Martes, 19 de Septiembre de 2017

Los diplomáticos ensalzan el papel de Casa Árabe en España

Los embajadores árabes en Madrid de cuatro países estratégicos del Mediterráneo: Palestina, Egipto, Libia y Túnez, estrechos colaboradores de Casa Árabe, nos cuentan sus experiencias y opiniones sobre el trabajo de dicha institución en España.

Leer más

La democracia no consigue erradicar la tortura en Túnez

El domingo de la semana pasada, los tunecinos fueron a las urnas para elegir el primer Parlamento democrático de Túnez desde que el dictador Zine El Abidine Ben Ali fue derrocado, en 2011. El vencedor de estos comicios fue Nida Tounes, un partido conservador y laico que reúne a políticos de derecha, antiguos seguidores de Ben Ali, sindicalistas y militantes de izquierda. Nida Tounes es un partido de orden, que quiere liquidar la revolución popular de 2011 y llevar a cabo reformas sin sobresaltos. Una parte de la población piensa de esta forma; unos porque son nostálgicos del régimen anterior; otros porque están cansados de la crisis económica, las tensiones sociales y políticas, y quieren un Estado fuerte que acabe con el caos y derrote el terrorismo yihadista, aunque sea a cambio de limitar las reformas democráticas. Un sector importante de la sociedad tunecina no comparte el posibilismo de los votantes de Nida Tounes y sostiene que no habrá verdadera democracia en el país mientras que no se aplique la nueva Constitución, se reforme la economía y los aparatos del Estado sean sometidos a un profundo cambio, sobre todo la Policía y la Justicia. Ben Ali dejó el poder, pero los torturadores y represores siguen en sus puestos en la fuerzas de seguridad y muchos jueces piensan y actúan como en la época dictatorial. “La transición democrática no está acabada. Hemos dado grandes pasos, pero todavía nos quedan muchos problemas por resolver. La reforma del Estado en clave democrática es un objetivo al que Túnez no puede renunciar”, explica a Atalayar el periodista y analista Omar Mestiri. Casi cuatro años después de la caída del dictador, la tortura sigue siendo un grave problema en Túnez. Amnistía Internacional (AI) y otras ONGs defensoras de los derechos humanos lo han denunciado numerosas veces.

Leer más

Los laicos de Nida Tounes ganan las legislativas en Túnez  

El partido laico y conservador Nida Tounes, liderado por Beji Caïd Essebsi, ganó los comicios legislativos del pasado domingo en Túnez, según la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE), al conseguir 85 de los 217 escaños del primer Parlamento democrático constituido desde que una revolución popular derrocó al dictador Zine El Abidine Ben Ali. El gran derrotado de las elecciones, como ya anunciaron las primeras previsiones poselectorales, fue el movimiento islamista Enahda de Rachid Ghanouchi, que se quedó en segunda posición y logró 69 diputados. Enahda, después de haber gobernado con dos partidos laicos de centroizquierda durante tres años, cedió el poder hace unos meses a un equipo de tecnócratas dirigido por Mehdi Jomaa, que fue el encargado de conducir el país hasta los comicios del domingo pasado y de evitar un enfrentamiento civil. El próximo mes de noviembre se celebrarán las primeras elecciones presidenciales desde el inicio de la transición democrática. Llegó en tercera posición, con 16 escaños, la Unión Patriótica Libre (UPL) del empresario multimillonario Slim Riahi. Nida Tounes es una formación laica e ideológicamente heterogénea que acoge en su seno a antiguos partidarios de Ben Ali, como el propio Beji Caïd Essebsi, y a personalidades conservadoras, pero también a sindicalistas, expositores a la dictadura y militantes de izquierda.

Leer más

Túnez: “Si no hay alianzas para formar ejecutivo, habrá un bloqueo político”

El líder de Nida Tounes, Beji Caïd Essebsi, presidió el Parlamento de Ben Ali, pero quiere ser sobre todo el heredero de Burguiba. Para la periodista de ‘The Huffington Post Tunisie’ Monia Ben Hamadi, los tunecinos han sancionado con su voto a Enahda (islamistas), y Nida Tounes es muy diverso y no sólo es un frente de antiguos partidarios del régimen de Ben Ali. El nivel de participación del 60%, según explica la periodista, se debe a que muchos electores se inscribieron en las listas para poder ir a votar.

