Opinión

El fin de las falsas elecciones en Irán

IRAN

Finalmente, a pesar del boicot de la mayoría de los iraníes, que fue de hecho un gran "no" a las dos facciones del régimen clerical de Velayat-e-Faqih, Jamenei, como era de esperar, desconsiderado con la esfera pública, sacó de las urnas a la persona que quería. Nombró a Ebrahim Raisi como séptimo presidente de Irán, un hombre para el que Amnistía Internacional ha pedido al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que establezca un mecanismo para investigar sus "crímenes" contra la humanidad. Alguien que ha estado en las listas de sanciones de Estados Unidos y la UE por su papel en la violación de los derechos humanos y la masacre de personas.

Según testigos presenciales en varias ciudades iraníes, la mayoría de los colegios electorales estaban completamente desiertos, lo que indica un boicot generalizado a las elecciones por parte de la mayoría de la población. Sin embargo, a pesar de esta realidad, como ha sido práctica habitual de Jamenei para legitimar las elecciones y su régimen, afirmó que más de 28 millones de personas, o casi el 50% de los votantes con derecho a voto, habían emitido su voto, quintuplicando el número real de votantes.

Mientras que, según los informes y numerosos clips realizados por testigos en varios colegios electorales de diferentes ciudades de Irán y publicados en el ciberespacio, la participación en este espectáculo electoral fue inferior al 10% de los votantes elegibles.

De este modo, Jamenei, con su política contractiva que ya había iniciado, tomó el control de todos los asuntos eliminando a todos los líderes de la llamada facción reformista e incluso a sus antiguos funcionarios de confianza para construir un Gobierno y un Parlamento unificados únicamente de su facción afiliada. Parece haber sacado su última carta para garantizar la supervivencia de su régimen.

Por supuesto, es inconcebible que Ebrahim Raisi, debido a su naturaleza brutal, que se basa únicamente en la ejecución y la represión y la eliminación física de los disidentes, y también, debido a sus puntos de vista retrógrados y reaccionarios, pueda resolver cualquiera de las demandas del pueblo, como la libertad y la mejora de la situación económica. En consecuencia, tratará de silenciar cualquier oposición utilizando a la Guardia Revolucionaria como su brazo represor, de la manera que suelen hacer los dictadores, es decir, reprimir a la oposición cada vez más desnuda.

Pero el éxito que tendrá es algo que quedará claro en un futuro no muy lejano. Porque el pueblo iraní ha llegado a un nivel de miseria en el que el 80% del mismo vive por debajo del umbral de la pobreza y no tiene nada más que perder. Antes de estas mismas elecciones, los iraníes en diferentes ciudades, en discursos callejeros sin temor a las consecuencias de sus palabras, expresaron su deseo de derrocar el régimen en su totalidad y culparon a Alí Jamenei de esta situación. 

Cabe destacar que, hasta hace unos años, nadie se atrevía a hablar en público contra Jamenei, y la gente expresaba su descontento culpando a Hasán Rohaní y a su Gobierno. Pero ahora la gente amenazaba con derrocar a Jamenei con las palabras más agudas e incluso insultantes. Por lo tanto, reprimir al pueblo no será tan fácil como antes debido a la magnitud del descontento, aunque el presidente y los miembros del parlamento sean ahora todos miembros de la facción de línea dura.

Por supuesto, en lo que respecta a la represión del pueblo, no hay básicamente ninguna diferencia entre las facciones reformista y de línea dura, y ambas facciones siempre han estado de acuerdo en este punto. Ya que la mayoría de las represiones tuvieron lugar durante la presidencia de la llamada facción reformista. Por ejemplo, la represión contra los estudiantes durante la presidencia de Jatamí en julio de 1999, cuando las fuerzas de seguridad arrojaron a los estudiantes desde el tercer piso de las residencias, matando o encarcelando a muchos. 

O durante las protestas del pueblo contra la triplicación del precio de la gasolina durante la presidencia de Hasán Rohaní en noviembre de 2019, cuando las fuerzas de seguridad mataron a tiros a 1.500 personas en las calles y encarcelaron a más de 12.000 personas. Y esto a pesar de que Hasán Rohaní no ha confesado hasta hoy la comisión de este crimen, ni ha anunciado el número y los nombres de los mártires.

Por desgracia, otros países se centran más en la política exterior del régimen que en los asuntos internos de Irán. Para ellos, la prioridad es que el régimen no adquiera armas nucleares, que limite sus programas de misiles y sus intervenciones en los países de la región. Pero como la naturaleza de este régimen se basa en dos pilares: la represión interna y la exportación del fundamentalismo a otros países, y considera la adquisición de armas nucleares como un medio para su supervivencia, Jamenei nunca cumplirá con estas exigencias de Occidente. La experiencia ha demostrado que el único lenguaje que puede dialogar con este régimen es el de la determinación.

Ahora Jamenei, asumiendo que Joe Biden junto con su nueva Administración no es un señor de la guerra y quiere retirar sus fuerzas de Afganistán y otros países de Oriente Medio, ha optado por una política agresiva y quiere imponer sus demandas amenazando con aumentar el enriquecimiento si Estados Unidos no levanta las sanciones y no permite que el OIEA inspeccione los sitios sospechosos.

Sin embargo, un vistazo a la historia del régimen muestra que el nombramiento de Ebrahim Raisi como presidente de Irán no es una señal de poder, sino un indicador de la debilidad de Jamenei a la hora de gestionar los numerosos desafíos internos, las demandas de los diferentes segmentos del pueblo y sus problemas de subsistencia. Naturalmente, en el futuro, esta situación preparará el ambiente para unas protestas más amplias del pueblo y su deseo de un cambio de régimen. 

Cyrus Yaqubi es un analista de investigación y comentarista de asuntos exteriores iraníes que investiga las cuestiones sociales y la economía de los países de Oriente Medio en general y de Irán en particular.