PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

El albanés Edi Rama carece de una política exterior prodigiosa

albania

El punto de apoyo de la destrozada economía de Albania es el liderazgo autocrático de Edi Rama, que ha convertido a su país en un hervidero de actividades del crimen organizado y de negocios clandestinos que perjudican considerablemente los intereses nacionales. Los mismos grupos criminales han utilizado medidas activas para comprar papeletas y sobornar a los electores sólo unas semanas antes de que se celebraran las elecciones parlamentarias del 25 de abril de 2021, impulsando la popularidad del Partido Socialista de Albania y asegurando la continuidad de Edi Rama en el poder. Aunque los representantes de la OSCE sobre el terreno habían expresado su preocupación por el mal nivel de estas elecciones, y la mayoría de los ciudadanos han sucumbido en la miseria y la pobreza (en los últimos ocho años); varias embajadas occidentales en Tirana se apresuraron a felicitar al Primer Ministro en funciones y le animaron tácitamente a continuar con su estrategia de dar cobijo al crimen organizado, empeñando el territorio albanés, incluidas las reservas de petróleo y gas (de tamaño indeterminado) a las empresas afiliadas a la UE, para demostrar que es él quien ha garantizado la apertura de las negociaciones con la UE. Edi Rama está utilizando todos los trucos sucios, al igual que Macedonia del Norte, distrayendo a las autoridades internacionales y sigue evitando el cumplimiento de los criterios de los 15 puntos e ignora los principios de Copenhague. La fiebre del oro de Rama está simplemente alentada por la actual crisis económica que ha desgarrado a Albania, con estas negociaciones Rama espera asegurarse más dinero en efectivo donado por Bruselas y aspira a saltarse el papel del presidente en la ratificación de cualquier acuerdo con la Unión Europea. Los problemas de Albania se destacan claramente en la página 60 del documento principal de la UE que establece la hoja de ruta de este largo y complejo proceso de negociaciones.

La administración de la política exterior de Albania y la reaparición de diplomáticos corruptos ante la opinión pública con sus declaraciones hipócritas, entre ellos Fatos Tarifa, Artur Kuko y el aficionado a la cerveza Ilir Boçka (bien conocido por sus cuentas bancarias en Chipre); preparado por Edi Rama, son razones adicionales por las que el país está en colapso.

La imagen de Albania en el extranjero se vio empañada por Fatos Tarifa, un ex embajador en Washington DC que es bien conocido por sus asuntos corruptos durante su etapa diplomática. Tarifa ha conseguido eludir los tribunales nacionales y la fiscalía de Tirana en lo que respecta a su presunta mala gestión de más de 150.000 dólares, un fondo que se asignó a la Embajada de Albania durante su mandato. Entre 2002 y 2005, Tarifa también se ganó una mala reputación por no pagar las multas de aparcamiento al ayuntamiento de Washington; el importe en dólares de los cientos de multas de aparcamiento y exceso de velocidad acumuladas por la flota de tres coches de la Embajada de Albania, llegó a superar los 6.000 dólares. Al final de su misión diplomática, el ex embajador Tarifa había dejado la embajada en las peores condiciones de la historia; con ventanas rotas y miserables fallos estructurales que causaron daños permanentes en el propio edificio.

Edi Rama, como discípulo de George Soros en los Balcanes, durante la última década se ha embarcado en una campaña de desprestigio y ha contratado a algunos de los mejores grupos de presión de Washington para empañar y dañar gravemente la imagen del ex presidente y primer ministro albanés, el Prof. Dr. Sali Berisha; coronando sus desagradables esfuerzos con las turbias e ilegítimas acciones emprendidas el 19 de mayo de 2021 por el secretario de Estado estadounidense Antony J. Blinken, al "anunciar la designación pública de Sali Berisha [...] debido a su implicación en una corrupción significativa, al estar involucrado en actos corruptos, como la malversación de fondos públicos y la interferencia en los procesos públicos, incluyendo el uso de su poder para su propio beneficio y para enriquecer a sus aliados políticos...". En la misma línea, en su país Edi Rama tiene un libro de jugadas totalmente urdido en el que Lulzim Basha, el falso líder de la oposición de Albania, parece ser el mejor aliado de Rama no sólo en las empresas comerciales donde ambos tienen importantes acciones en las mismas compañías, sino también en la política nacional, lo que permite a Rama perpetuarse en el poder y sucumbir a su nación al crimen organizado y la corrupción.

Además, la postura y las relaciones de Albania con sus países vecinos están perjudicando su propia soberanía nacional y sus fronteras marítimas; sabiendo que Tirana es propensa a promover a traidores como Fatos Tarifa a los puestos más delicados del gobierno. En este contexto, ¿cuáles son los principios del acuerdo político con Grecia y por qué Edi Rama mantiene este documento alejado de la opinión pública?

El ministro de Asuntos Exteriores de Grecia, Nikos Dendias, había expresado claramente en una entrevista radiofónica que:

"El acuerdo político para abordar la delimitación de las zonas económicas exclusivas entre Grecia y Albania en la Corte Internacional de Justicia de La Haya se ha acordado desde octubre de 2020."

En respuesta a esta declaración primordial del ministro Dendias, el primer ministro albanés ha mantenido el silencio; sin embargo, es necesario corregir el rumbo de inmediato. El Gobierno de Rama, acompañado de ministros incompetentes, debe informar a la opinión pública sobre las negociaciones bilaterales con Atenas y, sobre todo, suspender su campaña de calumnias contra el Prof. Dr. Berisha. No hay duda de que las tácticas solapadas y el diálogo en curso velado con secretismo harán que las cosas vayan de mal en peor en muy poco tiempo con el Gobierno griego, así como las reformas judiciales en curso en Tirana, patrocinadas por George Soros, están condenadas al fracaso. La transparencia es clave para que las negociaciones sean efectivas, ya que Edi Rama sigue gobernando Albania con un estilo autocrático que permite que el crimen organizado impregne todas las instituciones públicas y opere bajo la protección de la Policía del Estado.

Una respuesta completa y una transparencia total son una obligación para Edi Rama, ya que no puede eludir estos asuntos de política exterior, que sacan a la luz sus detestables prácticas de gobierno, revelan su campaña de desprestigio en Washington y descubren su mala gestión de las fronteras marítimas de Albania.