Viernes, 26 de Mayo de 2017

“En la región árabe crecemos con más intensidad”

El grupo farmacéutico y biotecnológico español Suanfarma lleva más de diez años trabajando con los países árabes, aunque su actividad allí se ha potenciado desde 2012, cuando estableció una oficina comercial fija en Dubai. Según su presidente, Héctor Ara, la compañía ya alcanza el 10% de su facturación en esta región del mundo, “y no sería de extrañar que a medio plazo lleguemos al 20%”, asegura. Los países árabes se ven obligados a importar gran parte de los productos farmacéuticos que consumen, la mayoría de las veces a precios altos, por eso han recibido con los brazos abiertos a Suanfarma, una sociedad con la que, probablemente, consigan desarrollar su propia industria farmacéutica y abaratar sus costes sanitarios.

Leer más

Un grupo terrorista egipcio reivindica la decapitación de tres rehenes

A los sanguinarios del Estado Islámico (EI) les ha salido un competidor en Egipto. Se trata del grupo yihadista Ansar Beït al-Maqdess (Los Partidarios de Jerusalén), que reivindicaron a través de un vídeo la ejecución de cuatro rehenes. Tres de ellos fueron decapitados por sus captores, que acusaron a las víctimas de colaborar con el Estado de Israel y los militares egipcios. En menos de dos meses, este grupo terrorista egipcio ha publicado en dos ocasiones en las redes sociales imágenes de personas ejecutadas a sangre fría bajo la acusación de ser espías del Ejército o del Mossad, los poderosos servicios secretos de Israel. El 5 de octubre, el grupo yihadista difundió su último vídeo a través de Twitter. En la grabación, los terroristas sostienen que las cuatro personas asesinadas estaban a sueldo de los militares egipcios y los servicios de inteligencia israelíes. Después de esta acusación se ven imágenes de un discurso del portavoz del EI, Abou Mohammed al-Adnani, llamado a los yihadistas del Sinaí a matar a miembros de las fuerzas de seguridad egipcias. Ansar Beït al-Maqdess no ha jurado lealtad al Estado Islámico, como sí lo hizo hace poco una escisión de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), Soldados del Califato en Tierra de Argelia. Este grupo criminal asesinó recientemente en la región argelina de la Cabilia al turista francés Hervé Gourdel. El EI ejecutó en las últimas semanas a cuatro rehenes estadounidenses y británicos secuestrados en Siria. En Egipto, Ansar Beït al-Maqdess se creó en 2011, antes de la destitución por los militares del presidente islamista Mohamed Morsi, en julio de 2013. Israel y los gasoductos que abastecen a este país, así como la Policía y el Ejército egipcios son los principales objetivos de Ansar Beït al-Maqdess.

Leer más

Marruecos y Egipto firman un acuerdo en materia religiosa

Marruecos y Egipto firmaron un acuerdo de cooperación en materia religiosa para los años 2014, 2015 y 2016. El acuerdo fue sellado en El Cairo entre el ministro egipcio de Asuntos Religiosos, Mohamed Mokhtar Joumaa, y el embajador marroquí en Egipto, Mohamed Saad El Alami. El acuerdo, que es fruto de un memorando firmado en 2009 por Marruecos y Egipto, quiere reforzar “la concertación y el intercanbio de experiencias” entre los dos Estados en cuestiones de interés común como pueden ser la traducción y difusión de libros en lenguas extranjeras y textos islámicos oficiales. Para Rabat y El Cairo, esta alianza en materia religiosa es también una forma de frenar el avance de las ideas salafistas y extremistas que se amparan en el islam. Las dos partes, según informaron a los medios, quieren también promover el intercambio de pensadores y expertos sobre el islam, así como el desplazamiento de estudiantes egipcios becados a establecimientos religiosos marroquíes. En el mismo marco, los dos países se pusieron de acuerdo para difundir y defender valores islámicos moderados a través de soportes audiovisuales y llevar a cabo un proyecto de rehabilitación de mezquitas. Marruecos, cuya aplicación del islam se basa en el rito malekita, es un país musulmán moderado que desempeña cierto protagonismo en materia religiosa en África y el mundo árabe. Muchos observadores creen que Marruecos está “promocionando” un modelo religioso abierto y moderado que puede ser un ejemplo para países en África que viven dificultades con los grupos islamistas radicales y los terroristas yihadistas.

