Opinión

¿Qué futuro tiene la economía de un régimen que fracasa?

ebrahim-raisí-presidente-iran

Para exponer su nueva política económica, el presidente iraní Ibrahim Raisí recibió a diecisiete economistas cercanos al régimen. Los dos tuvieron opiniones diferentes sobre la deteriorada situación económica del país y discreparon sobre el plan de acción para una reactivación económica. El antiguo asesor económico de Rohani, Massoud Nili, es partidario de la economía libre como vía de salvación económica. Otros consideraron que esta vía sólo empeoraría la situación. En resumen, según los extractos publicados de sus discursos, se expresaron diversas visiones y soluciones. Y dada la falta de conocimientos y experiencia de Ibrahim Raisí en materia financiera, se plantea la cuestión de su capacidad para evaluar estas soluciones y elegir la que mejor beneficie a los iraníes y los saque del actual desastre económico.

Un periódico prorrégimen escribe: "La política exterior y su fuerza es la carta que el presidente electo debe utilizar para sacar a la economía iraní del vórtice en el que ha caído. Esta economía sólo podrá alcanzar ese nivel en el que los ciudadanos dejen de estar en desventaja a corto plazo en 1404 y alcanzando al menos 50.000 millones en exportaciones de petróleo". Según este periódico, la asignación de estos ingresos en divisas a la producción de alimentos, la compra de materias primas para las fábricas y la inversión en infraestructuras es la clave para evitar el colapso de la economía y el estallido social provocado por la pobreza, el hambre y la falta de electricidad.

Este periódico ha olvidado que el régimen iraní tenía acceso a 150.000 millones de dólares en reservas de divisas como resultado del acuerdo nuclear de 2015. Pudo vender hasta 2,5 millones de barriles de petróleo al día antes de que Estados Unidos se retirara del JCPOA en 2018. Y a pesar de este beneficio que el Gobierno cobró, el aumento de la pobreza y el desempleo condujo al levantamiento de mediados de noviembre de 2019 que se extendió a muchas ciudades iraníes. Sólo el uso de la fuerza por parte del régimen, que se saldó con la muerte de más de 1.500 manifestantes, impidió que las protestas se extendieran más y provocaran el colapso del régimen.

La pobreza, el desempleo, la subida generalizada de los precios, la escasez de agua y los cortes de electricidad están causados por la corrupción generalizada e institucionalizada, no por las sanciones, como el régimen iraní quiere convencer al mundo a través de sus grupos de presión en Europa y Estados Unidos.
La malversación de fondos y la colosal corrupción arraigada en el aparato de poder iraní ha provocado la toma de control económico por parte de rivales y facciones armadas del Gobierno y está llevando al régimen hacia el colapso total. Los números ya no tienen la capacidad de expresar estos astronómicos desfalcos y niveles de corrupción. Afectan al presupuesto del país y a todas sus infraestructuras, incluidas las escuelas y universidades.

Para ilustrar esta cifra monstruosa, un economista cercano al régimen introdujo un nuevo indicador de la corrupción en Irán. "Imagínese una banda de 40.000 kilómetros (la longitud de la circunferencia de la Tierra) de billetes de 1.000 toneladas atada alrededor de la Tierra como un cinturón", dijo. Este cinturón de nombre "Cinturón de Billetes alrededor de la Tierra" se abrevia como "KAD". El valor total de la corrupción en las privatizaciones durante las tres décadas posteriores a la guerra entre Irán e Irak es de unos 1.440 KAD, es decir, un cinturón de billetes que puede dar la vuelta al mundo 1.440 veces. Y hoy, si consideramos que la corrupción administrativa no supera la del pasado, el proyecto de ley sobre "participación pública y privada", aprobado discretamente por el parlamento, crea una "capacidad de corrupción" de 1560 mil millones de tomanes. Esta cifra equivale a 6.000 KAD, es decir, más de cuatro veces la corrupción total de los 30 años de privatización de la posguerra.

Contrariamente al juego de culpas del régimen iraní sobre la pobreza y el sufrimiento sin precedentes causados por las sanciones de Estados Unidos, es la estructura corrupta la que ha transformado un país que ocupa el segundo lugar en recursos de gas y el cuarto en recursos de petróleo en un país en desarrollo en el que el 80% de los ciudadanos viven por debajo del umbral de la pobreza.

La eficacia de las sanciones se evalúa en función de cómo se ve afectada la capacidad de producción del país. En Irán, la capacidad de producción ha ido disminuyendo desde el noveno gobierno (mucho antes de que comenzaran las sanciones estadounidenses). En consecuencia, el país depende en gran medida de las importaciones, que pasaron de 16.000 millones de dólares en 1984 a 90.000 millones en 1990.

Entre los factores de esta dependencia iraní de las importaciones está la destrucción de la industria manufacturera en Irán con el pretexto de la privatización, así como el alto nivel de malversación de fondos. Los beneficios de estas importaciones van a parar a instituciones que controlan más de la mitad de la economía iraní, entre ellas el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI). Sea cual sea su riqueza, el CGRI está dispuesto a obtener estos enormes beneficios a costa de sus ciudadanos. Al hacerlo, destruye la industria iraní y aumenta la pobreza y la miseria del pueblo iraní.

Y a pesar de que se han levantado todas las sanciones internacionales contra Irán, y de que ahora puede exportar mucho más de lo que permite el presupuesto anual de 1400 (2021), es decir, 2,3 millones de barriles diarios, la corrupción persiste. Esto reafirma que el tejido corrupto del sistema es el origen de la parálisis económica y social y de las indignas condiciones de vida de más de 60 millones de iraníes.

Según el Banco Central, Irán exportó bienes por valor de 180.000 millones de dólares en 1997 y 1998. Sin embargo, la reasignación de estos recursos sigue siendo una laguna. Los estudios estiman que estos fondos podrían haber proporcionado bienes y productos básicos durante tres años.

Massoud Khansari, director de la Cámara de Comercio de Teherán, dijo que entre 2009 y 2011 salieron del país unos 90.000 millones de dólares. En los últimos diez años, el 35% de la población del país se ha situado por debajo del umbral de la pobreza. En Irán, a diferencia de cualquier otro país, el régimen adquirió primero el poder y lo utilizó como medio para crear riqueza.

Según Amnistía Internacional, Ibrahim Raisí estuvo implicado en la masacre de 30.000 presos políticos en 1988. Su ascenso a la presidencia es producto de la toma de poder del régimen. En los últimos 30 años ha ocupado importantes cargos en el gobierno. Su trabajo consiste en reforzar la maquinaria opresiva del régimen silenciando y eliminando a la gente corriente que está atrapada en la pobreza, enfrentándose a una serie de problemas sociales como la escasez de agua y los cortes de electricidad en su vida cotidiana. Raisí es uno de los funcionarios más leales de Jamenei. Simboliza un Gobierno unificado y unido, mientras aplica más medidas represivas para controlar, domesticar y destruir cualquier expresión de ira y descontento del pueblo iraní. Y mientras el régimen de Teherán siga reprimiendo al pueblo iraní, su nivel de vida seguirá disminuyendo. Con la llegada de Raisí a la presidencia iraní, la gente debería esperar el deterioro de la economía del país y una vida miserable.

Hamid Enayat es un experto en Irán y escritor afincado en París, donde ha escrito frecuentemente sobre temas iraníes y regionales durante los últimos treinta años.