Opinión

Carta abierta a la ministra Belarra del Consejo Supremo de Perros y Gatos

ministra-perros-gatos

Amantísima hermana en la fe animal. Excelsa ministra de Derechos Sociales. Luminaria de la Agenda 2030. Excelentísima señora:

El motivo de la presente misiva es trasladarle de la manera más fiel posible el contenido de la carta sonora que el Consejo Supremo de Perros, Gatos y Animales de Compañía (PEGAC) me ha hecho llegar. En legítima representación de millones de mamíferos a cuatro patas, me ruega que interprete debidamente sus guaus, miaus, aullidos y sonidos varios que se vuelcan en el susodicho audio y le transmita sus reivindicaciones. 

El citado Consejo Supremo agradece sus desvelos por su recién anunciado proyecto de Ley de Protección y Bienestar Animal. Pero entiende que su excelencia se ha quedado muy corta en las medidas que pretende tomar, una de las cuales es superar cursos de formación para tener perros. ¿Y por qué no también para contar con gatos? 

ministra-perros-gatos
PHOTO/recreo Viral -  Perros y Gatos reclaman habitaciones individuales para evitar dormir de forma indecorosa e incómoda echados en el suelo, sofá o sillón, o incluso enrollados en una reducida cesta de mimbre

Como garante de la prosperidad de ambos grupos, el Consejo Supremo me encomienda hacer públicas sus peticiones para que, en el tiempo más breve posible, se vean reflejadas en el Boletín Oficial del Estado como la Ley de Derechos Perrunos y Gatunos, LEDEPEGAT. Paso a trasladarle uno por uno y de forma resumida las justas peticiones de ambos colectivos

La primera de todas las reivindicaciones es acabar de una vez con una aberrante y ancestral mala costumbre. Que perros y gatos se vean en la necesidad de tener que dormir o echarse una siesta en el suelo, sofá o sillón, o incluso enrollados en una reducida cesta de mimbre. O peor aún, a la intemperie. ¡Basta ya de descansar de forma indecorosa e incómoda!, exclaman. 

ministra-perros-gatos
PHOTO/EFE -  La ministra Ione Belarra ha omitido incluir en su proyecto de Ley normas contra la violencia machista y las violaciones de perras y gatas que existe en tejados y descampados

Exigen que haya una habitación exclusiva para tal menester, con cama incluida, en al menos un 30 por ciento de las viviendas de nueva construcción, como la tienen los humanos. Y en las ya construidas y cuyos inquilinos tengan compañeros perros y/o gatos, se imponga una moratoria de 2 años para la rehabilitación de la vivienda. Por supuesto, perros y gatos en habitaciones separadas. Máximo respeto a su intimidad.

Reivindican la incorporación inmediata de un ministro perro y de otro gato al Gobierno de la Nación, con silla en el Consejo de Ministros. Por supuesto, con un presupuesto acorde con las necesidades perrunas y gatunas. Ponen el foco en que una sesión fotográfica con rostro sonriente del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el primer perro y gato nombrados ministros, daría la vuelta al mundo y sería portada en las televisiones y periódicos de todos los países. O una fotografía con la propia ministra Ione Belarra. Téngalo muy en cuenta. 

ministra-perros-gatos
PHOTO/EFE - Piden que en los Ministerios e instituciones oficiales se habiliten espacios adecuados donde puedan permanecer mientras sus compañeros humanos desarrollan su horario laboral

También piden que haya consejeros en las diferentes Comunidades Autónomas y que a perros y gatos les permitan formar parte de los órganos directivos de Diputaciones, Ayuntamientos y Cabildos. Y demandan que el desayuno previo al Consejo de Ministros, al igual en las copas de vino y ágapes posteriores a todo acto institucional, se disponga para ellos de alimentos líquidos y sólidos, debidamente dispuestos sobre una mesa de altura apropiada.

