Opinión

El infierno está aquí

Pablo Iglesias

Después de cien días y cien noches de enjaulamiento, volver a pisar a la calle embozado ha resultado una experiencia desesperada. Creía que el infierno comenzaría con el otoño. Pero no; el infierno que viene ya está aquí. Paseé Salamanca de norte a sur y Majadahonda de este a oeste. La capital charra sigue mostrando su belleza en plenitud; el sol dora sus piedras. De la Plaza Mayor a las catedrales, pasando por el Puente romano, la Universidad, la Clerecía, San Esteban o la Casa de las Conchas, todo es un erial en la mitad del desierto. No hay viajeros, ni turistas, ni estudiantes. Muchos bares no han abierto y los que lo han hecho aumentando la superficie de sus terrazas apenas les alcanzará para cubrir gastos.

La COVID-19 frenó el mundo

Resido en Majadahonda desde 1980. Cuarenta años no son nada. La Gran Vía es el centro de la actividad comercial. En ambas ciudades, un denominador común: el mundo se ha detenido. Los locales se alquilan, se venden, se traspasan. Incluso las notarías se han acogido a ERTES hasta septiembre. El paisaje después de la guerra interminable del coronavirus es desolador. Mucha gente tiene miedo a salir de noche. Y de día. Y con miedo no se puede vivir. El silencio sobre la tragedia –el gobierno nos ha impedido conocer la realidad y la verdad; gracias, Pedro, Pablo, Illa y Simón- no nos ha proporcionado una vacuna sicológica contra la pandemia. Ahora, los rebrotes, nos están imposibilitando volver a la normalidad. La gente, en especial los jóvenes, salen a la calle sin mascarillas, sin guardar la distancia social y las reuniones familiares reverdecen los contagios. Nadie ha llamado a la responsabilidad ciudadana y personal. Por eso hemos llegado solos a la mitad de la nada. La prórroga de los ERTES hasta septiembre solo aplaza un otoño caliente en lo político, económico y social.

El gobierno social-comunista no es capaz de contar los muertos –“hay unos 13.000 que no podemos ubicar”-, dice el motero Fernando Simón, “doctor honoris causa” de la mentira que se ha convertido en un héroe siendo un villano portavoz mentiroso al servicio de La Moncloa. Su doctorado es más falso aún que el de Pedro Sánchez. El clásico progre de cartón piedra que casó bien y se dedicó tras aventura africana a vivir de las cercanías del PP gallego y del PSOE de Ferraz.

La COVID-19 es un invento chino para ganar la III Guerra Mundial sin enemigo enfrente. Hoy, desde USA a Rusia, desde India a Brasil, desde Alemania a Inglaterra, todos somos rehenes de esta pandemia tapada por la OMS en beneficio de la mafia china que nos ha vendido el remedio averiado a precios de oro (mascarillas, respiradores, equipos de protección), que son peores que la enfermedad.

Esperamos sin protestar una vacuna que no llegará hasta finales de año mientras nuestra calidad de vida se resquebraja en mil pedazos. El coronavirus ha dejado sin empleo a cinco millones de españoles y ha llevado la incertidumbre a otros tres que temen perder el empleo antes de final de año.

Triple golpe a la democracia

¿3.000 muertos sin ubicar? Hasta la Conferencia Episcopal Española se tragó el anzuelo de la contaduría oficial (28.400) mientras las cifras reales están más cerca de los 50.000. Pero este gobierno de progres indocumentados ya ha vendido el mantra de que la pandemia la ha aprobado con sobresaliente. Ellos no sabían nada. Nada de nada. Y el presidente –él solito ha salvado 450.000 vidas. Otra trolavirus. Les pilló por sorpresa. Por salvar el 8-M nos han llevado en volandas hasta la orilla izquierda del infierno. Ahora tampoco son capaces de articular un Plan que nos arruine antes de que llegue lo peor. Estos tipos se han subido a los coches oficiales, al Falcon 50, se han instalado en los despachos oficiales y no han vuelto a pisar la calle. ¿No han visto los locales cerrados a cal y canto como si hubiese pasado las siete plagas de Egipto? ¿Son conscientes de que el turismo y la restauración mueven el 20 por 100 del PIB? ¿Han escuchado a empresarios y autónomos que, debido al confinamiento extremo, gritan por ayudas como las de Alemania, Francia e Italia?