Leer más

El cuscús, un plato tradicional del Magreb

Tendencias

En árabe significa “la comida”, debido a que desde la antigüedad está considerado como el alimento principal en muchos de los pueblos del norte de África.

Leer más

Un islamista marroquí pide a Benkirane que detenga al presidente Al-Sisi y lo entregue a la justicia internacional

El anuncio de la visita del presidente de Egipto, Abdelfatah al-Sisi, a Marruecos, no gustó a todos en el país magrebí. Se oyen reacciones hostiles ante la llegada de un exmilitar golpista que derrocó hace más de un año al presidente electo, Mohamed Mursi, e implantó un régimen autoritario con apariencia parlamentaria. El viaje oficial del hombre fuerte de Egipto a Marruecos coloca al primer ministro del país, el islamista Abdelilah Benkirane, en una situación delicada, porque en las filas de su partido, el PJD, se oyen voces críticas. Los islamistas marroquíes no están encantados con este viaje. Algunos, como Benkirane, lo ocultan; otros no. Es el caso de M’Hamed El Hilali, miembro de la dirección del Movimiento Unicidad y Reforma (MUR), la matriz ideológica del PJD de Benkirane. Este dirigente islamista marroquí no ha olvidado que el 3 de julio de 2013, Al-Sisi sacó los tanques a la calle para mandar a Mursi y a muchos dirigentes de los Hermanos Musulmanes a la cárcel y disolver este movimiento. El golpe de Estado provocó muertos y heridos. Por ello, M’Hamed El Hilali cree que el Gobierno marroquí tiene que detener al presidente-mariscal egipcio cuando llegue a Marruecos y entregarlo después al Tribunal Penal Internacional (TPI) por “crímenes” de guerra contra el pueblo egipcio. Amina Maâ El Ainin, diputada saharaui y líder juvenil del PJD, hizo saber que “el golpista no es bienvenido a Marruecos”. En privado, otros jefes del PJD se pronuncian de forma parecida.

Leer más

El presidente egipcio, Abdelfatah al-Sisi, visitará Marruecos el 21 de septiembre

El presidente de Egipto, Abdelfatah al-Sisi, visitará Marruecos el próximo 21 de septiembre, según informaron fuentes diplomáticas marroquíes. La primera visita oficial del jefe del Estado egipcio al país magrebí durará tres días. Al-Sisi se entrevistará con el rey de Marruecos, Mohamed VI, y con varios responsables políticos marroquíes. El pasado 7 de julio, el soberano marroquí envió un mensaje al presidente egipcio en el que expresó su mejores deseos para que consiga “más progreso y prosperidad para Egipto”. Además, Mohamed VI comunicó su “pleno apoyo” a Egipto y a “todo lo que contribuya a incrementar la estabilidad y la prosperidad del pueblo egipcio”. El mensaje real, que fue entregado por el ministro marroquí de Asuntos Exteriores y Cooperación, Salahedine Mezuar, al presidente Al-Sisi, no pasó desapercibido en El Cairo, que mantiene estrechas relaciones políticas y económicas con Rabat. Durante la entrega del mensaje real, Mezuar hizo llegar al dirigente egipcio “la voluntad de Marruecos de ampliar los dominios de la cooperación bilateral y de consolidar las relaciones privilegiadas que unen a los dos países”. Al-Sisi es un antiguo mariscal del Ejército y el artífice del golpe de Estado que hace más de un año derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi. El exmilitar golpista llegó a la jefatura del Estado tras haber ganado las elecciones presidenciales el pasado mes de junio. Aunque ejerce el poder de forma autoritaria y reprime con dureza a la oposición islamista y laica, Al-Sisi tiene el apoyo de una parte importante de la población que lo considera un salvador de la patria o un mal menor frente al islamismo político y al yihadismo combatiente. También cuenta con la ayuda de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), porque, en términos políticos, Egipto es un actor primordial en la región de cara al conflicto palestino-israelí y otras crisis.

