PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

El Führerprinzip, el socialismo español y la sedición

Foto1PresiSanchezFuhrerPrinzipSanchezCreFerranSendra

¡Qué gran descubrimiento! Es la panacea que ha tenido a bien desenterrar y poner en práctica el Líder Supremo de la formación política hegemónica del socialismo español. 

Se trata del Führerprinzip, el remedio dominante en la Unión Soviética comunista de Stalin y en la Alemania nacional-socialista de Hitler y que, como el ungüento de Fierabrás, sirvió entonces y ahora también para solventar cualquier tipo de problema o infortunio. 

Pero ¡ojo! algunos entienden que el Führerprinzip o principio del jefe se reduce a que el que manda siempre tiene razón y hay que dársela, aunque sea evidente que está en el error. Pues no, ni mucho menos. Esa es una lectura muy simplista.

Foto2PresiSanchezFuhrerPrinzipPatxiCreElBoletin.
PHOTO/El Boletín - Un escudero del Amado Líder registro hace unos días en el Congreso una proposición de Ley Orgánica para armonizar con las de países del entorno la legislación sobre sedición. En imagen, Patxi López, portavoz del Grupo Socialista 

En realidad, el Führerprinzip impera cuando una misma persona es adicta a integrar y ejercer en un mismo paquete el poder ejecutivo, el legislativo y, por supuesto, también el judicial. En el caso de la Judicatura, si al aplicar el Führerprinzip no es posible dominar a los altos dignatarios togados, se intenta por la vía de influenciar en las decisiones de quienes imparten justicia, o bien de los que ejercen el gobierno de jueces y magistrados.

Y es que, para algunos, no hay nada mejor que someter el discurrir de una formación política o de una nación con solo tocar el silbato, comprobar como todos los afiliados y simpatizantes mantienen prietas las filas, hacerles desfilar al paso de la oca ‒en España, los varones sin corbata‒ y exigirles repetir como papagayos, cada cual a su estilo, los argumentos y dictados de la maquinaria de propaganda del Amado Líder.

Foto3PresiSanchezFuhrerPrinzipCongresoCreBorja
PHOTO/Borja Puig de la Bellacasa - La cadena de valor del Führerprinzip se irradia entre los cuadros y simples afiliados. En su inmensa mayoría aplauden, callan o agachan la cabeza convencidos de la sabiduría del maestro o para mantener sus prebendas
La cadena de valor del Führerprinzip

El Führerprinzip se irradia por toda la cadena de valor del partido, cuyos cuadros y simples afiliados, en su inmensa mayoría, aplauden, callan o agachan la cabeza convencidos de la sabiduría del maestro o para mantener su posición, sueldo y prebendas conseguidas a base de codazos.

El  Führerprinzip lo capitanean y vigilan los escuderos más fieles, los que acatan sin rechistar lo que hoy es so y mañana arre. Algunos barones y alcaldes, contados con los dedos de una mano, cuestionan la regla de forma tímida. Saben a ciencia cierta del perjuicio de la medida, para ellos y para la convivencia nacional. Pero no se atreven a expresarlo en los órganos colegiados del partido y tampoco actúan en consecuencia. A ellos se les podría aplicar el término de…co-bar-des. A los que acatan, aguantan y tragan carros y carretas, el de esbirros.

Como ejemplo, el paladín que hace unos pocos días registró en el Congreso una proposición de Ley Orgánica para “armonizar la legislación española sobre sedición con las de países de nuestro entorno”. Pregunta: ¿se trata de una burda manipulación para que, gracias al Führerprinzip y a sus consecuencias, los separatistas recalcitrantes puedan subvertir de nuevo el orden constitucional? ¿Y para que, en caso de fracasar, salgan de rositas por la puerta de los juzgados?

Foto4PresiSanchezFuhrerPrinzipPresisCreEfe
PHOTO/EFE - Los presidentes Javier Lamban (Aragón), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) y Guillermo Fernández Vara (Extremadura) dicen con timidez que no son partidarios de modificar el delito de sedición. Ximo Puig (Valencia) lo acepta

El Führerprinzip lo ha dictado el mismo sujeto ‒o sujeta‒ que se sienta en el sillón del despacho del secretario general, que tiene un presidente ‒o presidenta‒ a título de florero y que suele ocupar la cabecera del Consejo de Ministros de una nación con muchos siglos de historia.

Un superhombre, que por ser un lechado de virtudes y vivir por y para abaratar el precio de la luz y el combustible de sus compatriotas, deambula por los pasillos de su residencia oficial, acongojado al haber comprobado de repente como se mantiene vigente una infamia que no está dispuesto a tolerar por más tiempo.

