PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

De Delta a Ómicron: 2021, revisión del año

Ómicron

Suu Kyi, Yemen y Afganistán en primera línea

Este año ha sido un duro recordatorio de que, como dijo un antiguo científico, el virus es el insidioso enemigo del hombre. Se cumplen cien años desde que el mortífero virus de la gripe (española) hizo estragos y mató a 20 millones de personas, para poner un verdadero sello al final de la Primera Guerra Mundial. La peste negra, originada en China, hacia 1350, mató a unos 75-200 millones. Afortunadamente, en los últimos 100 años hemos hecho grandes avances en la ciencia médica, sin los cuales la cifra actual de más de 2 millones de la pandemia actual sería muchas veces mayor. En 1920, la población mundial que sucumbió fue de alrededor del 1%. Seis siglos antes era de aproximadamente +/- 15%. Si el 1% sucumbiera hoy serían unos 90 millones los que morirían, algo impensable. 

A principios de año, los militares de Myanmar se abalanzaron sobre la líder elegida por el pueblo, Aung San Suu Kyi, y se la llevaron a ella y a otros civiles clave, para instalarse en el Gobierno. Acusaron erróneamente al Gobierno de la NLD (Liga Nacional de la Democracia) de Suu Kyi de fraude en las elecciones recientemente ganadas, pero "prometieron" celebrar otras elecciones "libres" bajo su control al cabo de un año, es decir, en febrero de 2022, dentro de dos meses. No tenemos que esperar mucho. Mientras tanto, están asesinando a los aldeanos en el estado de Chin, como han revelado los recientes acontecimientos filmados. Algunos sectores de la población están formando grupos de resistencia armada, más allá de los de las anteriores guerrillas de larga duración, al no confiar en el Ejército birmano, que lleva muchas décadas utilizando las mismas tácticas de violación, saqueo y asesinato.

Mientras tanto, la señora, como se conoce a Suu Kyi, ha recibido una condena reducida de 2 años por cargos falsos, pero aún no han terminado en los tribunales, sino que se han tomado un descanso para el final del año. Sin embargo, al meter a la señora en la cárcel, no podrá presentarse a las próximas elecciones, ¡si es que se celebran! Es discutible.

Aung San Suu Kyi
PHOTO/AP - Aung San Suu Kyi

La trágica situación en Yemen, donde miles de niños mueren cada mes, no ha sido objeto de muchos titulares. La terrible situación de la población fue difundida una vez más por la ONU en las noticias mundiales. La guerra civil, que dura ya demasiado tiempo, enfrenta a los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, que abrazan la versión chií del islam, y a las fuerzas gubernamentales yemeníes, respaldadas por los saudíes y sus aliados, que abrazan la versión suní. A su vez, están respaldados por Occidente, principalmente por Estados Unidos, ¿cómo se puede detener la guerra sin intervenir? ¿Detener el suministro de armas? Sólo una parte de la respuesta.

El principal foco de atención a mediados de año fue Afganistán, cuando los talibanes, al darse cuenta de que era cuestión de tiempo que Estados Unidos se retirara totalmente, dieron un empujón y empezaron a ganar terreno en el país. Esto siguió al intento bastante vanaglorioso del presidente Trump de reunirse con los talibanes en un cara a cara en 2018 sin que el Gobierno afgano asistiera. El presidente Joseph Biden, en contra de muchos consejos, siguió con el anuncio de una retirada completa de las tropas y ciudadanos estadounidenses para el 30 de agosto, una cuestión de pocas semanas para deshacer 20 años de trabajo de recuperación hacia el desarrollo sostenible. 

El resultado fue que los talibanes aceleraron su avance y sorprendieron al Gobierno afgano y a las partes que se retiraban de tal manera que tuvieron que negociar el libre paso durante la última semana de agosto de varias personas clave, entre ellas afganos. Muchos de los afganos habían ayudado a Estados Unidos y a sus aliados durante años y serían el objetivo de los talibanes si se quedaban. El poco tiempo que quedaba hizo que muchos, quizá la mayoría, tuvieran que quedarse, temiendo justificadamente por sus vidas. La situación aún no se ha resuelto, ya que los talibanes tienen una visión arcaica de la vida, especialmente hacia las mujeres, no tienen fondos y carecen de habilidades para dirigir un país complejo con muchos siglos de historia sin resolver.  