Leer más

La alianza laica y conservadora Nida Tounes se impone a los islamistas en las elecciones generales en Túnez

Nida Tounes, la formación de Beji Caïd Essebsi que se autodenomina modernista y anti-islamista y agrupa a demócratas y a partidarios del régimen de Zine El Abidine Ben Ali, consiguió imponerse en las elecciones generales que se celebraron el pasado domingo en Túnez. Según varias previsiones y sondeos, esta formación laica, más bien conservadora y partidaria de acabar con el proceso revolucionario tunecino que derrocó a Ben Ali, en 2011, habría conseguido 83 de los 217 escaños del primer Parlamento democrático. No es mayoría absoluta pero sí suficiente para formar un gobierno de coalición con fuerzas políticas también conservadoras pero laicas y modernistas. El movimiento islamista Enahda, que lidera Rachid Ghanuchi, habría logrado el segundo puesto en la carrera electoral y 68 diputados, bastantes menos que en la legislatura saliente en la que gobernó con dos partidos laicos de centroizquierda. En tercera posición llegaría el empresario multimillonario Slim Riahi, de la Unión Patriótica Libre (UPL) Estos datos no son oficiales, pero indican cuales son las principales tendencias electorales. Si los datos oficiales confirman las previsiones, el vencedor de las legislativas será el bloque laico y modernista del campo conservador, que cuenta con el apoyo de un sector de expartidarios de Ben Ali; y Enahda, el gran derrotado. Nida Tounes consiguió centrar el debate político en torno a la dicotomía islamistas-modernistas y también que buena parte de la población olvidara las enormes secuelas políticas, sociales y económicas que dejó una dictadura que desapareció hace menos de cuatro años.

Leer más

Un vencedor electoral que defiende a los partidarios de Ben Ali

Los primeros datos que tenemos a nuestra disposición sobre las elecciones legislativas en Túnez nos permiten pensar que, incontestablemente, el próximo Parlamento estará dominado por el partido Nida Tounes, el gran ausente en las elecciones de 2011 para la Asamblea Nacional Constituyente. Sólo este partido tendrá a partir de ahora la posibilidad de escoger a sus socios de gobierno y pactar con ellos las orientaciones para gobernar. El movimiento islamista Enahda será seguramente la segunda fuerza política. Este movimiento ha hecho todo lo posible para no desgastarse después de haber gobernado el país. Ahora adopta una postura de resistencia y tiene muchas tensiones internas. Consiguió dominar la Asamblea Nacional Constituyente y el poder en la legislatura saliente, y esto le permitió controlar las divergencias internas. El carisma del jefe histórico de Enahda, Rachid Ghanouchi, también frenó las tensiones internas. Pero estas divergencias se han avivado a medida que Enahda ha tenido que hacer concesiones y salir finalmente del gobierno a principios de este año. Ennahda tendrá menos diputados en el Parlamento en esta nueva legislatura y ya no será una fuerza clave como sí lo fue en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Un partido como Enahda que sufrió una derrota sólo puede registrar pérdidas sustanciales en sus filas y unos cambios de posturas muy dolorosos.

Leer más

Islamistas, modernistas e izquierda moderada se sitúan como principales favoritos en las legislativas tunecinas