¿Estos tipos que nos mandan -mandan, pero no gobiernan- no son capaces de prever que el paro generará violencia, okupaciones, inestabilidad, inseguridad jurídica y ahuyentará las inversiones? ¿Han previsto alguna medida psicológica ante tanto duelo acumulado y sin salida emocional? No, este gobierno tan infinito solo piensa en la propaganda de su gestión porque el único Plan es mantenerse en el poder a cualquier precio. Ha desactivado RTVE y la han puesto al servicio de Sánchez-Iglesias. Las purgas de Mateo-Hernández desembocarán en una TV3 BIS (RTVEspantosa), en conexión directa con Moncloa, donde Iglesias y Redondo trabajan con separatistas y golpistas en contra de la Constitución y de la Monarquía Parlamentaria. El veneno republicano ya ha empezado a inocularse en vena. ¿Cómo justificar la injustificable decisión de TVE de no transmitir la celebración ecuménica por las víctimas (oficiales) de la pandemia con la presencia de los Reyes y de la Princesa de Asturias y de la Infanta en la catedral de La Almudena?

Mateo y sus huestes no respetan ni a los vivos ni a los muertos. Lo que diga el señor de las coletas. La ausencia de Pedro y Pablo no se echó de menos porque estos tipos son tan ególatras que su empatía termina en su propio ombligo. Desde hace dos años son el mayor cáncer de nuestra democracia.

España

Aprovechando la poca edificante conducta del rey emérito Juan Carlos I y sus regalos millonarios a Corina, presidente y vicepresidente se han convertido en los elefantes blancos que quieren dinamitar toda la Transición. Mal lo del anterior jefe del Estado pero podían pedir otra comisión para investigar también los robos de dinero público de PSOE, PP, CiU, PNV, ERC, PCE, UP, BNGa, UV, Bildu, Ahora Madrid PAR, PRC y demás Mareas. No se salva nadie. Han robado casi tanto como en la I, la dictadura de Primo de Rivera-un vanidoso enfermizo como Sánchez- y II República, juntas.

Ya hemos sabido que todo el cuento revolucionario y heroico del abuelo del líder comunista, no es veraz; y que lo de su padre en el FRAP solo fue un pasaporte para entrar como privilegiado en el Ministerio de Trabajo. Nunca su familia ha sido proletaria; al contrario. En pleno franquismo toda la familia tuvo acceso a la universidad. Una represión de salón donde los salvadores eran falangistas de raza. Ahora, Pablo Iglesias pretende reabrir el debate monárquico inexistente para tapar su machismo con Dina. Todo huele a podrido en Dina (marca) Bousselham, su protegida marroquí vinculada a personas próximas al monarca alauita. ¿Existe interrelación entre el cambio de posición de España en la cuestión del Polisario –ahora apuesta por la integración con Rabat-, la pertenencia de Iglesias al CNI y la ambición de Dina por pertenecer a los círculos de poder? Lo de sus teléfonos, sus tarjetas, sus pantallazos y sus declaraciones y rectificaciones ante el juez García-Castellón confirman que todo es un montaje para que el Líder Supremo bolivariano salve el pellejo de su mentira electoral y no termine encausado al considerarse una víctima de la “policía patriótica” siendo realmente un elemento esencial de las cloacas transvaginales de parte de la Fiscalía y del trío Villarejo-Garzón-Delgado: “información vaginal, éxito asegurado”.

La verdad –la única verdad- es que Iglesias tiene cogido a Sánchez por los 120 escaños y la coalición aguantará prietas las filas hasta que España reviente. Mientras tanto, a señalar a periodistas y a medios de comunicación que cuentan la verdad sobre el caso Iglesias. Y a consagrar el insulto desde el púlpito del Consejo de Ministros, confundiendo deliberadamente Ejecutivo y Partido en sintonía con la confusión de su English C2. ¿Se lo dieron en la Complutense o en una tómbola? Menos mal que Margarita Robles se ha desmarcado de este político que, al igual que Echenique, son fundamental y esencialmente malos ciudadanos y peores personas. Señalan ahora con nombres y apellidos (Vallés, Inda, Lázaro, Urreiztieta, Losantos, Negre, Cuesta…) para que los nuevos cachorros de Ultima Hora (conla nueva Resistencia y Rebeldía) los marquen como hacía en ABC el gran comunista y excelente poeta Rafael Alberti. La persecución hasta la muerte civil de estos colegas es el regreso a la II República, el peor período de nuestra historia, que, gracias al PSOE, al PCE y a los monárquicos, nos llevaron a una guerra incivil.

