PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

El Gobierno polaco (de nuevo) agita el fantasma de las indemnizaciones de Alemania

polonia-alemania-reparaciones-guerra

El Gobierno de Polonia quiere cobrar a Alemania nada menos que 1,3 billones de euros en concepto de indemnización. A principios de septiembre, una comisión parlamentaria de Varsovia calculó detalladamente esta suma en un informe de expertos sobre los daños causados por el régimen nazi en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial. 

La enorme cantidad -mil trescientos millones de euros- es el resultado de la matanza de más de 5 millones de polacos entre 1939 y 1945 y de los años de trabajos forzados de los ciudadanos polacos deportados a Alemania. Según el informe, empresas como VW, BMW, Krupp, Bayer y compañías de ropa se beneficiaron de ello. Los autores del informe estiman los daños en edificios, estructuras sacras, plantas industriales y agricultura en 170.000 millones de euros. 

El líder del partido gobernante nacional conservador "Ley y Justicia" PiS, Jaroslaw Kaczynski, calificó de justificada la exigencia del pago de indemnizaciones. Además, Alemania no tendría que pagar las reparaciones de una sola vez, sino a lo largo de décadas, dijo. 

Además, la suma no era una carga excesiva para la economía alemana. Decenas de países de todo el mundo han recibido indemnizaciones de Alemania, dijo. "No hay ninguna razón para que Polonia quede exenta de esta norma", dijo Kaczynski. 

El pago de reparaciones a Polonia fue rechazado inmediatamente en Berlín. El Gobierno alemán invoca el Tratado Dos más Cuatro de 1990 sobre las consecuencias en política exterior de la unidad alemana. Además, la República Popular Polaca había renunciado a las reparaciones en 1953 y lo había confirmado varias veces. Por lo tanto, según el derecho internacional, estas nuevas demandas de dinero tendrían que ser claramente rechazadas, según la posición alemana. 

Además, Alemania ya había efectuado pagos a Polonia, especialmente a los trabajadores forzados polacos. Además del Ministerio de Asuntos Exteriores, el portavoz del Gobierno, Steffen Hebenstreit, también rechazó la propuesta: "No hay ninguna razón para que el Gobierno alemán dude de la eficacia de la renuncia a las reparaciones de 1953 según el derecho internacional. Por supuesto, la Unión Soviética había ejercido una enorme presión sobre Polonia en aquel momento". 

Ya en 2004, Kaczynski había exigido reparaciones a Alemania. Entonces se elaboró un dictamen conjunto de expertos que concluyó que ni los antiguos habitantes alemanes de los territorios orientales cedidos a Polonia tenían derecho a una restitución o indemnización por los bienes perdidos, ni Polonia tenía derecho a recibir indemnizaciones. 

Sin embargo, en 2017, un dictamen elaborado por el Parlamento polaco estableció la legalidad de las indemnizaciones. Las nuevas demandas de dinero, que se hicieron a principios de septiembre, se ven obstaculizadas por la desunión de los partidos políticos en Polonia. La oposición liberal de la Plataforma Cívica (PO) acusa al partido PiS de querer hacerse notar con la demanda de reparaciones al inicio de la campaña electoral -las elecciones parlamentarias se celebrarán en Polonia en 2023-. 

"La iniciativa del PiS sobre las compensaciones de guerra lleva varios años apareciendo cada vez que el PiS necesita construir una narrativa política", dijo el expresidente del Consejo de la UE, Donald Tusk, que ahora es líder de la Plataforma Cívica PO. 

Kaczynski quiere conseguir apoyo para el partido en el poder "con esta campaña antialemana", dijo Tusk. Él mismo fue en su día objeto de resentimiento antialemán porque Tusk también hablaba alemán con sus padres. 

"Una distracción" 

El exministro de Asuntos Exteriores de Polonia, Radek Sikorski, ahora eurodiputado de la Plataforma Cívica, considera que la demanda de dinero es una distracción de los problemas actuales: "Tengo la impresión de que el PiS habla cada vez más de indemnizaciones a medida que aumentan la inflación y las tasas de crédito. Para gobernar, para conseguir el dinero de la UE que está a su alcance, no pueden hacer todo eso. Así que se sacan a relucir cuestiones de hace 80 años que no sirven para nada", dijo Sikorski. 

Sin embargo, moralmente, Polonia, como víctima de Hitler, tiene derecho a una compensación, señaló Sikorski, refiriéndose a las decisiones de Potsdam de 1945, según las cuales Polonia debía recibir el 15% de las compensaciones alemanas a la Unión Soviética. Pero esta parte nunca se pagó a Polonia. Al fin y al cabo, el Gobierno polaco podría demandar una parte de los activos congelados de Rusia en los Estados Unidos, dijo Sikorski. 

En el Foro Económico de Karpacz, el "Davos polaco" de hace quince días, Kaczynski se quejó de una "agresión cultural" por parte de Europa occidental y Estados Unidos. Incluso cuando Polonia entró en la UE, a la que había apoyado por razones económicas, era consciente de las diferencias culturales de la UE. Su experiencia de despertar ocurrió durante su primer viaje a Occidente, que le llevó a Viena en 1989. En ese momento, se dio cuenta inmediatamente de que estaba en un "círculo cultural diferente". 

Bartosz Wielinski, redactor jefe adjunto del periódico antigubernamental Gazeta Wyborcza, considera que las peticiones de dinero son "un intento de desviar la atención de las debacles del Gobierno, como el bloqueo de Polonia a las subvenciones de la UE". El Gobierno polaco no es de fiar, porque al mismo tiempo ha rechazado tajantemente las demandas de indemnización de los descendientes de las víctimas del Holocausto. "Al parecer, el dinero para ello lo tienen que pagar los alemanes, aunque también se trata de casas que encontraron nuevos propietarios en Polonia después de 1945", dijo Wielinski. 

El 11 de septiembre causó un gran revuelo un informe del periódico Times of Israel, según el cual la lista de atrocidades cometidas por el régimen nazi en Polonia incluía también lugares "donde tuvieron lugar pogromos polacos contra los judíos", como Jedwabne, donde más de 300 judíos fueron asesinados por los polacos después de la Segunda Guerra Mundial. 

El ministro de Justicia polaco, Zbigniew Ziobra, del partido ultraderechista Samoobrona, relacionó la demanda de indemnizaciones de Polonia con la invasión de Ucrania por parte de Putin: "Por culpa de Ucrania, tenemos que demostrar que este tipo de crímenes no quedarán impunes. De lo contrario, es un incentivo para más crímenes de Putin, para la destrucción a gran escala". 

Otmar Lahodynsky, presidente Honorario de la AEJ 

Artículo publicado en Die Furche de Viena