadine Abdalla y Ricard González, nos explicaron cómo llegó Egipto a aquella situación y cómo podría salir de ella.

Leer más

18 muertos en Egipto por las protestas en el 4º aniversario de la revolución

Al menos 18 personas, entre ellas tres policías, han muerto en las protestas en distintas ciudades de Egipto con motivo del cuarto aniversario de la revolución que depuso a Hosni Mubarak, según ha confirmado el ministro de Sanidad egipcio.

Leer más

Egipto reconoce que se utilizó pegamento común para la barba de Tutankamon

Después de tres días de polémica, el ministro egipcio de Antigüedades, Manduh al Damati, dio la cara después de que se conociera que en agosto de 2014, la barba postiza de la máscara de Tutankamon se cayó y los restauradores del Museo Egipcio de El Cairo la devolvieron a su sitio gracias a un pegamento de secado rápido.

Leer más

Hallada una nueva faraona en Egipto

El Ministerio egipcio de Antigüedades anunció este domingo el descubrimiento cerca de El Cairo de una tumba de una reina de la V dinastía faraónica (2.500-2.350 a.C), de la que hasta ahora se desconocía su existencia.

Leer más

Margallo busca en Egipto un aliado para combatir el terrorismo

El ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, se ha reunido este sábado con el presidente egipcio Abdelfatah al Sisi en busca de cooperación en la lucha contra el terrorismo y la importancia de la estabilidad en la región mediterránea y en el norte de África.

Leer más

Egipto abre la actividad del ministro García-Margallo en el Consejo de Seguridad de la ONU

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, se ha desplazado a Egipto para abordar los grandes problemas de Oriente Próximo y Norte de África, a escasos días de que España entre a formar parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

Leer más

Mubarak es absuelto de la muerte de manifestantes en las revueltas que le derrocaron

El exdictador egipcio Hosni Mubarak fue derrocado en 2011 por una revolución popular y está enfermo y en la cárcel. Pero tiene suerte, porque la Justicia de su país no le condenó a la pena de muerte, a pesar de haber sido el máximo responsable durante casi tres décadas de la brutal represión ejercida contra la oposición por los aparatos del Estado. En 2014, los jueces egipcios siguen siendo los mismos que en la época de Mubarak, y muchos de estos magistrados fueron funcionarios dóciles y sin escrúpulos que estuvieron al servicio de un régimen dictatorial, cruel y corrupto. Sólo unos pocos jueces resistieron dignamente al poder autoritario en la etapa en que Mubarak dirigió el país con mano de hierro y saqueó sus riquezas. Lo hizo de común acuerdo con la cúpula militar que en julio de 2013 derribó al presidente electo del país, el islamista Mohamed Mursi, y aupó al poder al mariscal Abdelfatah al-Sisi. Sí, Mubarak tiene suerte. Un tribunal de El Cairo absolvió este sábado al exdictador egipcio, así como al exministro del Interior, Habib al Adly, de los cargos de complicidad en las muertes de los manifestantes durante la ‘Primavera Egipcia’ de 2011. A pesar de que el juez cifró los fallecidos durante la revolución en 239, las estimaciones de ONGs y grupos opositores apuntan a que más de 800 personas perdieron la vida -y más de 6.400 resultaron heridas- en el transcurso de las revueltas populares que finalmente acabaron con el derrocamiento de Mubarak. Termina así un juicio histórico desde el inicio de las protestas que sacudieron la región a partir de diciembre de 2010 y empezaron en Túnez y Egipto. Según la ONG Human Rights Watch (HRW), el juicio contra Mubarak “podría haber supuesto un precedente en el ámbito de la lucha contra los abusos a los derechos humanos y por la defensa de un estándar justo en el proceso judicial”. No ha sido así porque “unos jueces pusilánimes y cobardes al servicio del poder político han decidido salvar el pellejo de su antiguo protector, el dictador Mubarak”, declaró a Atalayar Ali M., un islamista simpatizante de los Hermanos Musulmanes, movimiento prohibido por Al-Sisi tras el golpe de Estado que dirigió hace año y medio.

