Opinión

Diplomacia y cultura en Santander

srael y Santander, rememoran sus lazos culturales

Los días 3 y 4 de junio tuvo lugar la segunda edición del seminario Diplomacia Pública y ciudades culturales: experiencias compartidas, celebrado en el Palacio de la Magdalena e impulsado desde la Dirección General de Cultura del Ayuntamiento de Santander con el apoyo de la Academia de la Diplomacia y la revista Atalayar. La participación de las Embajadas de la República Checa y de Israel, en esta ocasión, se ha sumado a la visita de los Embajadores en España de la Federación rusa y de Emiratos Árabes Unidos que asistieron el pasado mes de octubre a la primera edición. La iniciativa tiene como objetivo el de compartir en entornos internacionales el dinamismo y la calidad de la oferta cultural de nuestra ciudad y la enorme relevancia de los proyectos culturales que se están desarrollando en este momento, o que son ya una realidad.  El éxito de la puesta en marcha de este seminario se ha logrado gracias a la involucración de los actores públicos y privados implicados, con especial implicación de los ámbitos profesionales, los grandes y pequeños empresarios y gestores culturales, además del respaldo social de los santanderinos. 

El hecho de que cuatro Misiones Diplomáticas de gran importancia y diversidad cultural como son la de Rusia, Emiratos Árabes Unidos, República Checa e Israel hayan estado presentes a través de sus más altos representantes, los Embajadores, junto a los responsables de sus centros culturales asociados, confirma con absoluta claridad el interés que Santander y sus estructuras y proyectos culturales despiertan a nivel exterior. En menos de seis meses la atención de los departamentos encargados de la diplomacia cultural de cuatro países tan relevantes en las relaciones internacionales significa que Santander es percibido como una realidad ilusionante, en fase de crecimiento y con el máximo interés para trasladar a sus gobiernos e instituciones culturales las experiencias obtenidas y la imagen de una ciudad abierta, con visión global, propicia para las relaciones interculturales, amable y brillante. 

El seminario ha contado con la impecable gestión desde la Dirección General de Cultura del Ayuntamiento con Eva Guillermina Fernández a la cabeza, antes con Enrique Bolado, que se han apoyado en la experiencia de la Academia de la Diplomacia y de Atalayar en la organización de jornadas multitemáticas con presencia diplomática. Al lado de los Embajadores han participado activamente los centros culturales ruso, emiratí y checo y el Centro Sefarad Israel, integrado en la red de Casas del Ministerio de Exteriores, Cooperación y UE, así como escritores, intelectuales, periodistas y artistas de los países invitados. Todos ellos han compartido ponencias, reuniones y visitas culturales con distintos responsables y directivos de algunas de las principales instituciones privadas de nuestra ciudad, como la Fundación Banco Santander, el Archivo Lafuente, la PECCA, la Fundación Botín y el Centro Botín, el FIS o el Ateneo. Y con un elenco de ponentes del mundo universitario (Universidad de Cantabria, Universidad Europea del Atlántico, Universidad Europea de Madrid), académicos e intelectuales de gran prestigio y destacados periodistas de nuestra región y de medios nacionales y especializados, entre otros conferenciantes. 

Entre las conclusiones extraídas en el transcurso de estas dos primeras ediciones se pueden destacar algunas muy notables y recurrentes en las diferentes mesas redondas e intervenciones: la importancia decisiva de la colaboración público privada para el desarrollo de proyectos culturales de calidad con capacidad de impacto nacional e internacional; la idoneidad de la diplomacia pública para promover la creatividad artística y los valores interculturales; el creciente protagonismo de las ciudades para diseñar estrategias de diplomacia cultural con proyección global; la intrínseca relación de colaboración de Santander y Cantabria para fortalecer el objetivo común de construir un polo de atracción cultural integrado, además, en el área del Norte de España y de manera más amplia, en el conjunto del país; las múltiples posibilidades de transformación social y progreso económico asociado a los ámbitos culturales; la extraordinaria labor del tejido de empresas culturales, grandes y pequeñas, y la necesidad de encontrar vías para impulsar su actividad; el valor de la cultura como espacio de creatividad e innovación capaz de generar puentes de entendimiento global a partir de las artes y el pensamiento.   

La dirección y la sección de cultura del Diario Montañés y el conjunto de medios cántabros han recogido con detalle en sus informaciones la dimensión que han tenido las dos primeras ediciones del seminario Diplomacia Pública y Ciudades Culturales. Y la sociedad santanderina a través de sus instituciones, clubs, personalidades y del interés ciudadano, ha vuelto a poner de manifiesto, con su desinteresada implicación, la conciencia colectiva e incluyente de respeto por la cultura; el compromiso para ofrecer un trato deferente y ejemplar a las Misiones Diplomáticas invitadas; y el optimismo compartido con el cual la ciudad de Santander observa y construye el futuro.