Objetivo inmediato: unir fuerzas nacionalistas y separatistas –todas las que apoyaron el gobierno Frankenstein- para seguir dividiendo a la sociedad, -divide y vencerás- y crear las condiciones urgentes y necesarias para derribar el último muro democrático de unidad: la Monarquía valiente de Felipe VI. Don Felipe no solo levantó la voz ante el golpe de Estado de Cataluña en 2017 legitimando la Carta Magna que estaba en peligro; durante el coronavirus, los Reyes de España estuvieron con los enfermos y con los sanitarios y en este momento recorren todas las CCAA para insuflar un poco de aliento al sector del turismo y de la restauración herido de muerte por el confinamiento. Transmitir ilusión es lo que Sus Majestades han llevado al corazón ya de siete Regiones, que los han recibido con los brazos abiertos.

Poner en cuestión la utilidad de la Monarquía, cuando la Monarquía es anterior a la Nación española- y está refrendada por el Referéndum del 78 es provocar un golpe de Estado para contrarrestar la gran mentira de la “conspiración” del PP, VOX, el Ejército y la Guardia Civil” contra el Gobierno legítimo. El victimismo de esta coalición social-comunista ya se aproxima al supremacismo catalán y al vasco. Es un punto de inflexión para dar un golpe de Estado (incruento, naturalmente) erigiéndose a la vez Moncloa en la verdadera Jefatura del Estado.

España

La convocatoria de homenaje a los muertos -¿cuántos son los muertos?- y a los vivos en el Palacio Real donde el protagonista principal es Pedro Sánchez reafirma que el doctor quiere ser el Presidente de la III República y don Pablo el presidente de su  Consejo de Gobierno. Los nuevos Azaña y Largo Caballero. Adiós al protocolo y a la educación. Ya pasó en la cumbre hispano-portuguesa. Primero Sánchez. Luego, el abismo. ¡Que los dioses nos protejan!

Ante el desafío desestabilizador de Iglesias, Pedro Sánchez calla. Y el PSOE otorga. El huido Puigdemont amenaza con encabezar la lista a la Generalidad como Presidente de Cataluña (en el exilio) y Urcullu –“yo no soy español”- insiste en unirse a Podemos y a Otegui para después de romper la Caja Única de la Seguridad Social, abordar el nuevo estatuto soberanista. Ni una iniciativa parlamentaria para que los golpistas no puedan presentarse a unas elecciones en un país garantista para delincuentes. Hasta Artur Mas tiene vía libre para reincidir en otro golpe secesionista. Reitero a los parlamentarios que se lean el punto segundo de la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que inhabilita ocupar ningún cargo público a quien atentare contra la Unidad de la Nación. Y obren en consecuencia.

Los explosivos genéricos (y controlados)- odio, revolución, violencia, progresismo feminista, paro, género, inmigración, anticapitalismo y franquismo (llámalo antifa) están servidos para explosionarlos con mando a distancia vía BOE en otoño. El césar visionario se ha negado a comentar el “caso Iglesias-Dina” amparándose en que nunca comenta asuntos en proceso judicial, pero ha calificado de inquietantes y perturbadoras las informaciones del rey emérito. Ni un reproche a la normalización de los insultos ni al acoso y derribo de su vicepresidente 2º al jefe del Estado. Es claro que se muestra complacido con las maniobras antidemocráticas de su compañero de viaje.

Bruselas espera transparencia

Europa es nuestro espacio natural y de salvación. En las próximas horas conoceremos la solidaridad de los 27 frente a la crisis que a nosotros nos ha tratado sin piedad. La retirada de la ministra de AAEE, Arancha González-Laya para dirigir la OMC parecía coherente tras iniciar su mandato en el Palacio de Santa Cruz criticando duramente al presidente Trump. Los americanos nunca olvidan las traiciones como la de la fragata que abandonó en pleno Golfo Pérsico a un convoy de guerra norteamericana. Nadia Calviño fue derrotada para presidir el Eurogrupo, no por su perfil profesional sino porque pertenece a un gobierno social-comunismo sin credibilidad.

Ella misma, en plena peste china, presentó unos presupuestos irreales. Y así se lo han hecho saber desde los organismos oficiales. La transparencia no ha sido nunca la norma de los responsables de Economía que han intentado engañar a Bruselas desde los tiempos de Zapatero. A Montoro tampoco le cuadraban las cuentas. El desfase en negativo superará el 10% del PIB este año. Habrá recortes hasta el 2030.

