Opinión

¿Cambiará Biden su política en Medio Oriente?

Recep Tayyip Erdogan et Emmanuel Macron

"Me alegré cuando Donald Trump derrocó a Hillary Clinton en 2016, y no olvido quién es Joe Biden", me dijo un amigo iraquí después del júbilo mundial que siguió a la destitución del presidente saliente de Estados Unidos.  

Los que siguen las noticias en Medio Oriente saben que Joe Biden jugó un papel importante en la invasión de Irak bajo la presidencia de Bush y que votó por esa guerra. El senador de entonces tenía estas palabras que la historia recordará: "No creo que esto sea una carrera hacia la guerra... Creo que es una marcha hacia la paz y la seguridad". Creo que el hecho de no dar un apoyo masivo a esta resolución probablemente aumentará las perspectivas de guerra"... Las secuelas son bien conocidas, desde el ahorcamiento de Saddam hasta el caos en Irak que llevó al nacimiento de Daesh y otros grupos extremistas... que nadie imaginó en su momento.  

Por otro lado, los que contaban con el aislacionismo americano bajo Trump estaban decepcionados.  

En sus cuatro años de mandato, el sulfuroso presidente americano logró aislar a Palestina del mundo árabe a favor de Israel. Los discretos acercamientos entre los Emiratos Árabes, el Sudán o Bahréin y Tel Aviv se han transformado en verdaderas alianzas y Ramallah ha cortado los puentes con Washington bajo la administración de Trump.  

¿Pero es permisible para los palestinos mantener la esperanza con la llegada de Joe Biden?  El presidente Mahmoud Abbas se apresuró a saludar al nuevo inquilino de la Casa Blanca y dijo que "espera con interés trabajar con el presidente electo y su administración para fortalecer las relaciones a fin de garantizar la libertad, la independencia, la justicia y la dignidad del pueblo palestino", pidiendo la reanudación de las negociaciones.

Pero la retórica diplomática de Mahmoud Abbas no engaña a nadie y ciertamente no a sus conciudadanos que saben que no importa de qué color sea el presidente americano, el azul y el rojo son sinónimos de apoyo a Israel. Donald Trump no se molestó con las resoluciones de la ONU y dio luz verde a Israel para anexar Jerusalén Oriental, lo que podría llevar a una tercera intifada.  ¿Podrá Joe Biden impugnar las decisiones de su predecesor en relación con el reconocimiento de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán? ¡Nada es menos seguro! Primero tendría que querer hacerlo. Tan pronto como se anunciaron los resultados de la votación, Benyamin Netanyahu felicitó a su amigo Joe: "Nos conocemos desde hace casi 40 años, nuestra relación es cálida y sé que eres un gran amigo de Israel. Espero con interés trabajar con ambos para profundizar la alianza especial entre los Estados Unidos e Israel ».

Estados Unidos es un socio innegable de Israel. Es una posición de estado a la que ni Joe Biden ni ningún otro presidente americano puede volver. Aunque Kamala Harris, la nueva vicepresidenta de los Estados Unidos, declaró: "Restableceremos la ayuda a los palestinos, renovaremos los vínculos", también hizo saber que su apoyo a Israel sigue siendo innegable e indiscutible. En realidad, las cosas no tendrán que cambiar para los palestinos.   

Entre los que se ausentaron para felicitar a la pareja Biden/Harris estaba Mohammed Ben Salmane. El príncipe heredero saudí dudó antes de felicitar al nuevo presidente americano tanto como a sus homólogos brasileños y mexicanos. El apoyo de Trump en Riad fue el mayor durante su reinado de cuatro años y Arabia Saudita no ha olvidado su apoyo durante la guerra que iniciaron en el Yemen.  

Pero si hay un gran proyecto en Oriente Medio que espera al tándem Biden-Harris, es el de Irán.  

En la República Islámica, las esperanzas son grandes y se expresan en los niveles más altos del Estado. El presidente iraní Hassan Rohani dijo que "el futuro gobierno estadounidense tiene ahora la oportunidad de enmendar los errores del pasado y volver a la senda de la adhesión a los compromisos internacionales y el respeto del derecho internacional".  

La presión ejercida por el gobierno de Trump sobre Irán lo ha llevado a una grave crisis económica. Recordemos que, en 2015, los jubilosos iraníes habían firmado el Acuerdo de Viena con las principales potencias económicas, entre ellas los Estados Unidos, Francia, China, el Reino Unido y Alemania. Un acuerdo que les permitió dar un suspiro de alivio y ganar impulso después de años de embargo. A cambio, el Irán tuvo que frenar sus actividades nucleares. Pero Trump se había retirado de estos acuerdos, lo que sumió al eje Washington-Teherán en una nueva crisis.  

En este tema, Biden fue tranquilizador y prometió reanudar la voz de la diplomacia.  

Un camino que conoce bien. El hombre de 76 años lo ha estado practicando desde que tenía 26 años. Y si pretende romper con los métodos musculosos de su predecesor, su política exterior en Oriente Medio seguirá siendo en muchos aspectos similar a la de Trump, pero a diferencia de esta última tomará las formas y conocerá el arte y la forma de pasar la píldora.