¿Qué es eso de la sedición? ¡Hay que derogarla y sanseacabó! Y así fue como el Supremo Guardián de las esencias del socialismo nacional resolvió que los que cometieron tal delito en la Comunidad Autónoma de Cataluña en septiembre de 2017 y fueron condenados en firme por el Tribunal Supremo debían ser beneficiarios del indulto. 

Foto5PresiSanchezFuhrerPrinzipCreEfe
PHOTO/EFE - A los juzgados, condenados y encarcelados por sedición que han reiterado que lo volverán a hacer, el Gran Visionario les ha impartido su bendición urbi et orbi y les ha perdonado de todo corazón con un afectuoso beso en la frente
Indultados con un beso en la frente

¿Cómo? Muy sencillo. Aplicando el Führerprinzip y añadiendo una ración de factor K, que significa Kacen lo que quieren. Dicho y hecho. Todos los separatistas se vieron en la calle dando vivas a España y a su bienhechor. Resultado: unos cuantos están en sus casas jugando de forma candorosa con sus nietos ‒los menos‒, y otros siguen maquinando una segunda revolución, los más.

El Supremo Líder del socialismo hegemónico está preocupado por el futuro ‒¿su futuro?‒ y no está dispuesto a que el Código Penal mantenga ni un segundo más ni la denominación de tal delito, ni las penas que ahora contempla. No quiere que, por un quítame las pajas como el ocurrido hace 5 años en Barcelona y otras localidades de Cataluña, unos santos varones ‒y varonas‒ den con sus huesos en la cárcel una larga temporada.

Foto6PresiSanchezFuhrerPrinzipGcCocheCreEfe
PHOTO/EFE - La Guardia Civil, la Policía Nacional y la Fiscalía parece ser que confundieron como sedición lo que no era más que una especie de procesión vecinal con velas encendidas en honor de Sant Jordi organizada por unos pacíficos ciudadanos 

Orden ejecutiva: sacar el Führerprinzip del cajón, echarle unas gotas de factor K y solventar con un tirón de orejas ‒suave, no vayamos a tener un lio por maltrato‒ la previsible nueva tropelía que ya cometieron en septiembre de 2017 ¿Qué ocurrió entonces? Que los pacíficos ciudadanos de una cofradía seglar planearon y dirigieron una especie de procesión vecinal con velas encendidas en honor de Sant Jordi ¡Vaya por Dios! Y va y un alto tribunal rebatió las defensas de los acusados en que el concepto de sedición en España supone “algo más que un delito contra el orden público”. Pero ¡qué sabrán de leyes esos magistrados!

Quien crea a pies juntillas que el Líder Supremo quiere extirpar la sedición por interés propio está en un tremendo error. El ánimo del susodicho secretario general, primer ministro y candidato a presidir la ONG “Todo por el poder” no tiene otra finalidad que hacer reinar la armonía y la concordia entre todos los españoles. Por eso, ante los reiterados gritos de los ya indultados de “lo volveremos a hacer”, el Gran Visionario les impartió su bendición “urbi et orbi” y les perdonó de todo corazón, no sin antes darles un afectuoso beso en la frente. 

Foto7PresiSanchezFuhrerPrinzipGriñanCreLaInformacion
PHOTO/La Información - En un gesto de indudable generosidad, al Líder Supremo no se le ha pasado por la cabeza concederle el indulto a José Antonio Griñán, pero parece que estaría dispuesto a ir a la cárcel en su lugar

Están equivocados quienes piensan que el superhombre que es Espejo de la Honestidad modificará el delito de sedición para que las formaciones separatistas catalanas con las que está coaligado le otorguen su apoyo en aprobar los Presupuestos Generales del Estado de 2023. Tampoco aspira a continuar al frente de su Gobierno de insignes figuras de la ciencia, las artes, las letras y de la Ley del ¡Sólo sí es sí!, vanguardia mundial de la lucha contra el abuso sexual. Su pretensión es capitanear la Unión Europea en la segunda mitad del próximo año, lo que le supondrá el gran sacrificio personal de tener que viajar una y otra vez en aviones VIP y ser aclamado y reverenciado en loor de multitudes.

De carambola, busca propiciar la victoria electoral de Salvador Illa en las próximas las elecciones de Cataluña. Hasta tal extremo es su estilo desprendido y generoso que algunos de sus más fieles acólitos le han escuchado rumiar al Amado Líder que está dispuesto a cambiarse e ir a la cárcel en lugar de su íntimo amigo José Antonio Griñán. Ni se le ha pasado por la cabeza concederle el indulto o aplicar alguna argucia legal que le evite la condena de seis años de prisión. Sabe que si Griñán, durante su etapa en la Junta de Andalucía, tenía los ojos cerrados ante las multimillonarias tropelías con los ERE cometidas por sus acólitos, fue porque le diagnosticaron… cataratas.