Opinión

¿Qué hay detrás del cierre de la central nuclear de Bushehr?

Irán

El domingo 20 de junio, Gholam-Ali Rakhshani-Mehr, coordinador adjunto de distribución de Tavanir (compañía eléctrica), anunció la parada de emergencia de la central nuclear de Bushehr debido a un fallo técnico. No ofreció más detalles. 

Posteriormente, el 23 de junio, el sitio web Noor News, cercano al Consejo de Seguridad Nacional de Irán, informó de una "operación de sabotaje" contra uno de los edificios de energía nuclear de Irán. Este sitio web tampoco mencionó los detalles y anunció que no hubo "pérdidas financieras ni humanas".

La cadena de televisión del régimen Press TV citó a una fuente de seguridad: "El ataque de sabotaje contra un edificio de la Organización de Energía Atómica de Irán ha sido frustrado".

Estos acontecimientos se producen mientras una ola de calor de más de 50 ° C ha dominado gran parte de Irán y la gente se enfrenta a la escasez de energía y a los cortes consecutivos de electricidad. Estos continuos cortes de energía en este calor abrasador no sólo han hecho que las condiciones de vida sean muy difíciles para la gente, sino que también han provocado el cierre de muchos centros de fabricación y de servicios.

Pero como el régimen iraní nunca ha sido transparente sobre estos incidentes y no ha proporcionado las noticias de forma clara, se ha especulado y se ha preocupado sobre si este defecto técnico en la central de Bushehr y también la acción de sabotaje contra uno de los edificios de la Organización de la Energía Atómica han sido los ciberataques de otro país, y si hay una amenaza de fuga de uranio en la central de Bushehr o no.

Especialmente después de la explosión de la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz el año pasado, en la que se destruyeron varios miles de centrifugadoras, y también de los incendios masivos y sospechosos que se produjeron recientemente en la refinería de petróleo de Teherán y en las industrias siderúrgicas de Kerman sin que los funcionarios del régimen dieran una explicación convincente al respecto, esta preocupación ha aumentado.

Desde la construcción de esta central, ha habido una preocupación constante por parte de los residentes de las zonas cercanas de Bushehr y también de los países del sur del Golfo. 

¿Qué pasaría si se produjera un problema técnico en esta central, como lo que ocurrió en Chernóbil o Fukushima? Teniendo en cuenta la corrupción generalizada y la mala gestión en todos los niveles del régimen iraní, esto tendrá un efecto catastrófico en el medio ambiente y causará una gran destrucción, poniendo en peligro la vida de millones de personas.

El contrato para la construcción de esta central se firmó por primera vez con Alemania en 1975 debido a las ambiciones del Shah. La central debía entrar en funcionamiento en diez años. Antes de la revolución iraní de 1978, se había completado el 75% de su construcción, pero tras la revolución Alemania se negó a continuar con este proyecto. Sin embargo, como el régimen iraní perseguía las armas nucleares como garantía de su supervivencia, volvió a firmar un contrato con Rusia en 1995 para terminar la planta. Estaba previsto que estuviera operativa antes del año 2000. Sin embargo, por diversas razones, con un retraso de 16 años y con un coste de más de 11.000 millones de dólares, finalmente se inauguró en 2011 con una capacidad de sólo 1.000 megavatios, lo que no era en absoluto justificable económicamente. 

Porque en una situación en la que Irán cuenta con las segundas mayores reservas de gas natural del mundo, podrían construirse varias centrales de gas con una capacidad muchas veces superior a la de la central de Bushehr a un coste mucho menor y sin el riesgo de ningún daño medioambiental. Sin embargo, como se ha señalado, dado que la adquisición de armas nucleares ha sido siempre uno de los objetivos del régimen para garantizar su supervivencia, Jamenei llevó la construcción de la central hasta su fase final, sin tener en cuenta los posibles peligros ni sus problemas económicos y políticos.

Ali Akbar Salehi, jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, reveló a principios de este año que Irán debía a Rusia "varios cientos de millones de euros" por la planta. Desde su creación, el suministro de combustible y el servicio de mantenimiento y posibles reparaciones siempre han dependido de Rusia. Por su parte, Mahmoud Jafari, subdirector de la Organización de Energía Atómica de Irán, había declarado anteriormente que "el suministro de los fondos necesarios para el funcionamiento, el mantenimiento, la compra de piezas de repuesto y el combustible anual para la primera unidad de la central de Bushehr tenía graves problemas debido a las sanciones y que el funcionamiento de esta central podría detenerse".

Por supuesto, en los últimos años ha quedado claro que el régimen iraní no ha renunciado a sus ambiciones atómicas y sigue ocultando y engañando a la comunidad internacional. Invierte mucho en chantajear a las partes extranjeras para que levanten las sanciones e ignora los programas de misiles, la exportación de terrorismo y la intromisión en los asuntos de otros países. Sus ambiciones nucleares han supuesto enormes costes en lugar de proporcionar medios de vida al pueblo iraní.

Mientras tanto, los iraníes están actualmente, por un lado, sometidos a la represión del Gobierno y, por otro, se encuentran en una situación económica desesperada, con un 80% que vive por debajo del umbral de la pobreza, y demostraron su descontento con el régimen en el boicot generalizado de las recientes elecciones presidenciales, hasta el punto de que, según fuentes fiables, sólo participó en los comicios un 10% de los votantes con derecho a voto. 

Como resultado, la sociedad iraní es como un barril de pólvora listo para explotar a la espera de cualquier chispa. Ahora bien, supongamos que se produce un accidente en la central nuclear de Bushehr o cualquier otro acontecimiento que tenga un efecto devastador en la población de cualquier lugar de Irán. seguramente puede actuar como una chispa que conduzca a la explosión y, finalmente, allanar el camino hacia un cambio generalizado del sistema existente.

Cyrus Yaqubi es un analista de investigación y comentarista de asuntos exteriores iraníes que investiga los problemas sociales y la economía de los países de Oriente Medio en general y de Irán en particular.