Leer más

Ahmed Seif Al Islam, un luchador por la democracia en Egipto, muere a los 63 años

En Egipto, ha muerto a los 63 años un hombre bueno, Ahmed Seif Al Islam. Era abogado de profesión y un activista a favor de la democracia y del respeto a los derechos humanos en su país. Sufrió torturas y vejaciones de todo tipo por parte de la Policía y su actividad militante le llevó a la cárcel durante cinco años. Murió tras una larga enfermedad y una vida digna. Fue uno de los fundadores del Centro Jurídico Hisham Mubarak, una entidad que durante años ha asesorado y defendido a muchos egipcios víctimas de la tortura. “Era un hombre bueno y justo, un demócrata que soñaba con un Egipto diferente y alejado de la violencia, la intolerancia y la prepotencia del poder. Inculcó a sus hijos el amor por la libertad y siempre estuvo a favor de los débiles”, recuerda para Atalayar Mohamed H., un egipcio refugiado en Túnez. Su hijo mayor, Alaa Abdel Fatah, fue condenado a 15 años de cárcel por manifestarse en la calle en contra de una polémica y antidemocrática ley de seguridad aprobada por el actual régimen del presidente y exmariscal golpista Abdelfatah al-Sisi. Su hija menor también se encuentra encarcelada a la espera de juicio por protestar contra la condena de su hermano. Ahmed Seif al Islam fue detenido en dos ocasiones en la época del presidente Anuar el Sadat y otras dos con Hosni Mubarak. En los cinco años que estuvo preso en la década de los 80 debido a su activismo democrático, este abogado pro derechos humanos sufrió en carne propia la tortura practicada por los esbirros del régimen dictatorial. Una de sus hijas, Mona Seif, fundadora del colectivo ‘No a los Juicios Militares’, nació mientras su padre estaba en prisión. Ahmed Seif al Islam era un hombre de izquierda, pero no dudó en defender a islamistas que habían sido víctimas de la tortura y los juicios sumarísimos, e hizo lo mismo con 52 jóvenes detenidos en 2001 por “comportamientos homosexuales”. La lucha contra la tortura fue para este activista una forma de rebelarse contra el poder arbitrario, corrupto y criminal que desde hace décadas dirige los destinos de Egipto. El diario digital ‘Mada Masr’ recordó el jueves de esta semana las palabras que dedicó Seif al Islam recientemente a su hijo Alaa. “Quería que heredaras una sociedad democrática que protegiera tus derechos, hijo mío, pero en cambio te he legado la celda que un día me encerró y que ahora te encierra a ti”.

Leer más

Al-Sisi no será juzgado por el Tiananmen egipcio de hace un año

El antiguo mariscal y actual presidente de Egipto, Abdelfatah al-Sisi, que tiene el apoyo político de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), no será juzgado por su responsabilidad en la masacre de la Plaza de Rabaa al-Adawiya, que tuvo lugar en El Cairo el 14 de agosto de 2013. Al-Sisi y sus generales derrocaron al presidente electo de Egipto, el islamista Mohamed Mursi, y acabaron con el poder de los Hermanos Musulmanes. El militar golpista, siguiendo una vieja tradición castrense en la vida política egipcia, aseguró que su objetivo no era otro que acabar con el caos y restablecer el orden en el país árabe. El 14 de agosto de 2013, fuerzas policiales y militares desalojaron a miles de personas que se habían concentrado en la Plaza de Rabaa al-Adawiya, en el este de la capital egipcia, para protestar contra el golpe de Estado militar. Muchos manifestantes eran islamistas, pero también acudieron a la concentración militantes de izquierda y ciudadanos descontentos con la evolución de los acontecimientos políticos en Egipto. Durante 45 días decenas de miles de egipcios se concentraron en la citada plaza para expresar su repulsa a los militares golpistas. La intervención policial y militar provocó la muerte de al menos 851 personas y causó centenares de heridos y muchas detenciones. Según denuncia la ONG Human Rights Watch (HRW), en la Plaza de Rabaa al-Adawiya, hubo una matanza y Al-Sisi debería ser juzgado como principal responsable de este crimen de Estado. Algunos activistas pro derechos humanos comparan lo que ocurrió en El Cairo hace un año con la matanza de la Plaza de Tinananmen, en Pekín, el 4 de junio de 1989, cuando centenares de estudiantes fueron asesinados, y entre 7.000 y 10.000 resultaron heridos, por fuerzas militares y policiales durante una protesta contra el régimen comunista chino. “En la Plaza de Rabaa al-Adawiya, las fuerzas de seguridad egipcias perpetraron en un sólo día una de las más importantes masacres de manifestantes de la historia reciente”, declaró Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW.