Un combatiente leal al Gobierno de Yemen respaldado por Arabia Saudí ocupa una posición cerca de la línea del frente que se enfrenta a los rebeldes hutíes respaldados por Irán en la provincia nororiental del país, Marib, el 13 de mayo de 2021
PHOTO/AFP - Un combatiente leal al Gobierno de Yemen respaldado por Arabia Saudí ocupa una posición cerca de la línea del frente que se enfrenta a los rebeldes hutíes respaldados por Irán en la provincia nororiental del país, Marib, el 13 de mayo de 2021
Putin y Xi Jinping consolidan sus posiciones

Ha habido otros puntos difíciles en el mundo. Bielorrusia, con su problemático presidente, Alexander Lukashenko, que robó las últimas elecciones para mantenerse en el cargo y ha molestado a la UE en varias ocasiones y a Occidente en general. Lukashenko sabe que cuenta con el respaldo del presidente ruso Vladimir Putin y hace cosas para irritar, la última de ellas animar a los refugiados de Oriente Medio a cruzar a Polonia. Su comportamiento es totalmente dictatorial y va en contra de los deseos de la mayoría de su pueblo, pero Putin le anima para que mantenga un colchón, un país en la esfera de influencia comunista rusa.

En su 17º mensaje anual de Navidad largo al pueblo ruso, Putin mostró su pensamiento. Desea mantener Ucrania y Bielorrusia y cualquier otro retazo de territorio que pueda conseguir dentro de la hegemonía rusa. Lamenta enormemente la pérdida del "Imperio" ruso, las enormes extensiones de tierra, los países individuales, que tomaron al final de la Segunda Guerra Mundial. Olvida por qué los perdió. La economía rusa había funcionado mal, año tras año, durante los años de Stalin y no podía seguir el ritmo de la forma democrática de Occidente con la que competían, especialmente los Estados Unidos. A finales de los años 80, Mijaíl Gorbachov, último secretario general del Gobierno comunista de la URSS y en el cargo desde 1985, y luego primer presidente de Rusia, 1990-91, se plegó a lo inevitable. Para que la economía rusa se recuperara, debía liberar a todos los países de Europa del Este que mantenían en su hegemonía. Seguir apoderándose de esos países ya no era factible, lo que suponía una terrible presión para la economía. Una acción notable fue la demolición del muro de Berlín, que permitió la reunificación de Alemania.

Soldados del pelotón del Fa Alfa 177, cargan una unidad de artillería de 155 mm en la Base Operativa Avanzada (FOB) Kuschamond, Afganistán, el 13 de septiembre de 2011
AFP/JOHANNES EISELE - Soldados del pelotón del Fa Alfa 177, cargan una unidad de artillería de 155 mm en la Base Operativa Avanzada (FOB) Kuschamond, Afganistán, el 13 de septiembre de 2011

El presidente Putin considera que la expansión de la UE con los anteriores países satélites soviéticos de la República Checa, Eslovaquia, Polonia, Hungría, Lituania, etc., con la consiguiente ampliación de los límites de la OTAN hacia el este, es una amenaza potencial para Rusia. Por ello, está intensificando la presión sobre Ucrania, a la que ha robado Crimea y controla efectivamente la frontera oriental del país. Pero Europa, especialmente Alemania, necesita el gas ruso, del que dispone en abundancia, por lo que, sensatamente, la UE y Rusia van a celebrar una reunión de alto nivel a principios de 2022 para intentar limar varios puntos de diferencia. Esto beneficia a ambas partes y más allá. Históricamente, hasta hace casi un siglo la Rusia europea, donde se toman la mayoría de las decisiones rusas, tenía vínculos con varias potencias europeas. 

