PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

El levantamiento de Irán

protestas-iran-mahsa-amini

El 83º día del levantamiento en curso en Irán comenzó el miércoles con un tira y afloja entre los leales al régimen, que intentan controlar las calles de las ciudades y los campus universitarios lanzando advertencias y amenazas, y los decididos jóvenes, mujeres y público solidario que se levantan para protestar y demostrar que se toman muy en serio el derrocamiento del régimen y la consecución de un Irán libre.

El régimen movilizó con aprensión a más de 37.000 miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, Basij y fuerzas de seguridad del Estado en la capital, Teherán, y estableció más de 100 puestos de control con decenas de vehículos blindados y numerosas fuerzas de seguridad en cada uno de ellos a primera hora de la mañana, en un esfuerzo por frustrar cualquier protesta.

Los informes indican que los manifestantes de Karaj, Javanrud, Kermanshah, Marivan, Mahabad y muchas otras ciudades están en huelga y cerrando sus comercios en solidaridad con la revolución en curso contra el régimen. Los estudiantes de varias universidades de Teherán, Ahvaz, Rasht y otras han boicoteado las clases en solidaridad con el levantamiento nacional. El presidente del régimen iraní, Ebrahim Raisi, visitó la Universidad de Teherán, donde se enfrentó a protestas durante su discurso cuando quedó claro que sólo se permitía la entrada al auditorio a personas elegidas a dedo.

Los estudiantes de la Universidad Amir Kabir de Teherán celebraron el Día del Estudiante con protestas y consignas contra el régimen, entre ellas "Muerte al dictador", a pesar de las fuertes medidas de seguridad.

Las autoridades hicieron todo lo posible para impedir que los estudiantes extendieran sus manifestaciones a las calles de la ciudad, donde el público podría unirse a sus filas y suponer una grave amenaza para la seguridad del régimen. Se han registrado protestas similares en varias universidades de la capital, como la Universidad Khajeh Nasir Toossi, la Universidad Allameh Tabataba'i, la Universidad de Teherán, la Universidad Ferdowsi de la ciudad nororiental de Mashhad y otras.

Hay informes de ataques de las unidades Basij del régimen y de la seguridad del campus en varias universidades contra estudiantes que celebraban concentraciones contra el régimen con motivo del Día Nacional de los Estudiantes. Entre ellas, la Universidad Ferdowsi de Mashhad, la Universidad de Teherán y la Universidad Amir Kabir de la capital.

Estudiantes de todo el país corearon varias consignas contra el régimen, entre ellas "¡Muerte a Jamenei!". "¡Muerte al dictador!" "Los estudiantes nunca vivirán en la infamia" y "Ni monarquía ni teocracia, (sí a) la democracia, la igualdad". También se las vio corear "¡Con o sin hiyab, vamos a la revolución!", otra señal del propio pueblo iraní de que este movimiento va mucho más allá de los derechos de la mujer y aspira al derrocamiento de todo el régimen.

Los habitantes de la ciudad de Eslamshahr, en la provincia de Teherán, prendieron fuego a una gran valla publicitaria digital utilizada para difundir propaganda del régimen.

El miércoles por la noche, los ciudadanos de varias zonas de Teherán salieron a la calle coreando consignas contra el régimen, como "¡Muerte a Jamenei!" y "¡Muerte al dictador!"

La multitud se dirigió a la famosa Plaza Azadi (Plaza de la Libertad) de la capital para continuar con sus concentraciones. Las autoridades enviaron desesperadamente fuerzas de seguridad a la zona para impedir cualquier tipo de concentración de protesta contra el régimen. Se han registrado manifestaciones similares en Najafabad, en la provincia de Isfahan, Yazd y Ardakan, en la provincia de Yazd, Yasuj, Arak, Qazvin y Kerman.

Tercer día de huelga nacional 

El miércoles 7 de diciembre, 83º día del levantamiento en Irán, coincidió con el Día del Estudiante, con protestas generalizadas en las universidades y el tercer día consecutivo de huelgas de comerciantes y bazares en Teherán y provincias. Personas y estudiantes celebraron concentraciones en las calles de Teherán y de varias ciudades. Se enfrentaron a los agentes represivos del régimen.

Ya se contabilizan más de 700 muertos y más de 30.000 detenciones, según diversas estimaciones, tras las protestas acaecidas en 280 ciudades iraníes.