Esperamos al menos 140.000 millones de euros como agua de mayo para no entrar en default. Sin Calviño, el precio del dinero será mucho mayor. Sánchez lo sabe, pero cree que la baraca no le abandona porque él lo vale. La subida de impuestos a los ricos (y a los pobres) no convence a los hombres de negro ni al Banco Central Europeo en Frankfort. Ni le van a dar carta blanca para gastarse el dinero “a su manera”, en subvenciones para ganar elecciones. Ya le conocen.

La transparencia y la credibilidad deben caminar parejas a la humildad. Sin brújula moral –todo es oportunismo y propaganda- y con oportunismo y propaganda Redondo(s) no se avanzará en la salida de la crisis donde muchos compatriotas ya se han quedado atrás. La lección principal tras el coronavirus es simple: la sanidad (y la educación) deben volver al Estado cuanto antes. Cataluña tras el confinamiento de Lérida acredita que este virus no respeta identidades ni razas ni religiones. La ideología no puede ser incompatible con la salud. Y aprendimos, asimismo, que confinar a toda España durante casi 100 días fue un error. Hemos parado la economía y no hemos doblegado más que la curva de la desesperanza. El Estado de Alarma no ha sido la mejor solución: ni política, ni social, ni económica ni sanitariamente. Las mascarillas son la principal defensa pública, en contra de lo que nos contaban Illa y Simón.

España

A las urnas con mascarilla

Elecciones en pleno contagio y con el país a medio gas. Nueva victoria de Urcullu (PNV). Un pueblo que vota olvidando que Joaquín Beltrán y Alberto Sololuce siguen sepultados bajo millones de toneladas de basura desde hace 160 días, en Zaldívar es un pueblo enfermo. Lo testifica que el segundo partido en escaños sea EH-Bildu, prueba evidente de que ETA no ha sido derrotada. El PSE seguirá chupando de la teta pública hasta el 2024. La apuesta PP-Cs es el último baluarte constitucional. El renacer de VOX, no invita al optimismo. Alberto Núñez Feijóo –el PNV de Galicia- ha obtenido su cuarta mayoría absoluta emulando a Manuel Fraga. El BNGa renace de sus cenizas. Feijóo hunde a Ciudadanos y VOX no despega allí. PSOE y UP bajan su representación, pero mantendrán su poder en La Moncloa. En resumen: el constitucionalismo retrocede. Los golpistas ganan la batalla.

España

Tiempo de recuerdos

Hoy, 13 de julio, se cumplen 23 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco, el concejal del PP secuestrado en Ermua por la banda terrorista ETA. Recuerdo que acudí con mi hija Carmen a la manifestación de la Puerta del Sol. Lloramos. Los asesinos ya están en libertad. Sus restos han sido trasladados a Galicia después de ser profanada su tumba por los mismos que lo hicieron hace unas horas con el panteón del socialista Fernando Huesa. Eta exigía el acercamiento de presos a las cárceles del País Vasco. Hoy, Marlasca, lo hace, sin que se le exija nada. Y finalmente, dejar constancia de la pérdida de Ennio Morricone que nos narró en decenas de películas que la música es el arte de poner más magia en el cine. Poner más alma en la vida.

Mirar al miedo a los ojos

Esta primera salida tras la libertad de movimiento, ha sido un paseo por la desolación bajo un sol inmisericorde. Las cicatrices de la vida no deben impedir que miremos al miedo a los ojos. Hay que encarar el futuro imperfecto que se nos viene encima invirtiendo con seguridad jurídica. Podemos rebasar los siete millones de desempleados en los próximos meses y este gobierno no es capaz de generar un marco de estabilidad homologable a los de la UE.

Resulta una broma macabra cuestionar la legitimación de la Monarquía mientras millones de españoles están viviendo en la incertidumbre de perder el empleo; sin empleo no hay dignidad. El vicepresidente no puede estar echando gasolina a la convivencia intentando día tras día, emboscado en esa falsa humildad cisterciense, cuando su objetivo es dar jaque mate al Rey. Vivimos una tormenta perfecta. Es tiempo de diálogo frente al sectarismo. Todo el mundo tiene océanos que cruzar si se tiene coraje para intentarlo. Desgraciadamente la crisis nos transporta a todos en el mismo barco.  Ya nada será igual para siempre. El mejor escudo social es crear empleo. Conviene recordar que estamos ya en la antesala del infierno.

 

Antonio REGALADO dirige BAHIA DE ITACA en: aregaladorodriguez.blogspot.com