Leer más

Israel y Hamás aceptan una tregua de 72 horas propuesta por Egipto

Hay una nueva tregua entre Israel y el movimiento islamista palestino Hamás. El alto el fuego propuesto por Egipto y aceptado por las dos partes enfrentadas es de 72 horas. Empezó a las ocho de la mañana de este martes (una hora menos en la España peninsular). ¿Durará las 72 horas acordadas? ¿Será violado una vez más por una de las partes o por las dos? Nadie lo sabe, pero es probable que así sea. Hasta hora, las treguas han sido una tomadura de pelo, una forma de ganar tiempo, desmoralizar al enemigo y burlarse de la ONU y del conjunto de la comunidad internacional. Israel y Hamás, a propuesta de Egipto, aceptaron poner fin a sus enfrentamientos en la Franja de Gaza durante tres días. Un portavoz del Ejecutivo israelí confirmó el compromiso de esta institución para “comenzar a aplicar la iniciativa egipcia” el martes por la mañana. “Si el alto el fuego se respeta, no habrá necesidad de presencia de fuerzas en la Franja de Gaza”, apuntó el portavoz militar. Por su parte, un portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, informó a la agencia Reuters de que su movimiento había trasladado a Egipto “su conformidad con el periodo de calma de 72 horas”. El jefe negociador palestino, Azam al Ahmed, dirigente del movimiento Al Fatah, señaló en un comunicado que durante esa tregua Egipto entablará contactos con Israel y con la delegación negociadora palestina, integrada también por miembros de otros grupos como Hamás, para “conseguir las demandas palestinas de detener la agresión y acabar el bloqueo” sobre la Franja de Gaza. Las dos partes en conflicto ya acordaron el jueves de la semana pasada poner fin a sus enfrentamientos durante 72 horas, pero la tregua saltó por los aires en sólo unas horas el viernes por la mañana. Israel dio por rota esa tregua tras un ataque de milicianos de Hamás contra un grupo de soldados. Desde que Israel lanzó la operación 'Margen Protector' sobre la Franja de Gaza, el pasado 8 de julio, han muerto más de 1.800 palestinos, en su mayoría civiles. Por parte israelí, han perdido la vida 64 soldados y tres civiles. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto instó este lunes a israelíes y palestinos a aceptar esta nueva tregua, con la esperanza de que pueda dar pie a un acuerdo político “permanente” y a la vuelta de la “estabilidad” en la zona. El Gobierno egipcio invitó a las partes a enviar delegaciones a El Cairo para negociar este pacto a largo plazo.

