Opinión

COVID-19: África, el pronóstico imposible

Coronavirus en África

¿Pero qué está pasando en África en estos tiempos de COVID-19? La hecatombe anunciada por la OMS no ha tenido lugar y el continente parece estar mejor que Europa y América. Infraestructuras médicas limitadas o incluso desastrosas, un sistema de salud frágil y casi inexistente... Al parecer, África no tenía activos ni posibilidades de salir de esta era pandémica.  

Pero una vez más, se asombró y negó las predicciones y todos los escenarios de desastre que las Casandras del mundo estaban pronosticando. Esta situación desafió a científicos, médicos, laboratorios y sociólogos. Hoy en día, nos damos cuenta de que el continente sigue siendo desconocido y no obedece a los criterios de evaluación utilizados para calibrarlo. África sigue siendo esta tierra incógnita para el mundo y los expertos que predijeron su muerte segura aún no han entendido cómo funciona. Pero, ¿qué es lo que realmente está pasando? ¿Y por qué los africanos de hoy en día hablan de la enfermedad “blanca”?

El pronóstico de la OMS era sombrío. El pasado mes de mayo la Organización Mundial de la Salud predijo 190.000 muertes. Sin embargo, las últimas estadísticas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de África, cuentan 252.544 contagios y 67.779 muertes en comparación con las 150.000 muertes en Europa. Estas cifras pueden, por supuesto, ser discutidas. Son solo la punta del iceberg. Los regímenes autoritarios africanos que no son transparentes y la falta de medios para probar y examinar a los pacientes pueden distorsionar significativamente estas estadísticas. Pero lo que es seguro es que estamos muy lejos de las fosas comunes que se utilizaban como lugares de enterramiento en Brasil y Estados Unidos. El continente no está viviendo la tragedia prometida.  

África tiene 54 países y 1.200 millones de personas, y las estrategias que se han puesto en marcha para hacer frente a la crisis sanitaria son tan variadas como el número de países. Los países africanos se han visto afectados de manera diferente por el coronavirus, y aunque una gran proporción se ha librado del virus hasta ahora, no todos lo han hecho. La epidemia sigue avanzando en Egipto, Argelia, Sudáfrica y Madagascar.

“Antes de tener acceso a una vacuna eficaz, me temo que tendremos que vivir con un aumento constante en la región, con brotes que hay que manejar en muchos países, como Argelia, Camerún y Sudáfrica, que requieren medidas de salud pública muy fuertes”, advierte Matshidiso Moeti, director regional de la OMS para África.  

África representa el 3% del total mundial de casos de COVID-19, según la Organización Mundial de la Salud. Esta baja tasa se explica en parte por la juventud de sus poblaciones, el 60% de las cuales son menores de 25 años. Además, su población envejecida es muy baja. El continente tiene el 5% de las personas mayores de 65 años. Italia, que pagó un alto precio durante la pandemia, tiene la demografía más antigua de Europa en comparación. Según la OMS, “diez de los 54 países africanos representan el 80% de los casos, y Sudáfrica por sí sola el 25% de ellos. Más del 70% de las muertes se producen en solo cinco países: Argelia, Nigeria, Egipto, Sudáfrica y Sudán”.

Si el África septentrional no está tan bien es por su proximidad y sus vínculos con Europa, pero también se distingue por la naturaleza de sus poblaciones. Por ejemplo, Argelia es uno de los países donde la esperanza de vida es mayor en África.  

Otro factor que también pesa en esta crisis es la inmunidad cruzada. Las poblaciones que están en contacto con diferentes microbios patógenos y se han enfrentado a virus como el Ébola han reforzado su inmunidad y sus cuerpos responden mejor al ataque del nuevo virus.  

El calor también es un factor de interés para los científicos y se están desarrollando muchos conocimientos para estudiar el comportamiento del virus en función de la temperatura. Algunos creen que su impacto ha desempeñado un papel importante en la desaceleración de la propagación del virus en África. La combinación del calor y el modo de vida africano, que aboga por el exterior, ha dado como resultado la protección de las personas.

También se cree que la malaria ha tenido un impacto, según algunas investigaciones. Los pacientes tratados con hidroxicloroquina (un tratamiento que se administra contra el paludismo), serían menos sensibles a la COVID-19 y estarían mejor protegidos contra sus efectos.  

Mientras que la curva epidémica está despegando en Madagascar, que hasta ahora se había salvado, todavía se requiere vigilancia en el continente y algunos científicos advierten que la pandemia puede ser más lenta en África, pero lo que es seguro es que sigue avanzando.   

El hambre y el desempleo parecen seguir este aumento exponencial. En Argelia, un hombre se prendió fuego la semana pasada porque ya no podía alimentar a su familia, y los disturbios de Kenia están todavía frescos en la mente de muchos. La violencia policial, mientras tanto, ha seguido aumentando en la mayoría de estos países y es mucho más difícil de revertir que la COVID-19.