Exigen que a los humanos se prohíba utilizar frases que contengan expresiones indecorosas e insultos tales como “hijo de perra” o “eres una zorra”. Dañan la labor desinteresada de las hembras de ambos colectivos, su buen nombre y perjudican sus relaciones sociales. Además, al igual que existen leyes contra la violencia machista, reivindican que se haga lo mismo frente a las violaciones de perras y gatas, que también existe, en especial en tejados y descampados. 

ministra-perros-gatos
PHOTO/UME-Ser Perro -  Los perros policía, de rescate o que guarden ganado deben ver reconocida su labor como vigilantes jurados. El Consejo Supremo insta a que los humanos abonen las debidas cuotas a la Seguridad Social y se reconozca su legítimo derecho a una jubilación digna

Deben vetarse y ser objeto de multas gordas las frases alusivas a la propiedad de perros y gatos como, por ejemplo, “soy el amo de un perro”. Es considerarles como esclavos y eso, como ministra de Derechos Sociales, no debe consentirlo en ningún caso. Y hay que eliminar el descuartizamiento consentido y organizado de mamíferos. Nada de perritos calientes, o de ver repletas las estanterías de mercados y supermercados con carnes de vacuno, pollo, pavo, conejo, etc. Al igual que perros y gatos, los humanos tienen que comer compuestos nutritivos en bolsas de 5 kilos o en lotes individualizados identificados como comida para humanos.  

Guaus y miaus en honor de la ministra Belarra

El ministerio que encabeza su digna e inteligente figura debe sufragar diccionarios de las lenguas perrunas y gatunas. Las personas humanas que hablan las lenguas existentes en la geografía peninsular ‒incluyendo el bable‒, deben conocer las palabras y frases de mayor uso entre perros y gatos ¡Ah! Quieren que las intervenciones de los políticos en Congreso y Senado se interpreten a sus lenguas, a semejanza del lenguaje de signos que se observa en las televisiones.

Reclaman que en los Ministerios e instituciones oficiales se habiliten espacios adecuados donde puedan permanecer mientras sus compañeros humanos desarrollan su horario laboral. En el caso de que sean encerrados en el hogar o se trate de perros de rescate, policías o que guarden ganado ‒por ejemplo, de ovejas‒, instan a que se reconozca su labor de “vigilante jurado”. En tal caso, que el humano correspondiente abone las debidas cuotas a la Seguridad Social y se reconozca su legítimo derecho a una jubilación digna. 

ministra-perros-gatos
PHOTO/Getty Images -  Exigen la incorporación de sus crías en edad escolar a parvularios y colegios y que se reserven plazas para acceder a la Universidad. Subrayan que la falta de educación les impide acceder a puestos de trabajo cualificados, como informáticos o veterinarios

Exigen la incorporación de sus crías en edad escolar a parvularios y colegios. Y que se reserven plazas para acceder a la Universidad. Subrayan que la falta de educación a la que se ven abocados les impide acceder a puestos de trabajo cualificados, como informáticos o veterinarios. Solicitan pupitres idóneos y baños aptos para hacer sus necesidades de pis y caca con comodidad, a ser posible sentados, como los humanos. 

El Consejo Supremo de Perros y Gatos finaliza su audio puntualizando que ha omitido emplear las palabras España, español o española para evitar a la insigne ministra que su lectura pudiera provocarle un síncope que la dejara impedida física y mentalmente de por vida. Lo que escribo a continuación ya es un comentario por mi parte. El hecho de intentar evitarle serios disgustos a su bien amada ministra es un detalle muy de agradecer al Consejo Supremo de Perros y Gatos.

ministra-perros-gatos
PHOTO/Diario de Navarra -  La Asamblea Democrática y Libertaria Perrista y Gatista y la Plataforma Popular de Perros y Gatos Callejeros reconocen que los desvelos de la ministra Belarra son merecedores de supremo elogio

Posdata. Recojo también el punto de vista de la Asamblea Democrática y Libertaria Perrista y Gatista, al igual que el de la Plataforma Popular de Perros y Gatos Callejeros. Ambas me han remitido una carta sonora conjunta en la que me dicen que aplauden con las orejas las excelsas medidas gubernamentales, sean cuales sean, así como las que imponga la dirección general de Derechos de los Animales. Entienden que sus desvelos como ministra hacia los colectivos de perros y gatos son merecedores de supremo elogio y así quieren dejar constancia. Terminan su carta con guaus y miaus de “Viva la ministra Ione Belarra”.