Leer más

Israel anuncia una mini tregua tras bombardear una escuela de la ONU en Rafah

Es el cuento de nunca acabar. En la ofensiva militar israelí contra la Franja de Gaza, las treguas se decretan para no cumplirlas. Israel acusa al movimiento islamista radical palestino Hamás de violar el alto el fuego cuando las partes en conflicto toman la decisión de dejar de matar y morir por unas horas o unos días. Hamás asegura que es el Ejército israelí que no cumple con su palabra. Lo más probable es que las dos partes en conflicto mientan, manipulen a los medios e intoxiquen a sus respectivas poblaciones y a la comunidad internacional. La última tregua de 72 horas que Israel y Hamás acordaron gracias a los esfuerzos de la ONU y del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, no se aplicó. La tregua se convirtió en el primer minuto en una farsa sangrienta. Siguieron muriendo niños, ancianos, mujeres y hombres palestinos, víctimas de la crueldad de Israel y de la irresponsabilidad de los islamistas radicales que mandan en Gaza y están convencidos de que Allah los eligió para perpetuar un conflicto que ya dura demasiados años. También murieron soldados israelíes, jóvenes que podrían vivir una vida normal si su país no estuviera militarizado y condenado a una loca estrategia política y militar, impuesta por unos dirigentes que no aceptan ni están dispuestos a la constitución de un verdadero Estado palestino, colonizan tierras ilegalmente, se burlan de la ONU y chulean al mundo entero, y lo que ya es el colmo de la desvergüenza política y moral, aseguran que son descendientes de los millones de pobres judíos indefensos asesinados por el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Israel está perdiendo la batalla de la opinión pública internacional, pero no parece importarle, porque sabe que cuenta con el apoyo de Estados Unidos y de las principales potencias europeas. Todo indica que Tel Aviv seguirá guerreando en Gaza, aunque tengan que morir 100 palestinos cada día. Y, desgraciadamente, Hamás y otros grupos islamistas no están por la labor de negociar. Así las cosas, Israel anunció este lunes un algo el fuego humanitario en la Franja de Gaza de siete horas, pero dejó muy claro que “en caso de que se produzcan disparos, el Ejército responderá”. El coordinador de Actividades Gubernamentales en Cisjordania y Gaza, Yoav Mordechai, detalló que el alto el fuego será aplicable a toda la Franja, a excepción del área de Rafah, según informó la agencia palestina de noticias Maan. El anuncio del alto el fuego llegó dos días después de que la tregua humanitaria alcanzada entre Israel y las facciones palestinas fracasara después de que el Ejército israelí bombardeara varios puntos de la localidad de Rafah a pocas horas del inicio de la misma. El bombardeo tuvo lugar, según Israel, en respuesta a la captura de uno de sus soldados por parte de Hamás. En la madrugada del domingo, el Ejército concluyó que el soldado, identificado como Hada Goldin, había muerto en combate. Antes, el brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezzeldin al Qassam, había dicho que un bombardeo israelí había matado a todos los miembros del comando y, presumiblemente, también a Goldin.

Leer más

El egipcio más flamenco

Los acordes de Ali Khattab están empapados de dos aguas, las de su inmenso Egipto natal y las de los tablaos jerezanos donde se le apareció el duende. Dos orillas del Mediterráneo que este guitarrista autodidacta ensambló por culpa de un casete. “Encontré en casa una cinta con palos flamencos y toques de Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar y Ramón Montoya. Y me enamoré del flamenco”, cuenta a El Mundo Ali en un español cincelado en los bares y las peñas del sur. El embrujo le caló tan hondo que, a los 14 años, se olvidó de la guitarra eléctrica y se hizo del credo llegado de tierra andalusí. “Empecé a comprar discos y a escuchar a Camarón pero sabía que el único modo de aprender flamenco era viajando a España. Llamé a algunos conservatorios. Fue imposible. No hablaba español”, relata el músico. A sus 18 años, se lió la manta a la cabeza y se fue a cumplir el sueño de fandangos y seguidillas. “Recuerdo bien la primera noche en una peña en Jerez con un amigo inglés. Ver a tres guitarristas y a cinco cantaores fue una impresión. Aquello sí que era el flamenco verdadero”.

Leer más

Economía en Egipto

Muchos egipcios esperan que el cambio que se avecina después de las elecciones que llevaron Al-Sisi a la presidencia les abra el camino a la recuperación. Aunque no va a ser fácil. La clave está en crecer y crear empleo: se necesitan 9,5 millones de puestos de trabajo hasta el 2020. Es el termómetro de la estabilidad. El nuevo liderazgo tendrá que impulsar la inversión en infraestructuras que generen empleo. En este empeño se buscará el apoyo de aliados internacionales, lo que podría mantenerle el favor de una población cansada tras tres años de vaivenes. Con un PIB de 270.000 millones de dólares y una población de 80 millones, la economía egipcia se basa en tres pilares sensibles: los ingresos del Canal de Suez, las remesas y el turismo, combinados con el apoyo internacional.

