Opinión

El Golfo: las peleas de los monarcas

Mohamed bin Salman

Es una guerra fría en la que todos los golpes - o casi todos - están permitidos. Desde 2017, lo que se ha denominado la crisis del Golfo ha seguido intensificándose y dando lugar a varios episodios, como las telenovelas, sus giros y vueltas hechos de boicots económicos y presiones diplomáticas.  

Durante los últimos tres años, pueblos enteros han sido tomados como rehenes. Los aliados de Bin Salman habían expulsado a los qataríes de sus países. Otros perdieron sus empleos o tuvieron que abandonar sus hogares, repatriados a sus países de origen y expulsados de sus países de acogida.   

Dos clanes se enfrentan, guiados por las monarquías del petróleo al mando. Por un lado, Qatar y Turquía, por otro Arabia Saudí y sus aliados: Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y el Egipto de Al-Sisi que considera Doha como su mayor enemigo habiendo sido en el pasado el apoyo de la Hermandad Musulmana y el presidente derrocado, Mohamed Morsi.  

Riad, que acusa a Qatar de apoyar el terrorismo, ha cortado todas las relaciones diplomáticas con su vecino extremadamente rico. Pero en realidad, Irán es la manzana de la discordia y el pecado del que es culpable Qatar.

Los vínculos de Doha con Teherán son sistemáticamente condenados y denunciados. Una alianza entre la monarquía suní y la república chií se considera antinatural.    

Sin embargo, Qatar e Irán tienen todo el interés en mantener buenas relaciones de vecindad, dictadas por intereses comunes. Los depósitos de gas natural en alta mar compartidos por los dos países, que constituyen una importante ganancia financiera, tienen prioridad sobre las diferencias religiosas que han dividido al mundo musulmán durante varios siglos.  

La monarquía suní ha sido capaz de acomodar a su vecino chií por el bien común, que asciende a varios millones de dólares. Esto disgusta mucho a Arabia Saudí, que acusa a Doha de financiar a grupos islamistas radicales iraníes, acusaciones que Qatar ha rechazado sistemáticamente.  

Doha ha sido aislada por un triple bloqueo: mar, tierra y aire. Pero los pródromos de la guerra ya estaban ahí y se remontan a la Primavera Árabe, cuando la pequeña y poderosa monarquía del Golfo tuvo su papel, en particular a través de su canal, Al-Jazeera, que apoyó a la Hermandad Musulmana de Egipto y que no ha dejado de atacar al régimen saudí.  

Erdogan voló al rescate del jeque Tamim bin Hamad al-Thani y Ankara ha reforzado su base militar en suelo qatarí en apoyo de su amigo y sigue cooperando con Qatar en el marco del "Comité Estratégico de Alto Nivel entre Turquía y Qatar".  

Erdogan siempre ha acusado a Emiratos de financiar el atentado de Putsch contra su él en 2016 y el asesinato del periodista Khashoggi en la Embajada saudí en Ankara sólo sirvió para exacerbar las tensiones entre los dos bloques.  

Estas disputas entre monarcas irritan a Washington y especialmente a la Administración Trump, fiel amiga del campo saudí.  

Pero la pequeña monarquía de Qatar también pesa mucho en la política del Tío Sam.  La base americana más importante del Golfo está en Al-Udeid, entre los qataríes, donde están estacionados unos 10.000 soldados americanos.  

Estados Unidos tiene un interés personal en reunir a sus tropas en el Oriente Medio y el conflicto, que ha durado demasiado tiempo, está empantanando a varios países en la recesión económica y está afectando a los intereses de Washington.  

En este embrollo, Omán y Kuwait han desempeñado un papel moderador e intermediario desde el comienzo de la crisis. Los emisarios de ambos países han continuado templando el celo de algunos y los estados de ánimo belicosos de otros.  

¿Será el nuevo intento de reconciliación que se está llevando a cabo ahora el correcto?  

Hace una semana, el ministro de Relaciones Exteriores de Kuwait, el jeque Ahmed Nasser al-Mohamed al-Sabbah, se mostró optimista: "Se celebraron debates fructíferos en los que todas las partes afirmaron su compromiso con la solidaridad y la estabilidad de los países del Golfo y los países árabes, y con la conclusión de un acuerdo final que logre la solidaridad permanente a la que aspiran sus países".  

La impronta americana está obviamente detrás de esta declaración. Además, Donald Trump le dio la bienvenida y Mike Pompeo, su secretario de Estado se apresuró a declarar que Estados Unidos esperan que "las diferencias entre los sauditas y los qataríes puedan resolverse (...) Seguimos haciendo lo que podemos para facilitar la conversación y el diálogo y esperamos con interés hacerlo", insistió.  

¿Podría esta retórica diplomática traer la tan esperada paz? Los días venideros nos dirán, aunque las rivalidades entre los monarcas del Golfo persistan, tan profundas son las divisiones y fracciones.