Leer más

Abdelfatah al-Sisi defiende un intervención militar en Libia

El presidente de Egipto y exmariscal golpista, Abdelfatah al-Sisi, cree que la comunidad internacional tiene que intervenir militarmente en Libia. España, en cambio, promueve el diálogo entre las partes enfrentadas en Libia para encontrar una solución política que acabe con el caos y la violencia y restablezca la paz. Países de África del Norte políticamente relevantes, como Argelia y Marruecos, apoyan la vía española hacia la paz. Sin embargo, los dirigentes de Libia acusan a Egipto y otros países como los Emiratos Árabes Unidos (EAU) de haber llevado a cabo acciones militares en territorio libio. Francia apoya una solución política, pero no descarta completamente la vía militar en Libia y Estados Unidos observa de cerca la evolución de la situación. Al-Sisi realizó una visita a París esta semana para entrevistarse con el presidente francés, François Hollande, y tratar de convencerle de que la opción militar en Libia es inevitable. Hace tan sólo un año el mandatario egipcio era un político impresentable y casi infrecuentable debido a la represión que desencadenó el golpe de Estado que dirigió contra el presidente islamista de Egipto, Mohamed Mursi. Ahora, el hombre fuerte de El Cairo se ha convertido en un dirigente clave de cara a la crisis libia, que París considera un asunto prioritario en su política exterior. En una entrevista exclusiva para la cadena de televisión gala ‘France 24’, Al-Sisi defendió “un esfuerzo común para que Libia se convierta en un Estado normal y no en una zona destructiva para sus vecinos, para el Mediterráneo y para Europa”. “Si combatimos el terrorismo en Irak y en Siria, los terroristas se irán a Libia. Y en ese país tendremos que aplicar las mismas medidas contra el terrorismo que en Irak y en Siria”, advirtió el dirigente egipcio. Egipto, que tiene problemas de terrorismo en la región del Sinaí, comparte más de 1.000 kilómetros de frontera con Libia y sus dirigentes se sienten amenazados por el caos que sufre el país vecino desde la caída de Muamar Gadafi en 2012.

Leer más

Egipto condena a penas de cárcel a 78 adolescentes islamistas

Un total de 78 menores de edad fueron condenados por un tribunal de Alejandría (norte de Egipto) a penas de cárcel de entre dos y cinco años de reclusión, por haberse manifestado en la calle para reclamar el regreso al poder del antiguo presidente islamista, Mohamed Mursi. Este dirigente fue derrocado en julio de 2013 por un golpe militar dirigido por el exmariscal y actual presidente de Egipto, Abdelfatah al-Sisi. Los condenados son chicos adolescentes de 13 a 17 años, y fueron sentenciados por “pertenencia a una organización terrorista”. Esta organización es la de los Hermanos Musulmanes, que fue declarada ilegal tras el golpe de Estado de Al-Sisi. El nuevo régimen, que tiene el apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y países árabes influyentes como Arabia Saudí, ha detenido a miles de militantes y simpatizantes de los Hermanos Musulmanes y unos 700 han sido condenados a muerte. ONGs como Amnistía Internacional (AI) acusan al régimen de Al-Sisi de pisotear los derechos humanos de los egipcios y la ONU calificó de situación “sin precedente en la historia reciente” las numerosas condenas a muerte dictadas en juicios sin garantías de ninguna clase. Unos 15.000 partidarios del depuesto presidente Mursi están encarcelados en todo el país. Algunas fuentes opositoras barajan la cifra de 45.000 detenidos. Los adolescentes condenados en Alejandría son “78 menores, miembros de los Hermanos Musulmanes, que fueron detenidos por haber participado en manifestaciones en los últimos tres meses para reclamar la caída del régimen y en las que bloquearon carreteras y transportes, y asustaron a ciudadanos pacíficos”, según informó la agencia gubernamental Mena.

Leer más

Los yihadistas egipcios juran lealtad al Estado Islámico

El grupo yihadista Ansar Beit al Maqdis (Seguidores de la casa de Jerusalén, en árabe), que actúa salvajemente en la región del Sinaí egipcio, dio un paso más en su estrategia terrorista al jurar lealtad al mal llamado Estado Islámico (EI), que controla zonas importantes de Siria e Irak. Los yihadistas egipcios declararon a través de un portavoz en una grabación de audio de nueve minutos: “De acuerdo con Allah y las enseñanzas del profeta, anunciamos nuestra alianza con el califato y llamamos a los musulmanes de todo el mundo a que sigan nuestro ejemplo”. Esta prueba de lealtad de unos asesinos profesionales a otros asesinos aún más poderosos fue difundida a través de la misma cuenta de Twitter que el martes de la semana pasada desmintió un comunicado publicado horas antes que informaba de la adhesión del grupo terrorista egipcio al movimiento de delincuentes y fanáticos dirigido por Abu Bakr al Bagdadi, que se escindió de la red Al Qaeda. El grupo egipcio recalcó: “Agradecemos a Allah la creación del Estado Islámico para unir a los musulmanes y su palabra y restaurar la dignidad y el orgullo que había permanecido extraviado durante décadas”. Para los yihadistas egipcios más extremistas que tomaron las armas, el denominado Estado Islámico es “un nuevo amanecer que levanta la bandera del monoteísmo”, y “no tenemos otra alternativa que hacer pública nuestra promesa de lealtad al califa para escucharle y obedecerle”. La decisión de Ansar Beit al Maqdis podría significar la presencia directa y activa del EI en la península del Sinaí, que es un territorio estratégico y fronterizo con Israel. Esta zona ha sido escenario de numerosos ataques yihadistas desde el golpe de Estado militar que hace más de un año derrocó al presidente islamista de Egipto, Mohamed Mursi, e ilegalizó a los Hermanos Musulmanes. Los islamistas y los yihadistas, sobre todo los más radicales que practican el terrorismo, son duros adversarios en Egipto. Los extremistas nunca vieron con buenos ojos la llegada de los Hermanos Musulmanes al poder, y los consideraron traidores y enemigos del islam.

