PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Últimos golpes de Estado en África: análisis y consecuencias

burkina-tv

Durante los últimos meses hemos visto golpes de Estado en Mali, Chad, Guinea Sudán y el último en Burkina Faso, países que se encuentran entre los más pobres del mundo, de gran inestabilidad, algunos de ellos Estados fallidos o con gobiernos corruptos. 

Todos tienen un denominador común: la crisis económica y el descontento popular, marcado también por el terrorismo yihadista, la inmigración o el crimen organizado. No son solo preocupantes estos golpes de Estado en tan poco tiempo, sino el efecto contagio que se puede crear en otros países africanos ante la falta de respuesta internacional.

El derrocamiento de Gobiernos democráticos en las antiguas colonias francesas de África Occidental se está convirtiendo en una tendencia y el problema de estos países en última instancia es la legitimidad del Estado y la percepción de los ciudadanos de si su gobierno es válido y capaz de satisfacer sus necesidades.
Esta legitimidad requiere centrarse en la protección de los civiles y en garantizar la justicia y la rendición de cuentas por las violaciones y abusos de los derechos humanos. A falta de los compromisos de los Estados para satisfacer las necesidades de sus ciudadanos, es probable que ningún grado de compromiso internacional tenga éxito. 

La legitimidad de un Estado empieza a nivel interno cuando sus ciudadanos consideran capaz a su Estado de la labor que tienen que llevar a cabo. Sin embargo, el Estado pierde esta legitimidad cuando no sirve a su pueblo y sirve a sus propios intereses o a intereses de terceros.

En el caso del golpe de Estado en Burkina Faso, Kabore ha tratado de aplacar el descontento de la población reorganizando su gobierno, reemplazando la cúpula militar y prohibiendo las protestas contra el gobierno. Sin embargo, esto no ha tenido ningún efecto tangible que contuviera el creciente descontento de la población. 

La inestabilidad en Burkina Faso es la última de una serie de situaciones similares que han sacudido África occidental, donde hombres fuertes militares desde Malí hasta Guinea y Chad han tomado el poder de gobiernos debilitados en los últimos dos años, incapaces de devolver la situación de seguridad a sus países.

Durante el año pasado, las protestas generalizadas por la inseguridad han estallado en todo Burkina Faso conforme los grupos yihadistas se apoderaban de franjas de territorio a lo largo de la frontera con Níger y Malí para financiarse, mataban a la población y saqueaban aldeas.

A principios de enero de este año, las autoridades de Burkina Faso arrestaron a una docena de soldados bajo sospecha de intentar un golpe de Estado, poniendo al país así en una situación más inquietante y hostil.

Horas después de que estallaran los disparos en toda la capital el domingo, los manifestantes salieron a las calles en apoyo de los soldados amotinados. Los manifestantes, que cantaban canciones alabando a los militares, también incendiaron la sede del partido político de Kabore.

En estos momentos la opinión publica esta masivamente a favor del golpe ante la incapacidad de Kabore durante estos años de solucionar el grave problema de seguridad que sufre el pais, situación similar a la sufrida en Mali y donde también se llevaron a cabo varios golpes de Estado.

Kabore ha sido el cuarto jefe de Estado, después de Malí, Chad y Guinea, que ha sido destituido del poder por el ejército. 

El deterioro del contexto de seguridad en estos países ha exasperado tanto a la población civil como a las fuerzas de defensa y seguridad. Sin embargo, el fracaso de las democracias no puede justificar la legitimidad de gobernar a través de golpes de Estado. 

Mientras que todos estos países continúen siendo Estados fallidos y los gobiernos no puedan controlar sus territorios ni garantizar su seguridad se seguirán produciendo golpes de Estado llevados a cabo por el efecto contagio de otros países.

La pregunta es después de Malí, Guinea y Burkina Faso, ¿Cuál será el próximo pais que sufrirá un golpe de Estado en África? Lo que ha sucedido en Malí, Guinea y en Burkina Faso, puede suceder pronto en Niamey, Abiyán, Cotonú o incluso Dakar, por el denominado "efecto contagio", reforzado por un contexto donde Francia es percibida como un enemigo.

En todos los países el denominador común ha sido los escándalos de corrupción y la incapacidad de frenar a los yihadistas lo que ha llevado a llevar a cabo los golpes de Estado. 

El reciente aumento de los golpes de Estado en África refleja también una relajación por parte del resto de actores regionales e internacionales que condenen dichos golpes. Para que un Golpe de Estado se pueda mantener necesita que sea reconocido internacionalmente sino son reconocidos quedaran aislados.

Sin embargo, la respuesta internacional a los distintos golpes de Estado ha sido distinta. La reacción de cada actor externo a un golpe de Estado ha estado influenciada por sus intereses y la proximidad a las autoridades políticas y militares derrocadas y a quienes han tomado el lugar. En el caso del Chad, tanto en la posición de Francia como en la de la Unión Africana, la toma del poder por el hijo del presidente Déby y el consejo militar que lo rodeaba fue rápidamente aceptada y no se impusieron sanciones. Sin embargo, en el caso de Mali ha sido totalmente opuesta.

Los intereses económicos también hay que tenerlos en cuenta en países como Guinea, Mali o Burkina que tienen importantes recursos minerales y tienen estrechas relaciones con empresas chinas y rusas, por lo que un cambio de poder también puede tener consecuencias geopolíticas.

En el caso de Rusia ha estado apoyando activamente distintos golpes de Estado en África como en el caso de Sudan o Mali a cambio de otro tipo de compensaciones económicas y geoestratégicas.

Ante esta situación los principales perjudicados no solo son los propios países que como consecuencia de estos golpes sufrirán mayores conflictos, desplazamientos internos y crisis alimentarias sino también Francia y la UE donde el Sahel es nuestra frontera avanzada y una zona estratégica para nuestra seguridad y donde en bree revertirán todos estos problemas.