Leer más

Abdelfatá el-Sisi aprieta las clavijas económicas a los egipcios

El Gobierno del presidente de Egipto y exmariscal golpista, Abdelfatá el-Sisi, decidió el pasado 5 de julio aumentar el precio de los carburantes en un 50%. En los últimos 25 años ningún gobierno egipcio se atrevió a tomar una medida de esta naturaleza. Aún así, la gasolina, el gasoil y el gas seguirán estando subvencionados y vendidos al consumidor a un tercio del precio real. La decisión de aumentar el precio de los carburantes fue tomada por el propio presidente, que exige a su Gobierno que reduzca el déficit presupuestario del 15% al 10% del PIB. El Ejecutivo de El Cairo optó por los carburantes, porque, hoy por hoy, la subvención del pan y otros productos alimenticios es intocable. La subvención de estos productos es una válvula de escape para el poder políitco, porque evita que el descontento popular vaya a más y desemboque en protestas callejeras masivas. Para equilibrar las cuentas públicas, el Gobierno decidió también subir el precio del transporte entre un 20% y un 50%, lo que afectará directamente a las clases populares, y aumentar los impuestos sobre los ingresos superiores a 100.000 euros anuales. A partir de ahora estos contribuyentes tendrán que pagar a las arcas públicas el 25% de su renta. Otra de las medidas, que en este caso afectará a los ricos, es la aplicación de un impuesto sobre las operaciones bursátiles. Los expertos ponen en duda que las medidas adoptadas por el Gobierno de El-Sisi sirvan para reducir el déficit y reactivar la economía egipcia, y temen que incrementen el descontento popular y la inestabilidad política y social. La economía egipcia atraviesa desde hace varios años una profunda crisis. El turismo, que es la principal actividad económica del país, no consigue levantar cabeza; otros sectores productivos tampoco tiran del carro y el nivel de vida de los egipcios se ha deteriorado notablemente. De momento, ha subido el precio de la gasolina y la electricidad y los economistas auguran un aumento del 20% de los precios de los productos alimenticios en los próximos meses.

Leer más

Casa Árabe acoge una exposición sobre arte contemporáneo de Egipto

La sede de Casa Árabe de Madrid acoge desde el 24 de junio hasta el 5 de octubre una serie de obras de dos de los representantes más importantes del arte contemporáneo egipcio, Ibrahim El Dessouki y Sameh Ismail. En la exposición, que está organizadas por la Embajada de Egipto en Madrid y Casa Árabe, encontramos estilos totalmente diferentes de estos dos artistas. Ibrahim El Dessouki, que nació en una familia vinculada a la creación visual y la literatura, fue uno de los primeros artistas egipcios en plasmar imágenes de restos arqueológicos de forma contemporánea. En esta exposición presenta obras de gran tamaño y forma vertical en las que encontramos cuadros de columnas rodeadas de misterio de los templos egipcios realizados con óleo sobre lino del año 2010. Vemos también dos trabajos muy actuales del año 2013 y 2014 pintados con carboncillo sobre papel, en los que a través de tonos claroscuros y un azul hechizante crean paisajes que transmiten la soledad del desierto egipcio. Por último, Ibrahim El Dessouki nos muestra cuatro cuadros de gran tamaño (entre 190x95cm), creados con óleo y óleo en barra sobre lino o lienzo y lápiz sobre papel. En estas obras pintadas entre los años 2011 y 2013 encontramos a cuatro mujeres adultas vestidas con trajes largos y muy femeninos, de espaldas o de frente, pintadas en blanco y negro en perfecta armonía, a excepción de uno de ellos en el que el vestido de la mujer es de tonos lilas.

Leer más

“Libia no es sólo un problema, también es la solución”

Presente en la 23ª cumbre de la Unión Africana en Malabo, Guinea Ecuatorial, el ministro libio de Asuntos Exteriores, Mohamed Abdelaziz, responde a las preguntas de ‘Jeune Afrique’. En Malabo, la delegación libia para la 23ª cumbre de la Unión Africana es reducida. Dos funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores y el embajador de Libia en Guinea Ecuatorial acompañan al jefe de la diplomacia, Mohamed Abdelaziz. Mientras se celebran las elecciones legislativas del 25 de junio, el ministro sigue llevando una diplomacia activa, convencido de que la solución surgirá de una mejor cooperación regional.

Leer más

Páginas