Leer más

El terrorismo golpea de nuevo en Túnez y Egipto

El terrorismo yihadista volvió a golpear esta semana en Túnez y Egipto, dos países que derrocaron a sus dictaduras pero se enfrentan a graves problemas políticos, sociales y económicos y a la violencia. Túnez, que celebró recientemente elecciones legislativas, acudirá a la urnas el 23 de noviembre para elegir al presidente del país. La transición tunecina a la democracia avanza poco a poco, pero el yihadismo hace todo lo posible para impedirlo. La situación es mucho más compleja en Egipto, donde hace más de un año el mariscal Abdelfatah al-Sisi protagonizó un golpe de Estado que acabó con el poder de los Hermanos Musulmanes y aupó a la presidencia a este militar autoritario tras unas elecciones más o menos limpias. Egipto también sufre la violencia del terrorismo yihadista. Así las cosas, en Túnez, un ataque terrorista contra un autobús militar en el noroeste del país magrebí causó el miércoles de esta semana la muerte de cuatro soldados y 13 heridos, cuando el país está inmerso en plena campaña electoral para las presidenciales. Según confirmó a varios medios el portavoz del Ministerio de Defensa de Túnez, Bel Hasan Oueslati, un grupo armado disparó con fusiles kaláshnikov contra el autobús, en el que también viajaban familiares de los militares y que se dirigía desde la región de El Kef, a 120 kilómetros al suroeste de la capital, hacia la vecina Yenduba. Fuentes médicas del hospital regional de Yenduba, donde fueron trasladados los heridos, informaron de que dos de ellos fueron llevados al hospital militar de la capital porque no se disponía de medios suficientes para atenderlos. El autobús estaba estacionado frente a una casa en la aldea de Nebber, a 20 kilómetros de la frontera de Argelia, en una zona donde desde el pasado verano el Ejército localizó varios campamentos de “células móviles” de terroristas. Esta zona, montañosa y boscosa, se encuentra al norte de la región de Kaserín, enclave donde se refugian miembros del grupo yihadista Ansar al Sharia (Partidarios de la Ley Islámica).

Leer más

Egipto e Irán reprimen a homosexuales y disidentes

Ser homosexual o pensar de forma distinta a la mayoría de la sociedad sigue siendo un delito en los países antidemocráticos. Pasan los años y los problemas que sufren los países que tienen la desgracia de estar en manos de regímenes militares o teocráticos, como es el caso de Egipto e Irán, siguen vigentes. En Egipto, el mariscal Abdelfatah al-Sisi derrocó hace más de un año a través de un golpe de Estado al presidente islamista, Mohamed Morsi, que fue elegido en las urnas, y estableció un régimen militar parecido al de Hosni Mubarak. Egipto tiene la desgracia de tener que soportar en el poder a militares golpistas o islamistas reaccionarios y antidemocráticos. Pero ni unos ni otros garantizan las libertades públicas elementales. En este contexto, el derecho a poder disfrutar de su propia sexualidad es pura ciencia ficción en este país árabe. Un tribunal de El Cairo recordó el pasado fin de semana que Egipto no es un país democrático y tolerante al condenar a ocho ciudadanos a tres años de cárcel cada uno bajo la acusación de haber aparecido en un vídeo difundido en las redes sociales en el que se representaba una supuesta boda gay en un barco en el río Nilo a su paso por la capital del país. El Tribunal de Delitos de Qasr el Nil acusó a los condenados de “instigar al libertinaje y propagar acciones que van contra la moral pública”. La autoridad forense egipcia anunció recientemente que los acusados fueron sometidos a inspecciones físicas que demostraron que “no eran homosexuales”, según informó el diario ‘Al Ahrma Online’. Los condenados fueron detenidos el pasado mes de septiembre y acusados por el fiscal general, Hisham Barakat, de cometer “crímenes que incitan al libertinaje” y de publicar “fotos vergonzosas y contrarias a los valores públicos”. Barakat afirmó, además, que los acusados se reunieron con el objetivo de llevar a cabo la unión matrimonial de dos de ellos y que lo grabaron en un vídeo “que muestra imágenes vergonzosas, lamentables, que ofenden a Dios y que representan una vergüenza pública, por lo que constituyen un delito”. La ley egipcia persigue la homosexualidad a través de lo que la Justicia considera lucha contra “el libertinaje”. En 2001, estalló un caso muy polémico cuando 52 personas se encontraban en el barco ‘Queen’, en El Cairo, en una fiesta homosexual, según la Policía y la Justicia. 21 personas fueron procesadas y condenadas a tres años de prisión y trabajos forzados.