Cerca de 5,3 millones de tunecinos estaban llamados a las urnas el domingo 26 de octubre para elegir el primer Parlamento democrático de 217 diputados en Túnez después de la caída del dictador Zine El Abidine Ben Ali, en 2011. Los resultados oficiales de los comicios se comunicarán el próximo 30 de octubre. De momento, según algunas encuestas y previsiones poselectorales, dos son las fuerzas que se sitúan como favoritas: el movimiento islamista Ennahda, liderado por Rachid Ghanuchi, y la formación modernista de centro Nida Tounes (El llamamiento) de Beji Caïd Essebsi, exprimer ministro de la transición de febrero a diciembre de 2011. Bastante por detrás llegarían la Unión Patriótica Libre (UPL) del empresario liberal y multimillonario Slim Riahi, que en otro tiempo apoyó a Muamar Gadafi, y el Congreso para la República (CPR, izquierda moderada) fundado por el actual presidente tunecino, Moncef Marzouki. Habrá que ver los resultados que consiguen las dos formaciones favoritas y otros partidos, entre los que se encuentran expartidarios de Ben Ali, que no quieren ser meros convidados de piedra en la fiesta poselectoral. Todo indica que ninguna fuerza tendrá mayoría absoluta ni capacidad suficiente para gobernar en solitario. Si se confirma esta previsión, los partidos tendrá que negociar y pactar un gobierno de coalición que funcione y resuelva los problemas del país. Los comicios legislativos y después las presidenciales del 23 de noviembre cerrarán una etapa que empezó hace casi cuatro años con el derrocamiento de Ben Ali durante la denominada ‘Revolución de los Jazmines’, que fue el preludio de la ‘Primavera Árabe’ y en Túnez empezó en la localidad de Sidi Bouzid. Un total de 90 partidos de diversos credos ideológicos y políticos se inscribieron para la carrera electoral en un país donde las tres principales tendencias, aunque no las únicas, son el islamismo político posibilista y defensor de las nuevas instituciones, los modernistas de derecha e izquierda y el centroizquierda alejado de viejas tentaciones insurreccionales.

Leer más

Túnez elige su primer Parlamento democrático desde la caída del régimen de Ben Ali

Túnez elige este domingo 26 de octubre su primer Parlamento democrático desde que una revolución popular derrocó al dictador Zine El Abidine Ben Ali en 2011. El proceso de transición política a la democracia que se inició tras la caída de Ben Ali, en enero de 2011, hace casi cuatro años, no ha sido fácil. La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) surgida de las primeras elecciones generales ha desempeñado un papel positivo, aunque con muchos altos y bajos, y la nueva Constitución democrática aprobada en enero de 2014 dota al país de un instrumento legal y político decisivo para su futuro. En la primera legislatura, los islamistas de Ennahda gobernaron con dos partidos laicos y después tuvieron que abandonar el poder ejecutivo y cederlo a un equipo de tecnócratas dirigido por Mehdi Jomaa. Aproximadamente 5, 2 millones de electores tienen derecho a emitir su voto en unos comicios donde se presentan 13.000 candidatos de más de 1.300 listas. Unos 92.000 agentes de las fuerzas del orden se encargarán de la seguridad del proceso electoral, según anunció el ministro del Interior, Lotfi Ben Jedou. Las elecciones parlamentarias serán seguidas por unos comicios presidenciales en noviembre que proporcionarán a los tunecinos la oportunidad de elegir directamente a un presidente por primera vez después del derrocamiento del exdictador Ben Ali. De acuerdo con diversos informes oficiales y varias encuestas que ofrecen una escasa credibilidad, hay cuatro fuerzas políticas favoritas: los islamistas del movimiento Ennahda que lidera Rachid Ghanuchi; Nida Tounes (El llamamiento) de Beji Caïd Essebsi, exprimer ministro de la transición de febrero a diciembre de 2011, donde se han refugiado exdirigentes y cuadros del RCD (el antiguo partido de Ben Ali) que conviven con antiguos opositores y demócratas; el Congreso para la República (CPR) fundado por el actual presidente y activista pro derechos humanos, Moncef Marzouki; y la Unión Patriótica Libre (UPL) del empresario liberal y anti-islamista Slim Riahi. Las elecciones de este domingo, que se celebrarán en un contexto económico muy deteriorado, instaurarán un régimen parlamentario, aunque algunos observadores creen que la transición democrática no habrá acabado hasta que no se lleven a cabo profundas reformas en la Justicia y otros aparatos del Estado y se empiece a aplicar la nueva Constitución consensuada por el conjunto de las fuerzas políticas. Túnez tendrá una legislatura pos-revolucionaria de cinco años para llevar a cabo las profundas reformas democráticas que el país necesita.

