Opinión

Debate en el islam: ¿se deben cerrar las mezquitas?

Mezquitas

En todo el mundo musulmán, con sus más de 1.400 millones de creyentes repartidos en proporción mayoritaria en más de 65 países de los cinco continentes, y con minorías numerosas en otros 35 Estados, ha irrumpido con fuerza el debate sobre si se deben o no cerrar las mezquitas, para poder luchar con más eficacia contra la pandemia del coronavirus. Si bien las Autoridades políticas de la mayoría de países que componen la Organización de la Conferencia Islámica (54, incluyendo Palestina) son favorables al cierre temporal de los centros de culto, el debate en la sociedad está lejos de lograr la unanimidad.

Varias corrientes salafistas, que pretenden aplicar las enseñanzas del Corán y del Profeta Mohamed en los primeros años del Islam, se han opuesto al cierre de las mezquitas. En Marruecos, por ejemplo, tres conocidos jeques salafistas, Abu Naim, Hassan el Kettani y Omar Haduchi, consideran que la opinión favorable al cierre emitida por el Consejo Superior de Ulemas de Marruecos, “es un escándalo”, ya que, según ellos, el nivel alcanzado por la epidemia no es suficientemente peligroso como para justificar la clausura de los lugares de culto. Estos salafistas, que tienen un cierto predicamento en los sectores mas pobres y marginales de la sociedad enarbolan la bandera de la resistencia amenazando con que “el país que cierra sus mezquitas, renuncia a su religión”. 

En el otro extremo de la racionalidad social se encuentran organizaciones como el citado Consejo Superior de Ulemas que sigue la línes dictada por el Emir de los Creyentes, función que ejerce el Rey de Marruecos, y la Organización Internacional de Ulemas Musulmanes que dirige Ahmed Raissuni, y que se muestran favorables a suspender “los rezos multitudinarios de los viernes” en las mezquitas por razones sanitarias. Es la misma opinión emitida por la Universidad islámica de Al Azhar en Egipto, considerada como la referencia del islam sunita, y aplicada entre otros por países como Argelia que han decretado el cierre a partir de este viernes 18 de marzo.

Por su parte, la Comisión islámica de España ha “recomendado” a los imanes el cierre de las mezquitas, mientras que el Consejo Francés de Culto Musulmán ha ido más allá ordenando directamente a todos sus seguidores cerrar los lugares multitudinarios de culto.

En el mundo islámico ha tenido importante repercusión la decisión de las autoridades religiosas de cerrar provisionalmente la Mezquita Al Aqsa, en Jerusalén, el tercer lugar sagrado del Islam después de La Meca y de Medina, ambas ciudades en Arabia Saudita, que, sin embargo, no han cerrado las puertas de sus mezquitas.   

Si bien la opinión mayoritaria de islamólogos es favorable al cierre de lugares de rezo, incluido el conocido dirigente salafista marroquí Abu Hafs, la falta de unanimidad en la posición de los líderes religiosos está creando malestar e inseguridad en la comunidad musulmana. 

De cualquier manera, la interpretación que hacen los jeques reacios al cierre de las mezquitas, parece más interesada en salvaguardar su propio crédito e influencia, que en la salud de la población.