Otras luchas en curso son las de Oriente Medio, que implica a varios países colindantes, pero que se centra sobre todo en Siria, que ha puesto de relieve el problema de los refugiados en Europa durante más de una década, y en Etiopía. En China, está la situación de los uigures, que están siendo torturados y "reeducados" para que abandonen sus creencias islámicas y sigan la línea del partido del Gobierno comunista central. Desde 2013, Xi Jinping, el presidente de la República Popular China, ha hecho movimientos beligerantes dirigidos a Estados Unidos y a Occidente para que no interfieran en la política china de toma de tierras. También han hecho movimientos sobre la recuperación de Taiwán, lo que es potencialmente muy peligroso.

El presidente ruso, Vladímir Putin
PHOTO/AFP - El presidente ruso, Vladímir Putin
De la COP26 a Ómicron  

La tan esperada COP26, para mostrar las últimas reflexiones del IPCC y su comunidad científica, se celebró en Glasgow a finales de año, en noviembre, y atrajo a la máxima representación gubernamental de la mayoría de los países del mundo y a notables personalidades preocupadas por el tema del clima. También reunió a muchos de los grupos de presión que hicieron oír su voz; en total, unos 40.000 asistentes de un modo u otro. El CO2 fue el centro de atención, el culpable, los combustibles fósiles, y las actividades humanas que provocan su aumento. Se presentó la resolución de que todos los países debían firmar un acuerdo para lograr una reducción del uso de los combustibles fósiles para llegar a una posición de cero neto a mediados de siglo. 

En el último momento, China e India se negaron a firmar a menos que el documento final de la resolución cambiara la palabra "eliminar" el uso de combustibles fósiles por la palabra "reducir" el uso de combustibles fósiles. India, cuya economía depende en gran medida del carbón, dijo que no estaría preparada hasta 2070. La industria y las necesidades domésticas de China producen, en una cantidad significativa, la mayor cantidad de gases de efecto invernadero de cualquier nación. Sin embargo, también invierte en energías renovables. Cada uno de ellos argumentó que cualquier ritmo de reducción más rápido tendría un efecto muy perjudicial para sus respectivas economías. La COP se mostró consternada, pero aceptó a regañadientes que se firmara el documento como recuerdo final de la reunión de Glasgow. 

Desde entonces, el virus de la COVID ha vuelto a ser el centro de atención con una nueva variante de movimiento rápido, Ómicron, descubierta en el sur de África, que ha suplantado a la anterior variante Delta como cepa dominante. Mientras que la variante Delta sigue entre nosotros, la Ómicron preocupa más a los científicos médicos por la asombrosa velocidad de su propagación y su potencial para saturar los servicios sanitarios de un país.

Xi Jinping, presidente de China
Xi Jinping, presidente de China

Sin embargo, el ex primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, dice como otros que "ningún país está a salvo hasta que todos los países estén a salvo". Está consternado, y con razón, por la lentitud en la distribución de las vacunas hacia y entre los países más pobres y critica los esfuerzos realizados por las naciones más ricas, aunque estos países pobres se enfrentan a redes de comunicación mal desarrolladas, principalmente carreteras, lo que no hace sino agravar el problema.

A medida que nos acercamos al final del año, el virus está aumentando su perfil en lugar de desaparecer gradualmente. Ómicron toma el relevo de Delta, que ha sido la cepa dominante durante todo el año. Preocupa la velocidad de propagación de la variante, aunque su potencia parece ser menor. Sea como sea, los dos primeros meses parecen estar dominados por el virus. Algo como este virus mortal dura más de 3 años. Sólo podemos esperar que éste pueda dar señales de agotamiento en 2022. Hoy en día tenemos una población de más de 8.000 millones de personas, mucho más que antes, pero afortunadamente sabemos mucho más y estamos actualizando constantemente la ciencia médica, a veces a diario. Hay otras cuestiones que están surgiendo y que nos desafiarán en los próximos años. Pero esa es otra historia.

Dr. J. Scott Younger, presidente comisario de Glendale Partners y miembro del Consejo Asesor de IFIMES

IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en el ECOSOC/ONU, Nueva York, desde 2018.