PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

20 años del euro: una prueba de madurez superada

Banco Central Europeo

A pesar de algunos problemas, la moneda común europea ha contribuido mucho a la estabilidad de la UE.

La mayoría de la gente puede recordar sin duda el 1 de enero de 2002, cuando sacó por primera vez de los cajeros automáticos los nuevos billetes de euro en lugar de sus marcos, francos, liras o pesetas en Nochevieja. Tengo un recuerdo especial de la introducción del efectivo en euros hace 20 años. El día de Año Nuevo de 2002, entrevisté en Viena a Romano Prodi, entonces presidente de la Comisión Europea. Elogió el diseño de los billetes del austríaco Robert Kalina. Cuando le objeté que no había personalidades, sino sólo elementos arquitectónicos abstractos, dijo que se podría haber representado a Goethe, Dante o Molière, "pero entonces habría empezado la discusión sobre quién estaría en los billetes más altos". Prodi también subrayó que el euro reforzaría la economía europea y contribuiría a desarrollar una identidad europea. 

Y esa predicción se ha hecho realidad. Casi ningún otro elemento se asocia tanto a la Unión Europea como la moneda común. Sobre todo, para los más jóvenes, el euro, que ya es moneda oficial en 19 países de la UE que juntos forman la zona del euro, así como en otros seis Estados europeos, se ha convertido en una parte natural de su vida cotidiana, especialmente cuando viajan. En el mercado único de la UE, el euro facilitó y promovió el comercio transfronterizo. Y el euro también demostró su valor a nivel internacional, convirtiéndose rápidamente en la moneda de reserva más importante del mundo después del dólar estadounidense.

Sin embargo, los dolores de parto de la moneda única fueron graves. El Gobierno alemán, en particular, sabía que la mayoría de los alemanes quería mantener el marco alemán. Pero el euro era también el precio pagado por el acuerdo de Francia para la reunificación alemana. Y Helmut Kohl, el canciller alemán de la época, veía en la moneda común una oportunidad para que los Estados de la UE siguieran creciendo juntos.

Ante la insistencia de Alemania, se había introducido un límite a la nueva deuda anual (3%) y a la deuda total (60% del PIB) y se había consagrado en el "Pacto de Estabilidad y Crecimiento". Pero cuando incluso países como Alemania y Francia violaron estos requisitos, no se impusieron sanciones, como estaba previsto. Esto también animó a los países más pequeños a endeudarse.

Hoy en día, también se acusa al euro de haber provocado subidas de precios. De hecho, las tasas de inflación eran más altas antes de que el euro sustituyera a las monedas nacionales. Pero en algunos ámbitos, como el de la restauración, el euro provocó notables subidas de precios poco después de su introducción. 

Los expertos estadounidenses, en particular, no daban al euro un largo futuro sin una política fiscal común con tipos impositivos armonizados. De hecho, los desequilibrios en los déficits por cuenta corriente, provocados por la inflación causada por el exceso de endeudamiento, no tardaron en provocar grandes problemas en la zona euro. Los países del GIISP (Grecia, Italia, Irlanda, España y Portugal) fueron los más afectados. Especialmente en Grecia, que había sido admitida en la zona del euro con estadísticas embellecidas, la amenaza de quiebra nacional en 2010, que posiblemente habría significado el fin del euro, solo pudo evitarse con una amplia ayuda financiera y drásticos planes de austeridad. En 2012, el antiguo presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, había podido esquivar los ataques al euro de los especuladores financieros prometiendo comprar bonos de los Estados de la UE sin límite si era necesario. Con las palabras de hacer "lo que haga falta", el italiano, ahora primer ministro de su país, salvó el euro. 

Pero, desde entonces, los opositores al euro, que siempre han advertido contra una "unión de la deuda" en la que los países con presupuestos equilibrados tendrían que acudir en ayuda de los pecadores del déficit, han visto confirmados sus temores. Recientemente, han aumentado las críticas al Banco Central Europeo por mantener los tipos de interés bajos a pesar de la subida de las tasas de inflación, devaluando así sobre todo los depósitos de ahorro.

Con ayudas multimillonarias para impulsar la economía dañada por la pandemia, la UE se ha alejado aún más de los criterios de estabilidad. Pero el nuevo Gobierno alemán ha anunciado que no se olvidará de los países más afectados por la pandemia a la hora de conceder ayudas. Incluso el ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, que hasta ahora siempre había descartado una unión de la deuda, se muestra ahora dispuesto a transigir, porque Alemania también es responsable de la estabilidad política de toda la UE y de la cohesión de la zona euro.

Actualmente, el Banco Central Europeo está estudiando la posibilidad de un "euro digital" que complemente el efectivo. 

Así que el balance de la moneda única es globalmente positivo. Otros países de la UE, como Polonia y Croacia, están estudiando su adhesión a la moneda única. En su vigésimo cumpleaños, el balance es, por tanto, el siguiente: el euro ha sobrevivido a todas las crisis hasta ahora y, por tanto, también ha contribuido significativamente a la estabilidad de la UE.