Opinión

El conflicto del Sáhara Occidental: arrojando luz sobre algunos conceptos erróneos

sahara-occidental

Mi respuesta al artículo de The Economist ‘El conflicto interminable: las cosas se están calentando en el Sáhara Occidental’ 

El artículo titulado ‘El conflicto interminable: las cosas se están calentando en el Sáhara Occidental’, publicado en la edición del 6 de noviembre de 2021 de The Economist, cubre bastantes elementos del conflicto del Sáhara Occidental y presenta un enfoque relativamente equilibrado de la situación sobre el terreno. Sin embargo, hace algunas suposiciones injustificadas y algunas omisiones y contiene algunos hechos que son sólo parcialmente ciertos que vale la pena señalar.  

Para empezar, Argelia no ha estado "suministrando gas natural al Reino" como se afirma en el artículo, sino que ha utilizado el gasoducto Magreb-Europa que pasa por Marruecos para suministrar gas natural a Europa, especialmente a España. 

Marruecos percibe un mero 5% de derechos en especie (es decir, gas natural) por permitir que el gasoducto pase por su territorio, pero en los últimos años ha diversificado tanto su combinación energética que la interrupción del flujo de gas procedente de Argelia ha tenido un efecto nulo en sus suministros energéticos. 

Argelia ha dicho que está armando la energía (junto con su espacio aéreo) para "castigar" a Marruecos por supuestas agresiones aún no demostradas, pero la verdadera razón para dejar de utilizar el gasoducto Magreb-Europa es la reducción de la producción en el país y el importante aumento del consumo interno, que dificultan la satisfacción de buena parte de la demanda exterior. Mientras tanto, España se ve perjudicada y no es seguro que Argelia compense la pérdida de suministro a través de otros oleoductos que pasan directamente por el Mediterráneo.  

En cuanto al Sáhara Occidental, el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la soberanía de Marruecos ha creado un nuevo orden diplomático en torno a la cuestión, pero ha tenido el mérito de animar a otros países a salir del estancamiento que dura ya tres décadas sin solución en el horizonte, y apoyar la propuesta marroquí de una "autonomía dentro de la soberanía marroquí" saharaui, una solución en la que todos ganan y que no dejará a ninguna de las partes demasiado amargada para deponer las armas.  

La guerra se ha intentado en los años setenta y ochenta: al principio el Polisario, ayudado por Argelia, Gadafi y Castro ganaba algunas batallas aquí y allá, pero, con la construcción del muro (el BERM), el Ejército marroquí ha tenido la ventaja. Cuando se firmó el alto el fuego en 1991, las "armas" sobre el terreno ya estaban silenciadas. Por cierto, en virtud del acuerdo de alto el fuego, el 80% del territorio permanecerá bajo control marroquí, y el 20% seguirá siendo zonas de amortiguación desmilitarizadas. La pretensión del Polisario de controlar esas tierras es una violación flagrante del alto el fuego, como ha señalado la ONU en varias ocasiones.  

El referéndum también se intentó a finales de los noventa. No funcionó, no por el "obstruccionismo marroquí", como afirmó The Economist, sino porque 135.000 saharauis a los que el Polisario denegó la posibilidad de votar recurrieron la decisión. Procesar todas esas apelaciones y llegar a un acuerdo sobre la población elegible para votar se convirtió en una misión desalentadora, si no imposible. 

La ONU pidió entonces a las partes que aportaran ideas creativas para alcanzar una "solución mutuamente acordada" al conflicto. La idea del juego de suma cero de un referéndum fue declarada inviable de facto. Y la propuesta de Marruecos de una "autonomía dentro de la soberanía" (2007) fue aclamada por el Consejo de Seguridad y muchos otros países, como "creíble y realista".  

Argelia afirma que apoya al Polisario como parte de su apoyo a los movimientos de liberación en todo el mundo. Marruecos también ha apoyado a los movimientos revolucionarios del tercer mundo: financió al CNA y albergó campos de entrenamiento para sus combatientes, como reconoció el difunto Nelson Mandela, y apoyó la revolución argelina con armas, entrenamiento y apoyo logístico, negándose a negociar las fronteras con Francia hasta después de la independencia de su vecino oriental. 

Marruecos acogió en su territorio a Amilcar Cabral (de Guinea Bissau) y su partido de liberación, y proporcionó a Agostino Neto (de Angola) un pasaporte marroquí para huir de la opresión de Salazar en Portugal. La monarquía marroquí nunca se ha sentido "incómoda" con los movimientos de liberación.  

Argelia no debe pensar en Marruecos como un rival sino como un vecino, un posible aliado y socio estratégico. Argelia cerró la frontera en 1994 no por la supuesta injerencia marroquí en sus propios asuntos internos, sino porque Marruecos estableció visados para los argelinos, después de que un grupo de franco-argelinos, sospechosos de tener vínculos con los servicios de inteligencia argelinos, cometiera un atentado terrorista en un hotel el 25 de agosto de 1994 y matara a dos turistas españoles. Como reacción, Argelia cerró sus fronteras terrestres con Marruecos.  

El atentado que tuvo lugar el 3 de noviembre de 2021 y que provocó la muerte de tres camioneros argelinos tiene el aspecto de un acto completamente chapucero. Primero, Argelia dijo que había ocurrido en suelo mauritano. Cuando Mauritania lo negó, Argelia alegó que ocurrió en la zona de amortiguación desmilitarizada, la misma zona que el Polisario utiliza para librar su guerra "semi-ficticia" contra Marruecos. Sigue siendo un misterio qué hacían los camioneros supuestamente civiles en una zona de "guerra" desmilitarizada y no utilizar la carretera asfaltada entre Argelia y Mauritania. El MINURSO no ha podido encontrar ninguna prueba de un ataque aéreo contra los camiones. La acusación es tan infundada como la supuesta provocación de incendios en Argelia por parte de Marruecos el pasado verano.  

Es cierto que el Sáhara Occidental bajo el dominio de Marruecos está en auge, y las inversiones son colosales, tal y como afirma The Economist. El desarrollo humano en el Sáhara Occidental gobernado por Marruecos está entre los más altos de esta parte del mundo. Los subsidios se dirigen a los saharauis en primer lugar, y no sólo a los no saharauis procedentes de otras partes de Marruecos, como se dice en el artículo antes mencionado.  

Por otro lado (y, por último, pero no menos importante), en los campamentos en suelo argelino, los saharauis son almacenados en contra de su voluntad, como señala acertadamente The Economist. Se les considera refugiados, pero no tienen derecho a la libre circulación, ni a un empleo remunerado, y no se les identifica ni contabiliza, como estipula la Convención de Ginebra (1951) y como exigen regularmente el Consejo de Seguridad y el ACNUR. 

El Polisario recibe 134.000 raciones de alimentos del Programa Mundial de Alimentos, pero las imágenes aéreas y las pruebas sobre el terreno sugieren que su número es inferior a 90.000. La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude acusa al Polisario de malversar el resto de las raciones alimentarias y venderlas en el mercado negro, con ayuda de militares argelinos. 

Lahcen Haddad es senador en el Parlamento marroquí. También es profesor universitario y consultor de desarrollo internacional. Fue ministro de Turismo de Marruecos entre 2012 y 2016.