Leer más

Los diplomáticos ensalzan el papel de Casa Árabe en España

Los embajadores árabes en Madrid de cuatro países estratégicos del Mediterráneo: Palestina, Egipto, Libia y Túnez, estrechos colaboradores de Casa Árabe, nos cuentan sus experiencias y opiniones sobre el trabajo de dicha institución en España.

Leer más

Los ferrocarriles egipcios encuentran un tren que desapareció hace ocho años

La compañía de ferrocarriles egipcia anunció hace unos días que había encontrado un tren que desapareció hace ocho años. Muchos egipcios, al conocer la noticia, se pensaron que era una broma y así lo manifestaron en Internet. Egipto, como la mayoría de los países árabes, no tiene unos servicios públicos que funcionen como en Suiza o en Dinamarca. Al revés, el funcionamiento de los servicios en manos del Estado deja bastante que desear, y los ferrocarriles no son una excepción. Egipto es un gran país de 82 millones de habitantes. Hay mucho talento en Egipto, gente preparada y excelentes profesionales en este país árabe que en el siglo XX fue una nación de vanguardia en muchos aspectos en la región. Pero sus responsables públicos son en general individuos autoritarios, incompetentes y en algunos casos corruptos. Por eso, cuando la compañía nacional de ferrocarriles dio la sorprendente noticia del hallazgo del tren desaparecido, millones de personas no se lo creyeron o pensaron que en Egipto todo es posible. Los periódicos del país se hicieron eco de la noticia y publicaron fotos de un convoy compuesto por una locomotora, seis vagones y 12 vehículos y abandonado en una zona desértica donde no hay ninguna línea de ferrocarril. Ahí está el misterio. ¿Cómo pudo llegar ese tren a semejante lugar?, se preguntan los egipcios. Según las autoridades, 100 kilómetros de vía férrea fueron desmontados por grupos de ladrones que se quedaron con el material, se supone que para venderlo. La vía férrea desaparecida unía el oasis de Dakhla, en el desierto occidental, con la ciudad turística de Louxor, situada a 700 kilómetros al sur de El Cairo y al borde del río Nilo. Esta línea fue construida por los británicos en 1908 antes de ser invadida por las dunas del desierto. Fue reconstruida en los años 80 del siglo pasado, pero la negligencia y la desidia del Estado en la época de Hosni Mubarak y la corrupción acabaron ganando la batalla a esta infraestructura. En 2008, el denominado tren del oasis se quedó bloqueado para siempre en pleno desierto por falta de vía férrea y los maquinistas abandonaron el convoy, que cuesta unos 10 millones de euros.

Leer más

Varios atentados en cadena amenazan la estabilidad de El Cairo

A falta de tres meses para que se cumplan cuatro años desde que el régimen de Hosni Mubarak fuera derrocado por la cúpula militar egipcia, alentada por las protestas de los ciudadanos en el contexto de la ‘Primavera Árabe’, la estabilidad en el país está lejos de asentarse. El derroche de alegría y la esperanza con las que se había recibido al primer presidente elegido libremente por los egipcios, Mohamed Morsi, libre además de vestigio castrense alguno, apenas duró un año. En julio de 2013, el actual presidente de Egipto, Abdelfatah al-Sisi, dio un golpe de estado e intervino así de nuevo esta vez para hacer factible la demanda de la así llamada ‘segunda ola de la Revolución Egipcia’ de destituir al líder de los Hermanos Musulmanes. El resultado de estas actuaciones es la ola de violencia que se vive en la actualidad en Egipto, un país dividido y sumiso en una cadena de atentados casi al orden del día, perpetrados por los grupos islamistas que no aceptan las nuevas disposiciones constitucionales ni las nuevas medidas de seguridad.

Leer más

Páginas