Opinión

Bitcoin y la oportunidad de oro

Atalayar_Bitcoin

La subida del precio del Bitcoin es ciertamente excepcional. Sólo desde principios de 2020 hasta abril de 2021, ha ganado un 687%. Si usted hubiera invertido, digamos, 1.000 USD en Bitcoin, poseería un equivalente de 7.870 USD. Si el extraordinario ascenso de Bitcoin y otras criptomonedas está justificado, si será sostenible o si se revertirá en algún momento, es algo que se debate acaloradamente. Puedo asegurarles, queridos lectores, que este artículo no les dará una respuesta definitiva. Sin embargo, me gustaría señalar tres puntos en este contexto.

Punto número uno: Cuando un activo sube de precio en el mercado con mucha fuerza y en un periodo relativamente corto, suele animar a otros compradores -los conocidos como especuladores y "dinero tonto"- a subirse al carro. Esto, a su vez, aumenta la presión al alza sobre el precio de mercado de un activo y conlleva el riesgo de llevar el precio de mercado de dicho activo al territorio de la burbuja.

Punto número dos: La política monetaria es extravagantemente expansiva. Los tipos de interés son muy bajos (en términos reales), el crédito fluye con facilidad y la oferta monetaria crece rápidamente. Se trata de un entorno monetario que anima a los inversores a actuar con despreocupación. No sólo tienden a asumir cada vez más riesgos, sino que también se dejan llevar por la impresión de una liquidez de mercado ilimitada e interminable

Punto número tres: El espacio de Bitcoin ya no está poblado por los "acérrimos de Bitcoin", que mantienen sus "guardias privados" cerca de su pecho. Wall Street y Main Street también han inundado recientemente las criptomonedas, la mayoría de ellos buscando participar de las ganancias del precio del Bitcoin en lugar de tener la intención de pagar sus facturas con Bitcoins o apostar que el Bitcoin se convertirá en el dinero del futuro de este mundo.

En otras palabras: Las condiciones monetarias son excesivamente fáciles; un número creciente de especuladores e ignorantes aparecen en el lado de la compra; y los mercados de criptomonedas están probablemente al rojo vivo. Con este telón de fondo, se aconseja ser cauteloso a la hora de ampliar la exposición al Bitcoin.

Merece la pena estar atento a las oportunidades, especialmente para aquellos activos que no han estado en la lista de deseos de la manada de inversores últimamente. Claramente, el oro y la plata vienen a la mente. La subida del Bitcoin ha superado al oro y a la plata a lo grande: Desde enero de 2020, el precio del oro ha ganado apenas un 16% y el de la plata un 45%.  

En vista de los riesgos que se acumulan en el sistema financiero y económico mundial, y teniendo en cuenta la última falta de interés en "el último medio de pago" debido al "bombo de las criptomonedas", podría no ser desproporcionado esperar que el oro y la plata, a los precios actuales, ofrezcan un potencial alcista sustancial, así como un perfil de riesgo-rendimiento bastante atractivo para el inversor orientado a largo plazo; en otras palabras: una oportunidad de oro.

Thorsten Polleit. Economista jefe de Degussa.