Leer más

Los jóvenes empresarios y emprendedores del Magreb revolucionan el mundo de los negocios

Son los magrebíes del mañana. Hombres y mujeres, construyen a su manera el paisaje económico de un continente en desarrollo, con unos valores comunes: modernidad, emprendimiento, innovación y competencia. Aconsejan a los magrebíes del extranjero volver a sus países de origen para repetir el éxito que ellos han tenido, desarrollar negocios propios o correr el riesgo de trabajar con grupos locales. África es uno de los lugares donde es más fácil emprender, y en el Magreb, es cada vez más común. Poco a poco la idea de la independencia y el emprendimiento se ha hecho más presente en los planes de futuro de la juventud de los países del norte de África. Prueba de ello son las diversas empresas que han surgido en los último años, fundadas y dirigidas por personas menores de 45 años, en moda, banca, turismo, alimentación, transporte… y en todos los sectores económicos. Esta es la generación mejor preparada que ha conocido la zona, y está demostrando su valor.

Leer más

“Las elecciones legislativas en Túnez no tienen que ser la victoria de unos contra otros”

Choukri Hmed es un politólogo y profesor de Ciencias Políticas de origen tunecino. Investigador en el Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias (IRISSO) de Francia y en el Laboratorio Diraset de la Universidad de Túnez, trabaja también en la Universidad Paris Dauphine. En esta entrevista con Atalayar, Choukri Hmed analiza la naturaleza de las elecciones legislativas que se celebran este domingo 26 de octubre en Túnez y la situación política y social en el país norteafricano.

Leer más

Marruecos condena la agresión de un soldado argelino contra varios ciudadanos marroquíes

El Gobierno de Marruecos condenó el pasado fin de semana la agresión de un soldado argelino a una decena de ciudadanos marroquíes, uno de los cuales se encuentra en estado crítico por un balazo en la cara, en un incidente ocurrido cerca de la frontera situada en la zona norte entre ambos países. En una rueda de prensa convocada de urgencia en el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí, en Rabat, el titular de esta cartera, Salaheddine Mezouar, afirmó que su Gobierno pidió explicaciones al embajador de Argelia en Marruecos, quien se comprometió a abrir una investigación sobre este lamentable acontecimiento. En la rueda de prensa también estuvieron presentes la ministra delegada para Asuntos Exteriores, Mbarka Bouaida; el ministro del Interior, Mohamed Hassad, y su número dos. Charki Drais; y el ministro de la Comunicación, Mustafá El Khalfi. El suceso tuvo lugar el pasado sábado a mediodía, cuando, según Rabat, un soldado del Ejército argelino disparó tres veces contra una decena de ciudadanos marroquíes que se encontraban cerca del puesto fronterizo, e hirió a un joven de 28 años gravemente en su rostro. El suceso ocurrió cerca del pueblo de Oulad Saleh, que pertenece al municipio de Beni Khaled, ubicado a 30 kilómetros de la ciudad marroquí d Uchda. “Se trata de un gesto incomprensible”, recalcó Hassad, quien recordó que el pasado mes de febrero ocurrió otro hecho similar cuando “elementos del Ejército Nacional Popular Argelino” dispararon contra un puesto fronterizo marroquí en la frontera común. Hassad destacó la necesidad de que Marruecos y Argelia “trabajen juntos” para esclarecer lo ocurrido en el puesto fronterizo, y pidió al Gobierno argelino que ofrezca todas las explicaciones necesarias a las autoridades marroquíes. Además, alertó sobre los riesgos de este tipo de “actos extremadamente graves”.

Leer más

Legislativas tunecinas: “El peso de Ennahda será compensado”

El antiguo portavoz de la Alta Instancia para la Realización de los Objetivos de la Revolución [que derrocó en Túnez a Zine El Abidine Ben Ali], Ghazi Gherairi, analiza la problemática de las legislativas del 26 de octubre.

