Opinión

Desigualdad en toda legalidad

Túnez

En el Magreb, Túnez siempre ha sido el líder en materia de derechos de la mujer. Quienes conocen un poco el país saben que es gracias al difunto presidente Habib Bourguiba que las mujeres tunecinas han adquirido derechos que las han liberado de la camisa de fuerza del arcaísmo. 

La historia recordará que el antiguo residente del Palacio de Cartago había establecido un Código del Estatuto Personal que prohibía una panoplia de prácticas y males que asolaban la sociedad tunecina como los matrimonios forzados y la poligamia. También facilitó los procedimientos de divorcio a las mujeres y ahora no sólo podían trabajar sino también ser financieramente independientes y abrir una cuenta bancaria sin la autorización del cónyuge. Aunque estos derechos parecen obvios hoy en día, esto estaba lejos de ser el caso en 1956. Estos logros fueron revolucionarios para la época y siguen siendo revolucionarios en algunos países árabes hoy en día. Nadie antes de Bourguiba se había atrevido a hacer tales reformas, excepto, por supuesto, Mustafá Kemal Atatürk en Turquía, pero el pequeño Túnez está a la vanguardia en los países árabes. 

Sin embargo, desde este importante progreso, las cosas no han cambiado. Ha habido sucesivos presidentes, y la condición de la mujer ha vuelto gradualmente a una norma acordada. 

Unos 60 años más tarde, el presidente Béji Caïd Essebsi quiso dejar su huella, algo grandioso que marcaría su mandato. Ordenó una Comisión de Libertades e Igualdad Individual llamada Colibe, de la que quiso defender una de las recomendaciones: la igualdad de la herencia entre los dos sexos. ¡Esta es una acción que probablemente dejará su marca en la mente de la gente y en su mandato de cinco años! Tan pronto como se anunció, se organizó una ola de indignación y fuertes protestas dentro y fuera del país para contrarrestar este proyecto de ley. Las mujeres que heredarían tanto como los hombres; parece una idea loca no sólo para los hombres, sino también, paradójicamente, para muchas mujeres. 

Es necesario recordar a la Cámara que, en todos los países musulmanes, los derechos de herencia se rigen por la sharía y las mujeres heredan la mitad de lo que heredan sus hermanos. Una desigualdad a la que se han acostumbrado las mentes más críticas y que no sorprende a nadie. Como resultado, las mujeres están condenadas a una precariedad cada vez mayor. 

El proyecto de ley iniciado por Béji Caïd Essebsi causó una reacción hasta la más alta autoridad del Islam sunita. De hecho, Al-Azhar no dudó en calificarlo de “flagrante violación de los preceptos del Islam”, reacción que abrió la puerta a muchos abusos, y los miembros de la comisión Colibe no sólo recibieron insultos, sino también amenazas de muerte. 

Sin embargo, si observamos de cerca todas las Constituciones de los países que se pronuncian en contra de esta ley igualitaria, es evidente que todas reconocen la igualdad de derechos y deberes de los ciudadanos. Es evidente que las mujeres son juzgadas como los hombres cuando cometen delitos o cuando no respetan la ley. Esto también se encuentra en la ley musulmana. Entonces, ¿qué es exactamente lo que molesta cuando hablamos de la igualdad de la herencia también?  

Tal vez en este caso en particular no deberíamos buscar razones del lado religioso. ¡En realidad, lo que asusta a la gente es que nos atrevemos a tocar el dinero de los hombres!

Además, la investigadora marroquí sobre el Islam Asmaa Lamrabet afirma que, en la época del Profeta, las mujeres recibían una parte igual de la herencia que los hombres. La cuestión de la herencia se estudió en ese momento, prácticamente caso por caso. Pero desde entonces ha llovido mucho y el legislador musulmán se ha referido al único verso del Corán en el que la proporción de hombres es mayor que la de mujeres. 

El proyecto de ley de Béji Caïd Essebsi, que fue aprobado por el Consejo de Ministros y enviado a los diputados para su consideración hace dos años, aún no ha visto la luz. Caïd Essebsi está muerto y su proyecto de mortinato no parece interesar a su sucesor. Mientras tanto, la desigualdad entre hombres y mujeres en Túnez y en todo el mundo árabe tiene un brillante futuro por delante.