Leer más

Las empresas españolas apuestan por el norte de África

El norte de África es una de las regiones con las que España, encarnada en la figura del Rey, ha erigido unas relaciones estrechas y privilegiadas desde el punto de vista económico, siendo especialmente destacables las que mantiene con Marruecos, Argelia y Túnez. El Magreb se ha convertido en los últimos años en la región más atractiva para las empresas españolas, superando en número de inversiones a los países latinoamericanos. Asimismo, las exportaciones a esta región también superan con creces a las que se realizan a América Latina. Solamente a Marruecos y Argelia se han vendido en 2013 mercancías por un valor que superó los 9.300 millones de euros, frente a los 6.800 millones de Brasil y México, los principales importadores de España en Latinoamérica.

Leer más

El Gobierno tunecino garantizará la seguridad en las elecciones generales

El primer ministro de Túnez, el tecnócrata Mehdi Jomaa, aseguró que su Gobierno garantizará la seguridad en las elecciones generales que se celebrarán el próximo 26 de octubre. “Hemos reforzado la presencia de los servicios de seguridad, en particular en las fronteras argelina y libia. Decenas de miles de militares y policías están preparados para asegurar el éxito de las elecciones”, prometió Jomaa. El jefe del Gobierno tunecino destacó que “a pesar de las graves amenazas de los yihadistas, las elecciones serán un éxito, porque hemos puesto en marcha medidas para hacer frente a todas las formas de amenazas”. Por su parte, el ministro del Interior, Lotfi Ben Jeddou, que el pasado mes de junio salió ileso de un atentado terrorista en el que murieron cuatro policías, anunció que las fuerzas de seguridad y el Ejército tunecinos están preparados para la protección de los 5.000 colegios electorales. El titular de Interior señaló que el Estado tiene controladas las medidas de seguridad hasta el último detalle; por ejemplo, si las condiciones climatológicas hacen difícil o imposible la votación en algún lugar del país. “De esfuerzo colosal”, calificó Lotfi Ben Jeddou la estrategia de seguridad del Estado. Según la información facilitada por el primer ministro, en Túnez hay unos 1.500 yihadistas dispuestos a boicotear las legislativas de este mes y a golpear a las fuerzas policiales y militares. Los grupos terroristas, que en algunos casos están vinculados a la red Al Qaeda, llevan tiempo atacando a los aparatos del Estado e intentando que no se celebren las elecciones legislativas del 26 de octubre y las presidenciales del 23 de noviembre. Ambos comicios consolidarían definitivamente el proceso de transición a la democracia, lo que en la práctica significaría el debilitamiento político y social del movimiento yihadista. Unos 3.000 yihadistas tunecinos han combatido o combaten en estos momentos en Siria, según dijo Jomaa. Varios centenares han regresado a su país de origen y han sido identificados por la Policía. Unos 500 yihadistas tendrán que declarar ante los jueces tunecinos este mes de octubre. Los yihadistas desean para Túnez una situación caótica y violenta como en Libia. Túnez y Argelia han estrechado la colaboración antiterrorista para hacer frente a este problema, sobre todo en las zonas fronterizas entre los dos países.

Leer más

“En la región árabe crecemos con más intensidad”

El grupo farmacéutico y biotecnológico español Suanfarma lleva más de diez años trabajando con los países árabes, aunque su actividad allí se ha potenciado desde 2012, cuando estableció una oficina comercial fija en Dubai. Según su presidente, Héctor Ara, la compañía ya alcanza el 10% de su facturación en esta región del mundo, “y no sería de extrañar que a medio plazo lleguemos al 20%”, asegura. Los países árabes se ven obligados a importar gran parte de los productos farmacéuticos que consumen, la mayoría de las veces a precios altos, por eso han recibido con los brazos abiertos a Suanfarma, una sociedad con la que, probablemente, consigan desarrollar su propia industria farmacéutica y abaratar sus costes sanitarios.

Leer más

Páginas